Menú






Compañeros
Crear foro









Click: Afiliados Vip-Élite


Hogwarts
You Know You Love Me Rol




Bvlgaria
Théâtre des VampirestokyoBlood And SinPhotobucketCabaretHogwarts: Marauder TimeSpecialis RevelioVolterra Night Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPicLa obscuridad eternaA bizarre love story     Klinzmann Mental HospitalNomen Sapientiaehttp://secretname.forosactivos.net/forum.htm Academia St. Hathaway






Últimos temas
» Casting para Claudia
Jue Ene 29, 2015 12:29 am por Lirio azul

» Casting para Claudia
Jue Ene 29, 2015 12:29 am por Lirio azul

» Théâtre des Vampires
Miér Ago 27, 2014 6:07 pm por Tristán Evans

» Luccia Venturi
Miér Jul 30, 2014 6:29 pm por Tristán Evans

» Buenas tardes
Miér Nov 27, 2013 1:51 am por Luccia Venturi

» Los antiguos
Miér Jun 12, 2013 11:54 pm por erick roal

» Dudas
Vie Mayo 31, 2013 10:13 am por Armand

» Lydia Deetz
Mar Mayo 28, 2013 1:48 am por Capt. leon

» Juego de la Verdad.
Jue Abr 11, 2013 5:37 pm por Sayra Luk Richter


Mascarade [Marius]

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

default Mascarade [Marius]

Mensaje por Katherine Lefevre el Dom Ene 02, 2011 12:43 am

Recuerdo del primer mensaje :

Atuendo:

La vida en Francia en el último siglo había sido terriblemente aborrecida, excepto a sus finales. La revolución francesa había hecho de Francia un caos irremediable, que aún en la actualidad se reconocía a simple vista.
Aunque la aristocracia francesa… comenzaba a ser repetitiva e insulsa. Pero siempre podías encontrar un buen bocado entre la multitud. Daba gracias a un Dios – del que no sabía su existencia – de que toda Europa no fuese igual que Francia. Todos los lugares que había visitado hacían palidecer la belleza de ésta – aunque siempre estaré enamorada de mi querida París.
Une mascarade, eso era lo que necesitaba. Me gustaba ser el centro de atención, era algo que me complacía. Las lascivas miradas de los hombres me divertían sobremanera.

Quería alimentarme y aquella era la manera más atrayente para mí. Me informé de que la noche siguiente habría una mascarada en el Palais Royal. Perfecto, acudiría sin excepción.


Me desperté muy temprano, cuando aún el sol se escondía tras el horizonte. Saqué uno de mis mejores vestidos, uno de tonos rosas y salmones. Primero me puse toda la ropa de interior, incluido el corset. Finalmente me puse el vestido sin ninguna dificultad. Me hice un recogido propio de los aristócratas con tirabuzones que caían por mi espalda y hombros. Dejé mi rostro tal cual, ya era lo suficientemente hermosa, y nadie preguntaría por mi palidez aunque fuese más de lo normal. La palidez nos hacía más hermosas.
Tenía una máscara perfecta, de media cara, que conjuntaba perfectamente con el vestido y no dudé en cogerla. Un carruaje me llevó al Palacio.

Sin ningún obstáculo pude adentrarme en el interior de palacio, mi hermosura dejaba atónito a cualquier mayordomo, y mis atuendos no harían falta para preguntar por mi nombre.

Me encantaban esos bailes, ocultando los rostros de los que se hallaban en su interior. Me fascinaban, sus movimientos, sus corazones palpitantes tras los lujosos trajes y... su debilidad. Eran hermosos a mis ojos. Unos bailaban, otros reían sentados en mesitas a los lados de la sala. Paseé entre los mortales ocultando mi rostro con la máscara. A lo mejor algún hermoso mortal me invitaba a bailar. No lo rechazaría, de eso estaba segura [sonrisa maliciosa].


Última edición por Katherine Lefevre el Dom Ene 02, 2011 3:20 pm, editado 1 vez


Katherine Lefevre
Maison ~ Conóceme ~ Relaciones


La Douce Folie :

Katherine Lefevre
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 527
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 632
Localización : París

Ver perfil de usuario http://cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo


default Re: Mascarade [Marius]

Mensaje por Marius de Romanus el Vie Ene 07, 2011 10:51 pm

Katherine cumplió cada una de mis peticiones. Pese al calor que la sangre me había infundido, agradecí el ambiente que la chimenea daba a la sala. Una vez que Katherine se tumbó en el diván, la magia que nos había rodeado la noche anterior volvió a nacer. Su penetrante mirada ya no me molestaba, me extasiaba y me apoyaba a comenzar con mi historia

-Vos me diréis Marius… ¿Cómo es vuestra historia con Pandora?

-Poco tiempo después de convertirme en Vampiro y huir del bosque donde los druidas tenían oculto su árbol sagrado, decidí ir en busca de un nuevo hogar.
Por seguridad, a la primera ciudad que me dirigí fue a Antioquia, un lugar maravilloso e interesante. Estaba en Oriente, como decíamos en aquellos tiempos, pero era una ciudad romana poderosamente influenciada por la filosofía y las ideas de los griegos. Era una ciudad llena de nuevos edificios romanos, grandes bibliotecas y escuelas de filosofía, y aunque solía deambular por la noche como el fantasma de mi antiguo ser, encontraba hombres brillantes a quienes espiar y cosas prodigiosas de escuchar.
Los primeros años como bebedor de sangre me resultaron amargos, en gran medida por la soledad que sentía. Era diferente a los demás…
Entonces se cruzó en mi camino la exquisita Pandora, una mujer que había conocido en Roma siendo ella aún una niña. Incluso le había pedido su mano a su padre cuando ella no era sino una jovencita precoz. Y de pronto me la encontré en Antioquia, tan bella en su madurez como en su juventud.
Nuestras vidas se unieron fácilmente. La rapidez y la violencia en la que se convirtió en vampiro me causaron un profundo sentimiento de culpa y una gran confusión. Pero ya no estaba solo. Se trataba de una bella vampira alta, de piel pálida y con una cabellera castaña y ondulada que llegó a ser muy poderosa.
Los primeros años podría decirse que fueron los mejores de nuestra relación, ahora que lo pienso, jamás le dije todo lo que la amaba… nunca fui del todo sincero con ella
- muchas partes de la historia tenía que modificarlas para que los Padres siguieran ocultos para Katherine- A nuestra villa acudían muchos vampiros a destrozar nuestra tranquilidad. De normal, en el fragor de la batalla conseguíamos expulsar al vampiro entrometido y no volvíamos a saber de él en mucho tiempo.
Pero una noche recibimos la visita de una nueva banda de vampiros vestidos con sencillas túnicas negras. Me quedé estupefacto cuando afirmaban servir a Satanás, en el contexto de un plan divino en que el demonio tenía un poder equiparable al de Dios. Eran jóvenes que apenas conocían parte de nuestra historia y naturaleza. Eran muy ingenuos.
Su mezcolanza de ideas cristianas y persas me conmovían, pero me horrorizó comprobar de que se trataba de la nueva religión que seguían los vampiros. Al humano que llevaba dentro le repugnaba la idea y el romano se sentía confuso y alarmado.
Fue Pandora quien me ayudó a entrar en razón y no dejar ninguno de esos vampiros con vida. Yo, Marius, que había asesinado a decenas de dioses paganos, era incapaz de obedecer las órdenes y matar a esos niños. Pese a todo, matamos al grupo sin dificultades, armados con nuestras antorchas y espadas asesinamos y prendimos fuego. Cuando solo quedaron cenizas, las esparcimos tal y como dictan las normas. Ese fue mi primer contacto con la religión de Santino, solo que en aquella época él aún no había nacido.
Después de matar a la banda, me sumí en un silencio sepulcral que duró meses enteros. Déjame hacer un pequeño inciso.
Antes de aquella noche fatal, Pandora y yo sufríamos muchas crisis: Peleas y disputas que llegaban a ser violentas. Y después de cada pelea, Pandora se marchaba para desaparecer un par de días y luego regresar con los humos calmados, y tratándome con el mismo amor que siempre… al igual que yo con ella.
Cuando me sumí en el silencio, Pandora no pudo soportarme más… y después de otra épica pelea, ella se marchó. Una parte de mi me decía que se había marchado para siempre, así que cogí mis cosas y abandoné Antioquia para no volver más
- me desplomé en el sillón cerrando los ojos para que las lágrimas no cayeran- 1000 años gasté hasta dar con ella… y una vez la volví a encontrar, el destino nos volvió a separar y de nuevo perdí su pista…- miré a Katherine con una sonrisa cansada- El amor entre padres e hijos existe, querida Katherine… solo hay que saber a quien elegir


Marius de Romanus
Conoce a Marius ~ La Isla del Mar Egeo

"Mi mundo es el infierno de los infieles. Mi sangre, el placer de los inmortales"


Marius de Romanus
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 663
Fecha de inscripción : 22/03/2010
Edad : 1836
Localización : Venecia

Ver perfil de usuario http://www.cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mascarade [Marius]

Mensaje por Katherine Lefevre el Sáb Ene 08, 2011 12:17 am

La historia llegaba a conmoverme. Un amor que se produjo desde que eran tan solo unos niños, encantadores… Y que, como si el destino les hubiese unido, volvieron a verse años más tarde, siendo Marius ya un vampiro. Como una historia de amor verdadero, que no podía acabar mal, pero que aquel no era el caso. Pero todo llegó a su fin cuando unos jóvenes vampiros se adentraron en el territorio de Marius y Pandora, proclamando la religión de la que hablaba Santino. Pandora consiguió convencer a Marius para que acabaran con sus vidas y tras aquello, su silencio, se extendió meses.
-Cuando me sumí en el silencio, Pandora no pudo soportarme más… y después de otra épica pelea, ella se marchó. Una parte de mi me decía que se había marchado para siempre, así que cogí mis cosas y abandoné Antioquia para no volver más- se derrumbó en el sillón, cerró los ojos, como si no quisiera dejar escapar el tormento- 1000 años gasté hasta dar con ella… y una vez la volví a encontrar, el destino nos volvió a separar y de nuevo perdí su pista…- me miró con una sonrisa abatida- El amor entre padres e hijos existe, querida Katherine… solo hay que saber a quién elegir.
-Entiendo vuestra postura perfectamente. Pero, no os ofendáis, ¿no pensáis que es mejor dejar pasar ese amor para no acabar como Pandora y vos? Es una historia trágica, de un sufrimiento incesante. No os conozco más de un día, pero puedo deciros que sois demasiado orgulloso, pude comprobarlo en la mascarada y ahora lo corroboro con vuestra historia. Vuestro silencio dejaría a cualquiera desconcertado. Puede que Pandora sea igual de orgullosa que vos y de ahí su partida. Los mismos caracteres se contraponen, chocan, quizás ese sea vuestro problema.- me levanté del diván y me acerqué a él, me senté en el reposabrazos del sillón y miré al frente- O quizás nunca hayáis mostrado vuestros sentimientos como es debido… No debéis ser un vampiro presuntuoso tras una pelea, ella no debe irse para dejar que el enfado de ambos se esfume. Debéis plantaros uno frente al otro, deciros las cuatro estupideces que se os pase por la cabeza y reír por ello. No debéis hacer una montaña de un grano de arena. Sentaros, hablad del tema, si os es inevitable ¡gritaros!, pero después, miraros a los ojos y decid lo que os amáis…- sonreí a la nada. Puede que yo también discutía con mis compañeros, pero siempre nos sentábamos el uno junto al otro, nos abrazábamos y nos lo perdonábamos todo. Un te quiero valía más que mil palabras, y la paz volvía a reinar en nuestros sentimientos. Miré a Marius algo compungida- No volváis a cometer ese error que llevó a vuestra separación. Si volvéis a amar a alguien como lo hicisteis con Pandora sigue mi consejo. Y la próxima vez que la veas, dile lo que sientes… De ahí la pregunta que os hice antes, sí no sois capaz de dejar vuestro orgullo a un lado, sería mejor olvidar ese amor para no haceros sufrir a ambos. Por eso acababa desquiciándome, yo también era orgullosa, y parece ser que mis hijos tuvieron que adquirir ese don también- reí débilmente- Nos enfrentábamos constantemente, y al principio no supe ver mis fallos. Con mi primer compañero, François, ya sabes lo que sucedió. El segundo, Auguste, era el orgullo en persona, jamás dijo que me amaba, él prefería demostrármelo con actos, pero acabé cansándome, al igual que él; yo me cansé de él por cobarde y él de mí por pesada, vivir para ver… La tercera, Anette, encantadora, muy parecida a mí, tanto que acabó por transtornarnos, ya se dice, los polos opuestos se atraen y los mismos polos se repelen. Y el último, Nicolas, fue con el que seguí mi consejo, como dije antes, nuestra separación fue mutuo acuerdo, necesitábamos relacionarnos con más gente, pero por lo demás, nuestra relación fue muy buena. No te obligo que sigas los consejos de esta vampira loca, tan solo haz lo que dicte tu corazón…


Katherine Lefevre
Maison ~ Conóceme ~ Relaciones


La Douce Folie :

Katherine Lefevre
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 527
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 632
Localización : París

Ver perfil de usuario http://cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mascarade [Marius]

Mensaje por Marius de Romanus el Sáb Ene 08, 2011 12:19 pm

Asimilé cada palabra que salía de sus labios como la solución a una gran parte de mis problemas.
El problema que he tenido a lo largo de toda la eternidad ha sido que en muchas ocasiones no era capaz de mirar más haya de lo que yo y los padres necesitaban. La vida de guardián no me dejaba disfrutar plenamente de la inmortalidad.
No seas cobarde Marius, no eches las culpas a los Reyes que ellos no pueden defenderse.

-Aún siendo más viejo que tú, parece que tienes más experiencia en este campo que yo. Seguiré tu consejo, Katherine. Tengo la sensación de que no volveré a ver a Pandora en mucho tiempo, tal vez vuelvan a pasar 1000 años antes de que vuelva a verla pero te juro que no olvidaré tu consejo, tampoco tu voz ni tu imagen- mi mano buscó a tientas una de las suyas- Me has dado lo que todo vampiro necesita, buena compañía y grandes historias que contar y de eso estoy algo falto. Desde que perdí a mi tercer hijo, en este caso una joven vampira, Bianca, me negué a crear más vampiros por un largo tiempo y por naturaleza los demás vampiros del mundo me suelen huir cuando me tienen cerca. Tú has sido la primera en mil años que se ha atrevido a acercarse a mi… aunque haya sido para casi echarme a patadas de París- y reímos como dos colegiales que aún tenían toda su juventud por delante- Y por esto, por haberme devuelto este pedazo de vida, me siento más culpable al no haber sido totalmente sincero contigo- me levanté del sillón porque no aguantaba la presión que ahora la tortura ejercía sobre mi pecho- Se que te habrás dado cuenta, he podido comprobar que no eres una ignorante, de cuan reacio me siento al acercarnos al teatro de Armand, de mis sutiles cambios de rumbo para evitar el lugar a toda costa…Todo sucedió por el año 1480, había despertado después de un sueño que me obligué a dormir. Italia ya se había librado de la terrible peste y sus gentes celebraban su buena ventura limpiando sus calles y volviendo a recuperar su esplendor.
Después de visitar Florencia y Roma me dirigí a Venecia, una nueva ciudad inundada que consiguió sobrecogerme y enamorarme como lo hizo mi querida Roma cuando gozaba de todo su esplendor. Venecia sería mi nuevo hogar, recorrería los canales en góndola todas las noches, acariciando con mis dedos sus oscuras aguas.
Hacerme con una mansión no fue difícil. En mis primeros años como vampiro, antes de ir a Antioquia, seguí en la villa familiar. En mi soledad, todas las noches abría las puertas de mi casa para que los humanos bebieran de mi vino y disfrutara de las obras de arte que yo pintaba. Estoy enamorado de las obras pictóricas, si no lo sabías ya, y todas las noches las dedicaba a pintar las paredes de mi casa, borrando antiguos murales cuando no me quedaba lugar para seguir pintando.
El sentimiento de volver a disfrutar de la compañía de los humanos venecianos me envolvió. Decoré mis paredes con cuadros pintados por mí, pero aún no estaba preparado para abrir las puertas de mi casa, mi objetivo era otro. La pobreza era una plaga que el mundo aún no había curado y no soportaba ver a niños morirse de hambre. Yo los acogía, les lavaba, les daba ropa limpia, un plato con comida, vino y un techo. Ellos me agradecían mi solidaridad con su amor. Contraté profesores para educar a los niños. Preví lo que sucedería, si me enamoraba de alguno y me entraba la tentación de transformarlo, nada me detendría, estaban en mi propia casa. Así que me convertí en su tutor y con ayuda de los profesores, preparaba a los niños para la Universidad. Así abandonarían mi casa y estarían lejos de mis solitarias manos.
Fueron los mejores años de mi vida. Mis niños aprendían matemáticas, filosofía e historia, además de algunas lenguas, y también me ayudaban con mis grandes murales… yo les infundí el amor por el arte.
Ellos eran ahora una pequeña familia ara mi… pero aún quedaba un nuevo miembro al que acoger.
Una noche, mientras recorría los canales en góndola, las imágenes de un niño que había cerca llegaron a mi cabeza. Aquel niño provocó en mis sentimientos que hacía mucho creí muertos. Entré en el lugar donde querían comerciar con el chiquillo y lo compré por una buena suma de dinero.
Salí del lugar con aquel chiquillo de pelo castaño en brazos… había encontrado al humano Armand en una casa de Venecia
- callé unos segundos para que Katherine asimilara ese hecho de la historia. Luego continué- Cuando lo saqué de allí, supe que el seria mi predilecto y que no podría aguantar la tentación de darle la sangre oscura.
Lo instruí como hice con los demás, luego lo convertí. Te estarás preguntando que demonios hago aquí… es muy sencillo. Yo instruí al pequeño vampiro de una forma libertina y honrada a la vez. Le enseñé a comportarse como un humano, a escrutar en la mente de los mortales y a elegir a los malhechores para cazarlos. Le enseñé a pensar por él mismo… era un vampiro perfecto, como nosotros. Pero Santino me arrebató mi época dorada. Decenas de sus vampiros, seguidores de Satanás, dieron con mi Mansión. La prendieron fuego conmigo dentro, mataron a mis profesores, se llevaron a mis pupilos y con ellos Armand. Los mataron a todos, uno a uno veía sus muertes en mi agonía. Estaba totalmente quemado y tenía que esconderme… casi muero aquella fatídica noche. Quería ir a buscar a Armand de inmediato, salvarle de las garras de esos desgraciados. Pero en mis condiciones no sería capaz de defenderme…
Pasaron muchos años antes de que mis heridas sanaran por completo y yo me sentí de nuevo con fuerzas. Lo primero que hice fue buscar a Armand, quería despellejar a todos aquellos vampiros y sobretodo a Santino… Pero cuando vi a mi pequeño Amadeo…. No le reconocí.
Ya no llevaba la espléndidas ropas que yo le enseñé a llevar, se escondía en las sombras de un cementerio y se alimentaba violentamente de inocentes… Todo lo que yo le había inculcado se había ido al garete. Satanás era ahora su maestro y yo no podía hacer otra cosa que odiarme por haber traído al mundo de la sombras a ese vampiro.
Por eso estoy hoy aquí en París. Cada poco tiempo vengo a ver a Armand, para ver si a abierto los ojos… lo está haciendo poco a poco pero aún no está preparado para saber que aún sigo con vida. Cuando vuelva a ser el mismo vampiro que yo enseñé, me apareceré de nuevo en su presenciar para abrazar de nuevo al hijo que hace mucho tiempo me arrebataron…



Marius de Romanus
Conoce a Marius ~ La Isla del Mar Egeo

"Mi mundo es el infierno de los infieles. Mi sangre, el placer de los inmortales"


Marius de Romanus
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 663
Fecha de inscripción : 22/03/2010
Edad : 1836
Localización : Venecia

Ver perfil de usuario http://www.cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mascarade [Marius]

Mensaje por Katherine Lefevre el Sáb Ene 08, 2011 12:57 pm

-Aún siendo más viejo que tú, parece que tienes más experiencia en este campo que yo. Seguiré tu consejo, Katherine.
Eso era lo que necesitaba, que Marius me dijera que iba a seguir mi consejo. Gracias a esa idea que le había inculcado, le iba a ir mucho mejor con Pandora y cualquier persona de la que se enamore. Seguí escuchándole. Estaba falto de buena compañía, desde que creo a su última hija, Bianca. Nadie se atrevía a acercarse a él, ¿no era obvio? Era un vampiro de tal poder que podía hacerte temblar.
-Tú has sido la primera en mil años que se ha atrevido a acercarse a mi… aunque haya sido para casi echarme a patadas de París- los dos reímos por aquello, que en parte era cierto.- Y por esto, por haberme devuelto este pedazo de vida, me siento más culpable al no haber sido totalmente sincero contigo.
¿No había sido sincero conmigo? ¿Por qué? ¿En cuanto a qué? Se levantó del sillón, incómodo comenzó a caminar con lentitud por la sala. Me le quedé mirando medio abatida, ¿qué querría decir? Comenzó a hablar. Claro que me había dado cuenta de que se alejaba del territorio de Armand, no sabía el por qué, pues era poco probable que el miedo le echase hacia atrás.
Fue entonces cuando comenzó a relatar una historia… Venecia se convirtió en su hogar tras su despertar, pintaba múltiples muestras pictóricas que eran contempladas por los humanos, acogía a niños proporcionándoles todo lo que necesitaban – inculcándoles saberes filosóficos, matemáticos e históricos – encantador… Una noche compró a un niño, a un niño llamado… ¡¿Armand?! No era posible. El asombro se haría ver en mi rostro, quise decir algo pero las palabras no salían de mi boca. Dejé que siguiera contándome aquel relato, saber qué ocurrió… Y Santino fue el que destruyó el mundo de Marius, matando a todos sus pupilos y profesores, quemándolo todo y llevándose al pequeño Armand. Inaceptable, cobarde y cruel vampiro… Me levanté de inmediato, aun escuchando las palabras que salían de la boca de Marius.
-Cuando vuelva a ser el mismo vampiro que yo enseñé, me apareceré de nuevo en su presenciar para abrazar de nuevo al hijo que hace mucho tiempo me arrebataron…
Caminé hacia su persona, quería hacerle sentir mejor, que aquella pena se esfumase de su corazón, que todo tenía solución… Pero no siempre ocurría así.

-¿Vos creéis que Armand volverá a ser vuestro Amadeo? ¿Queréis esperar a que sea el mismo que vos creasteis? Puede que Armand esté dando pequeños pasos, pero nunca será el mismo si vos no os dejáis ver. Armand sería feliz si os viera otra vez, si pudiera llorar sobre vuestro hombro por todas las torturas que tuvo que aguatar de Santino. Entonces sí volvería a ser él mismo, los dos seríais los mismos. Sin embargo, si ve que estáis vivo y no habéis acudido a él a salvarle hasta ahora, no creo que se sienta muy feliz. Es una dura decisión, de la que sin dudarlo un segundo, elegiría ir a verle, ¿qué me odia por no haber estado con él? ¡Que me odie! Mientras me deje estar a su lado. Pero creo que Armand no podría odiaros nunca, que Santino tuvo la culpa de todo, y será entonces cuando vea en realidad lo que Santino creó en él. Ya no sería más una marioneta del Théâtre des Vampires, se iría con vos sin dudarlo. Pero sois vos quien debe decidir.- Me quedé en silencio durante unos segundos, dejando que asimilara todas aquellas ideas, que decidiera qué hacer. Pero una cosa estaba clara…- Marius, los dos sabemos que Santino no se salvará siempre, alguna vez caerá por el peso de sus pecados. Tened esperanza si lo que queréis es venganza, por el momento… guardárosla…- la última palabra la dije con una voz suave y melódica.
Un vampiro debía vengarse en el momento exacto y guardarse cada una de las malicias de los demás. El tiempo haría que el plan transcurriese como la seda, el vampiro no tendría nada que hacer. Santino recibiría su castigo tarde o temprano, y él lo sabía. Quizás haya huido, y huya una y otra vez, pero nunca podrá hacerlo eternamente…
-Si deseáis puedo acompañaros al Théâtre des Vampires, no creo que haya problemas para ver a Armand, más aún con vuestra aura de poder… ¿qué me decís?


Katherine Lefevre
Maison ~ Conóceme ~ Relaciones


La Douce Folie :

Katherine Lefevre
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 527
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 632
Localización : París

Ver perfil de usuario http://cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mascarade [Marius]

Mensaje por Marius de Romanus el Sáb Ene 08, 2011 1:32 pm

-No me gusta la ira, es incontrolable y me deja a merced de la irracionalidad. Pero cuando pienso en Santino… no puedo controlar la ira que me atormenta. Sí, sé que pagara por sus crímenes pero quiero ser yo quien se los haga pagar. Mentiría si dijera que no le he estado buscando, lo mejor que he sabido hacer es olvidarme de su persona pues de sus actos no soy capaz de librarme.

-Si deseáis puedo acompañaros al Théâtre des Vampires, no creo que haya problemas para ver a Armand, más aún con vuestra aura de poder… ¿qué me decís?- la miré con una mezcolanza de sentimientos. Me sentía asombrado, contrariado, dolorido y vencido.
Tenía razón, yo podría ser el empujón que a Armand le hacía falta… pero para conseguir volver a la luz o, por lo contrario, lanzarlo a un fondo de oscuridad.

-No sé que decir Katherine, no lo sé. Me has devuelto la fuerza para contar mi historia y me has dado buena compañía. Pero no puedes pedirme eso ¿Y si me odia? Todos estos años ha creído que estaba muerto ¿cómo crees que se sentirá cuando sepa que estaba equivocado? Me echará en cara mi abandono y no podré soportar la ira de mi pequeño querubín- Ya vuelves a huir- resonó en mi cabeza. No era justo. Hasta hoy, tenía claro que mi forma de comportarme era la correcta. Ahora Katherine se dedicaba a dar la vuelta a todas mis decisiones y hacerme sentir más culpable por los errores de mi vida. No era justo echarle las culpas a la vampira, todo estaba saliendo como tenía que salir y los acontecimientos me estaban destrozando por dentro- Iremos al Théâtre des Vampires, pero esta noche no… tengo que prepararme- me dejé caer sobre el diván quedando completamente tumbado. Mis brazos abrazaban mi cuerpo tembloroso y no podía dejar de llorar desconsoladamente- ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué tienes que ser todo tan difícil? ¿Qué le diré? ¿Qué le contaré? Solo preguntas salen de mi cabeza pero ninguna respuesta, estoy en blanco… no encuentro excusa alguna para mi abandono ¿Qué puedo hacer Katherine? Ayúdame


Marius de Romanus
Conoce a Marius ~ La Isla del Mar Egeo

"Mi mundo es el infierno de los infieles. Mi sangre, el placer de los inmortales"


Marius de Romanus
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 663
Fecha de inscripción : 22/03/2010
Edad : 1836
Localización : Venecia

Ver perfil de usuario http://www.cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mascarade [Marius]

Mensaje por Katherine Lefevre el Sáb Ene 08, 2011 3:11 pm

Le costaba decidirse, pensaba en múltiples inconvenientes que me decían que no iríamos al Théâtre des Vampires.
-Iremos al Théâtre des Vampires, pero esta noche no… tengo que prepararme- sonreí y asentí con la cabeza. Una buena decisión. Se tumbó en el diván y abrazándose a sí mismo comenzó a sollozar, a llorar desconsoladamente.- ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué tiene que ser todo tan difícil? ¿Qué le diré? ¿Qué le contaré? Solo preguntas salen de mi cabeza pero ninguna respuesta, estoy en blanco… no encuentro excusa alguna para mi abandono ¿Qué puedo hacer Katherine? Ayúdame.
Me había quedado tan quieta como una estatua, no podía creerme lo que estaba viendo. Me entró un sentimiento de ira y pena, lástima. Gritaría vampiro cobarde si no supiera todo lo que había sufrido. Sonreí abatida y me acerqué a él, poniéndome de rodillas en el suelo, pasando una mano por su frente y después por sus cabellos.
-Shh… primero debéis tranquilizaros Marius, no temáis por el mañana, no penséis en qué le diréis o contaréis. El mundo pone las cosas difíciles sí, pero si no fuera así, ¿cuál sería el reto? No debéis preocuparos por las preguntas y respuestas, solo dejaros llevar. Veréis que cuando estéis al lado de vuestro Amadeo las cosas se volverán sencillas y claras, no os dejéis intimidar. Habladle con el corazón, demostradle que le amáis, creo que la máscara que Armand ha llevado todo este tiempo acabará resquebrajándose y volverá a ser el Amadeo que vos instruisteis.- Sequé los rubíes que caían por su rostro con un pañuelo de seda blanco, parecía que comenzaba a tranquilizarse. Seguí acariciando sus rubios cabellos.- No conozco a Armand en persona, pero he podido sentir sus propios sentimientos infinidad de veces. Al principio eran fríos, propios de Santino. Ahora son más benevolentes, más tiernos, pero no debéis dejaros engañar. Puede que se muestre frío con vos, pero que en realidad, lo que siente en verdad no es el frío engaño y la soledad en la que se vio sumergido sin vos. Yo podré sentir lo que siente, puedo daros la seguridad de hablar y actuar. Pero ahora olvidaros de ello, mañana será un día duro y no debéis darle vueltas. Olvidadlo para el resto de la noche, hablad conmigo si os hace sentir mejor.- Coloqué las dos manos a ambos lados de su rostro y acerqué el mío para besarle en la frente.- Te contaré un pequeño relato que mi padre me narraba cuando estaba triste o sola…
“Una noche soñé que caminaba a lo largo de una playa acompañada por los dioses. Durante la caminata muchas escenas de mi vida fueron proyectándose en el cielo. Según iba pasando cada una de esas escenas, notaba que unas huellas se formaban en la arena. A veces aparecían dos pares de huellas, otras solamente aparecía un par de ellas. Esto me preocupó considerablemente porque pude presenciar que durante las escenas que reflejaban etapas tristes en mi vida, cuando me hallaba sufriendo de angustias, solamente podía ver un par de huellas en la arena.
Entonces le dije a Zeus: -Zeus, tú me prometiste que si te seguía, caminarías siempre a mi lado. Sin embargo, he notado que durante los momentos más difíciles sólo había un par de huellas en la arena: ¿Por qué cuando más te necesitaba no estuviste caminando a mi lado...?
Entonces Zeus me respondió: -Las veces que has visto sólo un par de huellas en la arena, hijo mío... ha sido cuando te he llevado en mis brazos.
Mi padre me decía que Zeus representaba las personas más importantes que residían en tu vida, cuando tan solo era niña, Zeus era mi madre y mi padre, me ayudaban cuando estaba triste y decaída. ¿No es hora de que vos hagáis lo mismo por Armand? Ayudadle, os sentiréis bien vos y él…




Katherine Lefevre
Maison ~ Conóceme ~ Relaciones


La Douce Folie :

Katherine Lefevre
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 527
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 632
Localización : París

Ver perfil de usuario http://cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mascarade [Marius]

Mensaje por Marius de Romanus el Sáb Ene 08, 2011 3:41 pm

Me dejé mimar por aquella vampira de dulce voz. Sus palabras me alejaban de la tristeza y me ayudaban a dejar de sollozar, liberándome de la fuerte presión que acusaba mi pecho.
Los pequeños ríos de sangre que nacían de mis ojos se secaron y dejaron de correr. Katherine me limpiaba las lágrimas mientras me relataba la historia que su padre le contaba cuando ella aún era una niña.
Su voz era mágica, me volvía a influir la vitalidad que había perdido. Apreté con fuerza sus manos con cariño.
Me levanté del diván para recobrar la compostura por completo y devolví aquel beso en la frente que Katherine me había dado.

-Sois una vampira muy fuerte, Katherine. Sé que nada se interpondrá en vuestro camino y que viviréis grandes historias que un día espero escuchar- acaricié su mejilla y volví a besarla en la frente- Siento haber perdido los estribos de ésta manera, me emociono con demasiada facilidad- me levanté del diván y fui directo a la chimenea, a perderme en el baile de las llamas.
La anfitriona de la casa había echo mucho por mi en estos dos días, y yo solo era capaz de agradecer su ayuda con meras palabras… tenía que pensar algo. La idea vino a mi cabeza casi de inmediato- Katherine, quiero agradecerla todo lo bueno que ha dado a mi vida desde que la conozco. No os atreváis a rechazar el detalle que quiero daros, pero voy a necesitar que cumpláis y un deseo más. Habéis dicho que pintasteis aquel cuadro, seguro que seguís pintando para entreteneros. Por favor, traedme un gran lienzo, pigmentos y pinceles. Yo también quiero enseñaros mi arte y ofreceros mi cuadro cuando termine. Vos posareis para mí, colocaros como queráis que yo os representaré con todo lujo de detalles. Aceptar mi propuesta y posad para mi, encantadora Katherine.



Marius de Romanus
Conoce a Marius ~ La Isla del Mar Egeo

"Mi mundo es el infierno de los infieles. Mi sangre, el placer de los inmortales"


Marius de Romanus
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 663
Fecha de inscripción : 22/03/2010
Edad : 1836
Localización : Venecia

Ver perfil de usuario http://www.cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mascarade [Marius]

Mensaje por Katherine Lefevre el Dom Ene 09, 2011 1:38 am

Sus manos apretaban con cariño las mías, parecía reconfortado por mis palabras. Se levantó del diván, proporcionándome un beso en la frente.
-Sois una vampira muy fuerte, Katherine. Sé que nada se interpondrá en vuestro camino y que viviréis grandes historias que un día espero escuchar.- Sonreí conmovida, que un vampiro que hubiese vivido tanto tiempo me dijese aquellas palabras era sin duda un regalo. Sus dedos acariciaron mi mejilla y sus labios volvieron a posarse en mi frente.- Siento haber perdido los estribos de ésta manera, me emociono con demasiada facilidad.- Se puso de pie y su paso fue a parar frente a la chimenea.
-No os preocupéis, os comprendo, sé lo que sentís por ese muchacho y lo que habéis sufrido por él. Si os hace sentir mejor, yo también habría derramado lágrimas si lo hubiese tenido que soportar durante tanto tiempo…
-Katherine, quiero agradecerla todo lo bueno que ha dado a mi vida desde que la conozco. No os atreváis a rechazar el detalle que quiero daros, pero voy a necesitar que cumpláis y un deseo más.- ¿Y ahora? ¿Qué me pediría? Tan solo asentí dándole paso a que me comunicase su deseo.- Habéis dicho que pintasteis aquel cuadro, seguro que seguís pintando para entreteneros. Por favor, traedme un gran lienzo, pigmentos y pinceles. Yo también quiero enseñaros mi arte y ofreceros mi cuadro cuando termine. Vos posareis para mí, colocaros como queráis que yo os representaré con todo lujo de detalles. Aceptar mi propuesta y posad para mi, encantadora Katherine.
-Si es lo que deseáis… no tengo ninguna objeción. Ahora mismo vuelvo.- Me despedí con un pequeño gesto de asentimiento.

Subí las escaleras y recorrí el pasillo en busca del cuarto donde guardaba múltiples de objetos preciados para mí. No recordaba si tenía lienzos de gran tamaño, solo se trataba de buscar. El armario estaba repleto de lienzos, los encontraba pequeños, medianos… ¡ajá! Justo al lado de la pared del armario había uno de grandes dimensiones. Lo saqué junto con una maleta llena de pinceles, la paleta y pigmentos. Llegaría a ser pesado para un mortal, pero en momentos como aquel daba gracias a tener fuerza sobrehumana. Volví por donde había venido, de nuevo hacia el salón. Lo dejé todo en manos de Marius, él sería quien pintase aquella noche.
-No creí que la noche acabase de este modo.- Reí dulcemente mientras ayudaba a Marius a colocar todo.- ¿Dónde queréis que me sitúe? Si deseáis otro vestuario tan solo decídmelo.- Solté mi cabello, dejando que cayera por mis hombros y espalda.


Katherine Lefevre
Maison ~ Conóceme ~ Relaciones


La Douce Folie :

Katherine Lefevre
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 527
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 632
Localización : París

Ver perfil de usuario http://cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mascarade [Marius]

Mensaje por Marius de Romanus el Dom Ene 09, 2011 11:48 am

Mientras que Katherine se dirigía a cumplir mi último deseo por esta noche, yo buscaba el lugar idóneo conde colocar el material para ponerme a pintar.
Haría que Katherine se colocase junto a la ventana, al lado de sus cortinas gruesas de terciopelo.
Los pocos minutos Katherine apareció cargada con el gran lienzo y los bártulos para poder comenzar a pintar.
Ella me entregó todos los materiales y juntos comenzamos a montarlo todo.

-No creí que la noche acabase de este modo ¿Dónde queréis que me sitúe?

-Al lado de la ventana, la luz de la luna y los candelabros crearán el ambiente perfecto.

-Si deseáis otro vestuario tan solo decídmelo.- soltó su larga melena y su belleza se volvió más salvaje, quitaba el aliento con solo admirarla y yo respiraba fuerte para poder recuperarlo. Me quedé pensando en otro tipo de vestuario y fue la propia Katherine la que me dio la respuesta. Ella también hacía trabajar su mente buscando ropa u otros objetos para hacer el cuadro más bonito. Una imagen me llamó mucho la atención: Iba vestida con un largo vestido largo y en una pose eterna, hacía que tocaba el violín… aunque no se movía, la posición y las facciones de la cara te transportaban una melodía dulce y encantadora, una nana para un niño pequeño.

-Ese es perfecto- admití- El vestido blanco y el violín- aclaré al ver la cara de confusión que puso Katherine. Asintió feliz y corriendo fue a buscar sus nuevas vestimentas. Mientras ella se preparaba, yo ultimaba los preparativos. Colocaba colores en la paleta y mezclaba unos cuantos para crear nuevos pigmentos.
Al fin Katherine regresó. Una belleza fantasmal que se movía en las sombras huyendo de las luces de los candelabros. Me quedé petrificado y aún tarde en comenzar cuando se colocó junto a la ventana y adquirió la pose que en su mente había dibujado.
Me meneé la cabeza rápidamente para despejarme y por fin comencé con mi cometido. Con un carboncillo, comencé a preparar un boceto de lo que sería el cuadro. Dibujé su figura y algún que otro detalle a la velocidad del rayo.
Al fin pude comenzar con la pintura. Mojé el pincel y éste acarició el lienzo dejando un rastro de colores que iba y venía ocultando el blanco que el lienzo poseía.
No tardé más que una hora en terminar aquel cuadro. Me sentía inspirado y mis ganas de contentar a Katherine me obligaban a darle más empeño al asunto.
Hubiera dado igual donde se hubiera colocado pues, en el cuadró, había transportado a Katherine a un lugar fuera de su casa, donde el otoño había llegado a un frondoso bosque y las hojas doradas caían a su alrededor. El suelo estaba inundado por cientos de hojas eternas y el viento las movía haciéndolas girar alrededor de la figura de Katherine que representaba a la más exquisita vampira, con su vestido blanco, su violín y su pelo cobrizo mecido por el viento otoñal.
Era perfecto, el cuadro representaba la dulzura y la ternura que yo quería expresar, la parte más tranquila de Katherine y la más pasional.
Después de perderme en sus tonalidades durante varios minutos, llamé a Katherine. Ella tenía que ver de una vez el resultado de tanto tiempo de inmovilidad.



Marius de Romanus
Conoce a Marius ~ La Isla del Mar Egeo

"Mi mundo es el infierno de los infieles. Mi sangre, el placer de los inmortales"


Marius de Romanus
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 663
Fecha de inscripción : 22/03/2010
Edad : 1836
Localización : Venecia

Ver perfil de usuario http://www.cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mascarade [Marius]

Mensaje por Katherine Lefevre el Dom Ene 09, 2011 12:58 pm

Ayudé a Marius a pensar en qué podría ponerme. El primer pensamiento que tuve fue el de un vestido blanco deslizante tocando el violín en una dulce postura.
-Ese es perfecto. El vestido blanco y el violín.- Le miré de inmediato.
-Sí, claro. No tardaré en regresar…
Me encaminé a mis aposentos, buscando en el baúl el vestido que tenía en mente. ¡Qué suerte la mía! Estaba abajo del todo. Refunfuñando volví a meter todas las prendas de nuevo en el baúl. Cogí el vestido y lo estiré en el aire. Después lo coloqué en la cama y miré a conciencia esperando que estuviera totalmente bien. Y lo estaba. No tardé en colocarme el vestido, poniéndome los zapatos de bailarina, pues no se verían. Arreglé mi cabello con los dedos y me miré en un espejo de pies a cabeza. Parecía un fantasma que deambulaba por un cementerio, sin duda. Aunque llegaba a resultar hermosa.
Para aquella ocasión cogí mi mejor violín, el violín Stradivarius. Con él en mano volví al salón.

vestido:
Marius se había quedado embobado mirándome, pero pareció darse cuenta e hizo lo posible para despertar. De inmediato, me coloqué donde me había dictado: al lado de la ventana. La luna incidía sobre mí desde atrás, y los candelabros iluminaban mi izquierda. Yo, me coloqué el violín en el mentón, dispuesta a tocar pero sin producir un solo sonido. Mi mirada era cabizbaja, parecía que miraba al propio violín. Sonreí sin dejar ver que lo estaba haciendo, solo un vampiro se daría cuenta de esos cambios de facciones.
Estuve parada varios minutos, pero no sufría como podría hacerlo un mortal. Un vampiro puede estar quieto varias horas seguidas sin que los miembros comenzasen a dormirse. Y de ese modo estaba yo, mirando a la nada, pensando en cómo estaría quedando el cuadro. Su modelo era de las más exquisitas, por lo que el cuadro también lo sería.

Por fin la llamada de Marius hizo que dejase aquella postura y me dirigiera hacia el cuadro. Lo observé. Quedé maravillada. Aquel fondo otoñal que pintó me trajo buenos recuerdos de los bosques que frecuentaba cuando era niña. Siempre adorábamos a los dioses lanzando las hojas secas del otoño en una danza. Luego me observé a mí misma. Sí. Era toda una belleza, la hermosura en persona. Me había plasmado con un sentimiento tierno y sensual. Era perfecto.
-Me habéis dejado de piedra, Marius, más de lo que estaba hace un momento. Es un cuadro precioso. Merci beaucoup.- Me acerqué a su rostro y mis labios se posaron en su mejilla proporcionándole un pequeño y dulce beso.- Sois un pintor magnífico. Ahora imagino vuestras obras en Venecia y lo asombrados que quedarían las personas que los divisasen.



Katherine Lefevre
Maison ~ Conóceme ~ Relaciones


La Douce Folie :

Katherine Lefevre
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 527
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 632
Localización : París

Ver perfil de usuario http://cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mascarade [Marius]

Mensaje por Marius de Romanus el Dom Ene 09, 2011 2:17 pm

-Me habéis dejado de piedra, Marius, más de lo que estaba hace un momento. Es un cuadro precioso. Merci beaucoup. Sois un pintor magnífico. Ahora imagino vuestras obras en Venecia y lo asombrados que quedarían las personas que los divisasen.- Agradecí sus elogios con una sonrisa y su beso con un vuelco de mi desdichado corazón.

-Cuando abrí las puertas de mi casa a Venecia, no me importada para nada las críticas que recibiera de mis obras. Me daba igual si me decían que eran magníficas o que el estilo que había utilizado no era de agrado. Les daba la oportunidad de ver mis cuadros sí, pero la única crítica que aceptaba y valoraba era la mía.- el cuadro aún estaba húmedo y tardaría bastante en estar completamente seco para poder cogerlo y colocarlo en su sitio, si sus intenciones eran exhibirlo- Aquí está mi regalo entonces, es todo vuestro. Podéis hacer con el lo que queráis, pero en el momento que os canséis de él y no queráis volver a verlo, no os deshagáis de él… guardadlo y esperar a que nuestros caminos se vuelvan a unir, entonces yo lo tomaré y me lo llevaré para colgarlo en una de mis paredes, para poder contemplar todas las noches la bella vampira que encontré en París- le devolví el beso en su fría mejilla y volví a centrar mi atención en el cuadro- Al mirarlo, me da la sensación de que puedo escuchar una dulce nana entonada por el suave violín- luego la miré de reojo y sonreí pícaro- ¿Por qué no tocáis algo? Así la magia del cuadro se completara y cada vez que miréis la obra, en vuestra cabeza escucharéis la melodía que hayáis decidido tocar.



Marius de Romanus
Conoce a Marius ~ La Isla del Mar Egeo

"Mi mundo es el infierno de los infieles. Mi sangre, el placer de los inmortales"


Marius de Romanus
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 663
Fecha de inscripción : 22/03/2010
Edad : 1836
Localización : Venecia

Ver perfil de usuario http://www.cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mascarade [Marius]

Mensaje por Katherine Lefevre el Dom Ene 09, 2011 2:55 pm

Acepté que, si un día me cansaba del cuadro, lo mantendría hasta que volviéramos a encontrarnos, al fin y al cabo, el mundo era un pañuelo. Pero dudaba que pudiera cansarme de aquella preciosidad de cuadro, y mucho más, habiendo sido pintado por alguien como Marius. Sería un bonito recuerdo de su persona. No dejaba de mirarlo, aún la pintura estaba húmeda, pero me entraban unas ganas terribles de cogerlo y ponerlo encima de la chimenea. Un bonito retrato de la dueña de la casa. Francine se quedaría asombrada con aquel precioso cuadro, al igual que los demás.
-Al mirarlo, me da la sensación de que puedo escuchar una dulce nana entonada por el suave violín ¿Por qué no tocáis algo? Así la magia del cuadro se completará y cada vez que miréis la obra, en vuestra cabeza escucharéis la melodía que hayáis decidido tocar.- Sonreí tras su propuesta, tocaría pues.
Me alejé del cuadro y de su persona. Pensé en qué melodía podría tocar. Me coloqué el violín en el mentón y esta vez, colocando el arco sobre las cuerdas de éste, comencé a tocar. La delicada música del violín comenzaba a envolver la habitación, cada partícula era pura magia. Adoraba internarme en aquella música ancestral, aquella sonata que recordé tocar años atrás. Cada minuto, cada segundo de aquella melodía hacía que te descubrieras en un precioso bosque como el que Marius había representado. Bailaría, bailaría al son de la música de un violín, era un sonido que me alegraba, no podía imaginar que el simple rasgar de cuerdas produjera un sonido tan maravilloso. Sin darme cuenta había terminado de reproducir aquella sonata. Con una pequeña sonrisa bajé el violín.

-Espero que haya sido de vuestro agrado. Es una de mis melodías favoritas en todo mi repertorio.- Me acerqué a Marius.


Katherine Lefevre
Maison ~ Conóceme ~ Relaciones


La Douce Folie :

Katherine Lefevre
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 527
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 632
Localización : París

Ver perfil de usuario http://cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mascarade [Marius]

Mensaje por Marius de Romanus el Dom Ene 09, 2011 3:39 pm

Katherine aceptó mi propuesta, parecía encantada con la idea y la vi alejarse grácil mente hasta quedar separados por una docena de pasos.
La imagen del cuadro se repitió ante mí.
La hermosa silueta de la mujer de blanco se colocó el violín bajo el mentón y el arco acarició las cuerdas del instrumento haciendo brotar la melodía de la nada.
Faltaban las hojas de aquel bosque otoñal, aún así, era capaz de imaginarme la escena. Era como si el cuadro cobrara vida ante mí.
La melodía era dulce, como una nana, tal y como había querido expresar en el cuadro.
¿Podría ser más perfecto? Sí, si no tuviera que marcharme dentro de poco tiempo. Había abusado demasiado de la buena fe de Katherine, y aunque me doliera separarme, tenía que ir a revisar el Santuario para cerciorarme de verdad que todo estaba en su sitio.
Pasaría un día más en París, tal vez dos pero lo más seguro sería que al sexto día tuviera que ponerme en marcha para volver a casa.
Que dolor sentía ahora mi corazón, la compañía de Katherine había despertado en mi una parte que llevaba tiempo ocultando por haberme convertido en el guardián de los reyes.
La música había cesado y Katherine me miraba sonriente.

-Espero que haya sido de vuestro agrado. Es una de mis melodías favoritas en todo mi repertorio

-Escucharía todo vuestro repertorio encantado y se que no descansaría en todo el día recordando las bellas notas que sois capaz de entonar con ese instrumento. En cada rozar del arco puedo ver el amor que sentís hacia él y la felicidad que os recorrer al crear cada nueva nota… son sensaciones parecidas a las que me recorren cuando cojo el pincel. Es extasiante ¿verdad?- era una pregunta que no necesitaba respuesta, ambos la conocíamos- He de ser sincero. Os echaré de menos cuando tenga que partir, ojala pudiera quedarme más tiempo pero tengo obligaciones que no me permiten quedarme en París durante mucho tiempo. Ojala nuestros caminos vuelvan a cruzarse pronto, Katherine. Habéis marcado una nueva etapa en mi vida ¿Qué planes tenéis de futuro? ¿Permaneceréis siempre en Paris u os trasladaréis a otro lugar?


Marius de Romanus
Conoce a Marius ~ La Isla del Mar Egeo

"Mi mundo es el infierno de los infieles. Mi sangre, el placer de los inmortales"


Marius de Romanus
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 663
Fecha de inscripción : 22/03/2010
Edad : 1836
Localización : Venecia

Ver perfil de usuario http://www.cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mascarade [Marius]

Mensaje por Katherine Lefevre el Dom Ene 09, 2011 5:44 pm

Estaba claro que Marius era todo un caballero, gentil y cortés. Cada palabra formulada era como un texto bien estudiado. Pensaba igual que él, cuando hacías algo que te encantaba sentías cómo te animaba, cada vez más y más. Yo sentía eso cuando tocaba mi violín, era el objeto que más tranquilidad y felicidad me traía, al igual que buenos recuerdos… cuando estaba en el grupo de actores alemanes.
Me echaría de menos tras su partida, ¿podía decir yo lo contrario? No. Yo también echaría de menos esas conversaciones y la grata compañía que proporcionaba Marius.
-Ojala nuestros caminos vuelvan a cruzarse pronto, Katherine. Habéis marcado una nueva etapa en mi vida ¿Qué planes tenéis de futuro? ¿Permaneceréis siempre en Paris u os trasladaréis a otro lugar?

-Yo también espero volver a veros pronto, sería una casualidad muy gratificante. Veréis… no tengo ningún plan de futuro, vivo como si cada día fuera el último, los acontecimientos que transcurran entonces son los únicos planes de futuro que tengo. Quizás vuelva a enamorarme, o me encuentre con mis antiguos compañeros, o incluso, a mi propio creador.- Reí al decir la última opción.- Pero de algo estoy segura, y es que pienso vivir muchísimos años más, despierta o dormida, nadie será capaz de mandarme al olvido, no pienso dejar este mundo tan fácilmente. En cuanto París… no os prometo nada, pero puede llegar la posibilidad. Cambiar de aires viene bien de vez en cuando… y si París se convierte en una catástrofe nacional no tendré otra opción que partir. Puede que mi persona acabe en las azules aguas del Egeo, en la gran ciudad de Atenas, o visite el Nuevo Mundo, la Nueva Francia donde reside ahora Lestat. Podría deciros infinidad de lugares y ninguno sería el exacto. Recuerdo unas palabras que hace poco salieron de vuestra boca ”Nada sucede como uno piensa”, creo que esa frase resumiría todo lo que os he dicho. Lo que sí espero que ocurra es el volver a veros, volver a mantener conversaciones con vos. Disfruto mucho pasar el tiempo con vos, una no se aburre.- Me dirigí al diván y me tumbé, manteniendo la mirada fija en Marius.- ¿Cómo eráis cuando fuisteis humano? Es decir, ¿qué pensamientos y creencias teníais? ¡Ah, sí! Algo que lleva pasando por mi cabeza en innumerables ocasiones, ¿cuál es vuestra edad exacta? Puedo llegar a saber que más de 1000 tenéis, algo asombroso, mucha fuerza habéis tenido para permanecer tanto tiempo en este mundo, si me permitís el elogio, pero no llego a captar la exactitud… ¿1500, quizás…?- Le sonreí tiernamente desde mi posición, comencé a acariciar mi cabello por mantener las manos ocupadas. Mi mirada se clavaba intensa en la suya, me perdía en aquellos mares de aguas cristalinas que me recordaban a las orillas de Atenas, al menos cuando era niña. Pues ahora, esas aguas cristalinas eran negras, la noche hacía ver la belleza de la naturaleza de otra manera.


Katherine Lefevre
Maison ~ Conóceme ~ Relaciones


La Douce Folie :

Katherine Lefevre
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 527
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 632
Localización : París

Ver perfil de usuario http://cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mascarade [Marius]

Mensaje por Marius de Romanus el Dom Ene 09, 2011 6:52 pm

Me gratificaba saber que Katherine compartía los mismos sentimientos conmigo.
Después de escuchar sus planes de futuro, pude decir que me lo esperaba. No veía a Katherine planeando viajes ni búsquedas, le pegaba más levantarse una noche y decir “Vayamos a España” Y movilizar a quien fuera posible para que se cumpliera su capricho.
Katherine se dirigió de nuevo a su diván para tumbarse, yo fui al sillón que se me había encomendado desde la entrada a esa casa.

-¿Cómo erais cuando fuisteis humano? Es decir, ¿qué pensamientos y creencias teníais? ¡Ah, sí! Algo que lleva pasando por mi cabeza en innumerables ocasiones, ¿cuál es vuestra edad exacta? Puedo llegar a saber que más de 1000 tenéis, algo asombroso, mucha fuerza habéis tenido para permanecer tanto tiempo en este mundo, si me permitís el elogio, pero no llego a captar la exactitud… ¿1500, quizás…?- acomodarnos en nuestros respectivos asientos era el comienzo del relato de historias, y con ellas venían las preguntas.

-Yo nací y crecí en una época en que el mundo antiguo estaba llegando a su final. Las viejas creencias estaban agotadas y un nuevo Dios estaba a punto de surgir. La época de César Augusto, cuando Roma acababa de convertirse en imperio y la fe en los dioses había muerto como expresión de elevados ideales. Tendré un poco más de 1800 años, no me conservo nada mal ¿verdad?- y a continuación de esa pequeña broma, continué- Nací en Roma, había crecido como hijo ilegítimo en una rica familia romana, amado, mimado y consentido. Mis hermanos legítimos tenían que preocuparse del matrimonio, la política y la guerra. A los veinte años, me había convertido en el erudito y el cronista, en el que alza la voz en los banquetes regados de vino para aclarar discusiones históricas y militares. Me dedicaba a viajar y a escribir sobre las gentes y costumbres de los lugares por donde pasaba. Había estado en Alejandría, en Pérgamo, en Atenas y Massilia.
Cada noche buscaba una taberna donde poder descansar del largo viaje. Allí me sentaba con los demás viajeros, que a diferencia de ellos, yo viajaba por placer pues riquezas no me faltaban. Sobre la mesa siempre dejaba una vela, sacaba el tintero y el pergamino y comenzaba a relatar todo lo que había vivido en ese día.
Me gustaba mucho la aventura, me sigue gustando y ahora puedo ir a lugares que antes no podía ni imaginar.
Fue en uno de esos viajes donde los druidas dieron conmigo, el resto de la historia ya la sabes[/b
]- crucé una pierna sobre la otra y apoyé los codos sobre el reposabrazos-[b] Eres la primera en mucho tiempo que escucha la historia de mi vida y estoy agradecido de haber podido contártela. La soledad es muy silenciosa y los humanos no pueden seguir muy bien el hilo de mis conversaciones, siempre es grato tener contacto con alguien de la misma especie- y que gran verdad era esa—Dígame Katherine, ayer me dijo que fue François de Libert el vampiro que la transformó. Nunca he oído hablar de él. Cuente me más ¿De qué época era? ¿Había momentos felices entre los dos o era siempre insufrible? Me gustaría conocer más historia sobre ambos.


Marius de Romanus
Conoce a Marius ~ La Isla del Mar Egeo

"Mi mundo es el infierno de los infieles. Mi sangre, el placer de los inmortales"


Marius de Romanus
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 663
Fecha de inscripción : 22/03/2010
Edad : 1836
Localización : Venecia

Ver perfil de usuario http://www.cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mascarade [Marius]

Mensaje por Katherine Lefevre el Dom Ene 09, 2011 7:33 pm

-Yo nací y crecí en una época en que el mundo antiguo estaba llegando a su final. Las viejas creencias estaban agotadas y un nuevo Dios estaba a punto de surgir. La época de César Augusto, cuando Roma acababa de convertirse en imperio y la fe en los dioses había muerto como expresión de elevados ideales. Tendré un poco más de 1800 años, no me conservo nada mal ¿verdad?- Reí tras su comentario. No me sorprendí cuando me dijo su edad, más bien llegaba a esperármelo, lo que sí que me sorprendió era que tuviera un sentido del humor tan agudo.
El destino le dejó el cometido de erudito, un hombre que albergase todo tipo de saberes y supiera callar al ignorante en un santiamén. Resultaba interesante, debía de tener muchos hermanos más para no tener que preocuparse por el matrimonio y múltiples papeleos más, gracias a Dios.
Tras sus largos viajes le gustaba entrar en una taberna y escribir sus memorias día a día. ¿No podía haber elegido un lugar más apropiado? Para gustos colores.

-Eres la primera en mucho tiempo que escucha la historia de mi vida y estoy agradecido de haber podido contártela. La soledad es muy silenciosa y los humanos no pueden seguir muy bien el hilo de mis conversaciones, siempre es grato tener contacto con alguien de la misma especie.
-Cuánta razón tenéis… es mucho más gratificante conversar con alguien de tu especie. Y me siento muy orgullosa de que me contéis tantas historias de vuestra vida, es todo un honor.

-Dígame Katherine, ayer me dijo que fue François de Libert el vampiro que la transformó. Nunca he oído hablar de él. Cuénteme más ¿De qué época era? ¿Había momentos felices entre los dos o era siempre insufrible? Me gustaría conocer más historia sobre ambos.- Solté todo el aire que tenía en los pulmones y pensé en la respuesta.
-Tendrá… unos 300 años más que yo, por lo que data del… siglo IX. No es un francés de sangre, cambió su nombre años más tardes. François de Libert, Libert… libertad, aunque debía aplicarse más el cuento. Su nombre era Leandro y era un guerrero normando. Sé poco de su vida, su máscara me impedía conocer más sobre él, parecía que no le gustaba para nada su pasado… Era el general del ejército de Normandía, junto a ellos conquistó las Islas Feroe, Shetland, las Órcadas, Groenlandia y las costas de América del Norte. Qué ironía, siglos más tardes colón descubre América… La ignorancia humana. Era un devoto cristiano, ahora, sin duda, proclamaría la misma fe que Santino, el se ve tan condenado como se ve Santino. El valiente guerrero se vio silenciado bajo la mirada de una joven de cabello castaño y ojos azabache, una vampira que acabó con sus sueños y esperanzas, y que le torturó psicológicamente durante siglos. De ahí su trato hacia mí.
Había momentos felices entre los dos, una falsa apariencia de mi mente… él lo provocaba a mala intención, seguro, pues a los pocos días volvía a ser igual de desconsiderado que siempre. Pero mentiría si te dijera que no le amaba con todo mi corazón, era mi consorte, él me protegía, hasta que abrí los ojos y me di cuenta de lo que era capaz de hacer por mí misma.
Tenía esa peculiar manera de ser de los soldados, afán por la lucha y el lecho de tu mujer por la noche como recompensa. No es algo que me agradase mucho…
A veces llego a preguntarme cuál será nuestro origen, yo soy antigua, François más aún y vos… ¡ni os cuento! ¿Será tan antiguo como los mayas, aztecas o egipcios? No puedo llegar a imaginarme más atrás en el tiempo…


Katherine Lefevre
Maison ~ Conóceme ~ Relaciones


La Douce Folie :

Katherine Lefevre
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 527
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 632
Localización : París

Ver perfil de usuario http://cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mascarade [Marius]

Mensaje por Marius de Romanus el Dom Ene 09, 2011 8:02 pm

Su pregunta por el origen de nuestra raza me llevó a desviar la mirada durante unos instantes. Temí que Katherine se percatase de mi reacción, por lo que intenté dar a comprender que había sido de agotamiento y no de nerviosismo.

-Como buen erudito, quise saber también que secreto se escondía tras el origen de nuestra raza. Viaje por el resto de Grecia hasta llegar a Egipto. Allí aún existían seres ya antiguos en aquella época.
Como hacía cuando era humano, escribía en pergamino todo lo que me sucedía, todas las pistas, todas las historias, todas las leyendas… todo iba a parar al papel de mi pergamino antes de irme a dormir. Ojala pudiera enseñarte todo lo que escribí para que tu también supieras lo que yo sé. Pero todo mi trabajo se quemó hacía muchos años
- en realidad, cuando descubrí a los reyes, quemaba todo lo que escribía para que no hubiera ninguna pista sobre su existencia. Escribía solo para sacar las ideas de mi cabeza- Gasté mucho tiempo persiguiendo a una quimera, pero no me arrepiento. Las leyendas eran interesantes y tal vez alguna de ellas pudiera ser verdadera, quien sabe.
¿Ha visitado alguna vez Egipto Katherine? Es una tierra mágica, con enormes desiertos, tierras libres de la autoridad de los hombres por sus peligros. Es un lugar al que vale la pena visitar de vez en cuando
- No podía culpar a Katherine por preguntarse el origen de esta maldad, todo vampiro que se preciara tenía que habérselo preguntado alguna que otra vez en su vida. Katherine no iba a ser la excepción y aunque me doliese tanto mentirle, tenía que hacerlo por el bien común. Oh Katherine, como encantaría poder relatarte todos los sucesos de mi vida sin tener que censurar muchas de las partes más importantes, como me gustaría poder llevarte junto a mi a los confines del mar Egeo para enseñarte el secreto más preciado y peligroso de los vampiros. Pero no podía, no podía romper el juramento que una vez me hice pero que no podría mantener por mucho tiempo… me sentía tan solo.- Dígame Katherine ¿a qué tierras le gustaría regresar? He recorrido el mundo entero y hay lugares que tengo cierta predilección que un día de estos tengo que volver a visitar.


Marius de Romanus
Conoce a Marius ~ La Isla del Mar Egeo

"Mi mundo es el infierno de los infieles. Mi sangre, el placer de los inmortales"


Marius de Romanus
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 663
Fecha de inscripción : 22/03/2010
Edad : 1836
Localización : Venecia

Ver perfil de usuario http://www.cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mascarade [Marius]

Mensaje por Katherine Lefevre el Dom Ene 09, 2011 9:00 pm

Parecía que él tampoco sabía el nuestro origen, no le culpaba, ¿qué afortunado lo sabría? De momento seguiría el silencio durante muchos, muchos años.
-Dígame Katherine ¿a qué tierras le gustaría regresar? He recorrido el mundo entero y hay lugares que tengo cierta predilección que un día de estos tengo que volver a visitar.
-¿Qué lugares?... Me gustaría volver a América, deambular por lugares desconocidos para el hombre, descubrir hermosos resquicios de tierra virgen. Debe de haber múltiples misterios que aún no hayamos descubierto, y me gustaría averiguarlos… Pero pueden pasar años para que eso ocurra.- Sonreí con ternura. Estaba claro que no siempre iba a hacer lo primero que pasase por mi cabeza, pero un día sucedería.- También desearía volver a las blancas tierras de Finlandia e Islandia. Islandia siempre me ha parecido interesante y misteriosa, una isla volcánica cubierta por varios centímetros de nieve en una parte, y completamente desierta, volcánica y cálido en otra parte. Si os dijera que me he internado en aguas cálidas y a mi alrededor estaba cubierto de nieve no os lo creeríais, no si se es muy escéptico. Japón, me encanta ese país, tan tradicional y original… La belleza de sus bosques me sorprende, las bellas doncellas y geishas con sus kimonos, recogidos espectaculares y el maquillaje de sus rostros… los ninjas fieros y justos… Es todo un esplendor.
Desearía visitar muchísimos más lugares que no he visitado, como vos habéis dicho, nunca he visitado Egipto, no he tenido ese placer.
- La conversación se vio interrumpida por el estrepitoso ruido del golpear de la puerta.

Me puse alerta al instante. ¿Quién podría ser…? Aquella presencia… me resultaba muy familiar. Temí lo peor. Miré a Marius una última vez antes de desaparecer por la puerta del salón y dirigirme a la entrada. Abrí por fin ésta y un impulso me echó hacia atrás. Caí al suelo, me lamenté por ello. Alguien estaba encima de mí, abrazándome.
Observé un cabello rubio como el sol, tan largo como el mío. ¿Anette? No podía ser. La cogí de los hombros, y las dos sentadas en el suelo nos quedamos mirando. Era ella. Reconocería aquellos ojos verdes en cualquier lugar, al igual que aquel rostro tan fino y blanquecino de rosadas mejillas. Me dedicó una sonrisa y volvió a abrazarme. Yo estaba desorientada, ¿por qué había vuelto, y ahora?
-No sabes cuánto te he echado de menos Katherine.- Me dijo sollozando.- El otro día… un vampiro… me… me…- Y se echó a llorar, apoyando la cabeza en mi pecho y abrazándome desde la cintura.
-Tranquila chérie, levántate.- Ayudé a que se pusiera en pie y la llevé hasta el salón. Me había olvidado por completo de la presencia de Marius por la sorpresa de ver a Anette.

- Siéntate y recobra el aliento.- Se sentó en un sillón y comenzó a sollozar de nuevo. Su rostro estaba manchado por las lágrimas de sangre que caían sin cesar.
Me puse de rodillas ante ella y comencé a secárselas con un pañuelo, el mismo con el que limpié las lágrimas de Marius. La sangre comenzaba a nublarme, la sangre de inmortales tenía un poder y un olor superior al de los humanos, y no estaba en condiciones. Despejé mi cabeza y seguí con mi cometido. Una vez estuvo tranquila, comencé a hablar.
-Anette, ma chére, me has hecho una visita muy inesperada. ¿Qué te ocurre?
-Te…tengo miedo Kathy, hace unos días un vampiro me atrapó. Me dejó inconsciente, no me preguntes cómo porque no lo sé. Y me desperté en una habitación repleta de lujo y color, propia de una princesa. No sabía dónde estaba ni qué hacía allí. Apareció un vampiro mayor, que dijo conocerme, que conocía mi olor. Yo no comprendía nada Kathy, no sé quién era y por qué me conocía.- Comenzó a llorar de nuevo, sequé sus lágrimas de nuevo.- Y…y me prometió una inmortalidad feliz, lujosa y llena de amor, no quise corresponderle, ya me conoces, soy un espíritu libre y…y…- De nuevo aquel llanto imparable.- Kathy, él me forzó, yo no quería hacer nada, luego me llamó… me llamó Katherine. Estaba ciego de cólera después de darse cuenta de lo que había hecho. Se disculpó de una manera descortés y me dejó allí. No me atreví a enfrentarle…- ¿La llamó Katherine? Me temí lo peor.- Si me hubiese conquistado como un caballero no me habría negado a pasar un buen rato con él, a intercambiar sangre y demás, pero fue un completo estúpido...- Igual de libertina que siempre... no cambiaría.
-Anette, Anette... escúchame, ¿cómo era, el vampiro?
-Pues tenía el pelo negro y los ojos azules, tenía un cuerpo para morirse, cuando se dio la vuelta vi que tenía una cicatriz en la espalda y…- Tapé su boca con la mano. Se trataba de François. Había olido en su sangre la mía… ¡Inepta! No debía haber dejado a mis hijos solos, pero yo no tenía la mayor parte de culpa. Aquel cruel vampiro la mancilló con su cuerpo creyendo que era yo. Incesto.
Me había quedado callada, mirando los ojos verdes de Anette, sin expresión y sin moverme. La sentí nerviosa. No sabía qué hacer o decir. La abracé, simplemente.
-Tranquila… ya pasó todo…


Katherine Lefevre
Maison ~ Conóceme ~ Relaciones


La Douce Folie :

Katherine Lefevre
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 527
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 632
Localización : París

Ver perfil de usuario http://cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mascarade [Marius]

Mensaje por Marius de Romanus el Dom Ene 09, 2011 9:33 pm

Cuando parecía que la noche no podía decaer, que todo acabaría perfecto como la noche anterior, alguien llamó a la puerta.
Por culpa de mi falta de concentración, que estaba toda fija en Katherine, no detecté a tiempo la presencia del nuevo bebedor de sangre en París. No había reparado en él hasta que llamó a la puerta. Tenía que estar más atento para evitar futuras sorpresas.
Katherine voló por la casa hasta llegar a la puerta, yo lo veía todo a través de sus ojos pues no me atreví a moverme del sillón. Ahora que reparaba en la visita, había algo en ella que me recordaba a Katherine, la sentía como una parte de la anfitriona.
Supuse que sería uno de sus hijos, lo mejor que podía hacer era esperar quieto, aunque lo estaba viendo todo y me era muy difícil no escuchar.
Escuché sollozos, y estos se acercaron al cabo del tiempo. Katherine entró llevando a rastras a una vampira de pelo rubia que parecía la mar de contenta de haber llegado por fin junto a su madre.
Yo me quedé inmóvil, parecía que no había reparado en mi y estaba demasiado excitada como para comenzar con presentaciones.
Como tercera persona, escuché la historia que la recién llegada relató. Después de muchos sollozos y lágrimas de sangre, por fin terminó y Katherine pareció alarmada.
Hacía poco que conocía a Katherine pero ya era capaz de notar cuando estaba triste o cuando alegre, cuando se sentía confiada o por lo contrario alarmada.
No conocía mucho de los detalles de la vida de Katherine junto a su creador, pero por el contexto y el miedo que vi reflejado en los ojos de las dos mujeres podía sonsacar que el viejo vampiro no estaba muerto y seguía obsesionado con su querida hija.
Me sentí apartado, y para que menos, se trataba de un asunto familiar. Aún así, no me dispuse a marcharme. Sentía demasiado aprecio hacia Katherine como para quedarme con los brazos cruzados.
Me levanté del sillón, acercándome a la pareja. De camino, iba apartando todas las imágenes de los reyes pues lo que pensaba hacer podía poner en peligro su secreto si no andaba con cuidado.

-Pequeña…- susurré separando a la invitada de los brazos de su madre. Abrió mucho los ojos cuando me vio, ahora se acababa de reparar en mí. No me importo-… nadie tiene el derecho de hacerte llorar, y yo te voy a dar las fuerzas para que no derrames más lágrimas- Arremangué la manga de mi levita y mordí mi muñeca, luego la ofrecí a la vampira temblorosa, invitándola a beber.
El último que bebió de mi sangre fue Lestat, y de eso ya había pasado unos cuantos años. La sangre de Akasha junto a la mía añeja la harían más fuerte para que no temiera a nadie ni a nada.



Marius de Romanus
Conoce a Marius ~ La Isla del Mar Egeo

"Mi mundo es el infierno de los infieles. Mi sangre, el placer de los inmortales"


Marius de Romanus
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 663
Fecha de inscripción : 22/03/2010
Edad : 1836
Localización : Venecia

Ver perfil de usuario http://www.cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mascarade [Marius]

Mensaje por Katherine Lefevre el Lun Ene 10, 2011 10:37 pm

-Pequeña…- una mano nos separó a las dos. ¡Me había olvidado de la presencia de Marius! Que vergüenza…-… nadie tiene el derecho de hacerte llorar, y yo te voy a dar las fuerzas para que no derrames más lágrimas.- Arremangó su manga y se mordió la muñeca, ofreciéndosela después a Anette.
Primero me miró como pidiendo mi permiso, pero no pudo resistirse más. Tomó su muñeca y comenzó a beber de la sangre de Marius. Observé como bebía, mis labios se separaron un poco por la fuerza que tenía la sangre de Marius. Me levanté de inmediato y me di la vuelta, caminando para despejarme. Acabé sentándome en el sillón en el que estaba antes Marius, con los dedos índice y corazón apoyados en la sien y el pulgar en la barbilla. Me les quedé mirando, parecía pensativa, y acertarían. François estaba en mi mente, no temía por mí, sino por Anette, Nicolas y Auguste, aunque por este último temía mucho menos – le hice demasiado bien, es muy poderoso y mayor, no creí que tuviera problemas con François. En aquella postura estuve mirando hacia los dos vampiros. Me alegraba por Anette, con la sangre de un antiguo será más poderosa y no tendrá que temer a nada ni a nadie… pero sabía cómo era Anette. Daba la sangre a cualquier vampiro que se encontrase, era demasiado libertina, y no me gustaba la idea de que otros vampiros se hicieran más poderosos a costa de la buena fe de Marius. Tampoco influirá tanto, ¿verdad?
Por fin, Marius ordenó parar a Anette, si por ella fuera le habría dejado con lo suficiente para vivir, avariciosa, ¿pero cómo contenerse?, sería una proeza digna de un luchador. Anette se quedó maravillada con Marius, le miraba con los ojos muy abiertos y una sonrisa en su rostro. No podía percibir qué estaba pasando por su cabeza, pero podía imaginármelo.

-Gracias por ofrecerme tu sangre, …
-Marius.- Ayudé a Anette a continuar con su frase.
-…Marius.- Seguía mirándole embobada.- ¿Sabes que tienes unos ojos preciosos? Y ese pelo tan brillante y espléndido. Eres hermoso...- Comenzó a tocar su melena con sus dedos. No podía creerme lo que estaba oyendo en boca de Anette, no, espera, sí que me lo creía, era exactamente lo que tenía en mente que podría ocurrir.- ¿Quieres pasar la eternidad junto a mí?- preguntó con una voz encantadora. Mi anterior posición se vio interrumpida, mis ojos se abrieron de par en par, y si no tuviera un mínimo de modales, a mi boca le habría pasado lo mismo.- ¿Qué me dices, Marius? Tú y yo estamos predestinados, lo sé, es un sentimiento que ha brotado en mí ahora mismo. Sé que si no podemos estar juntos no podré seguir adelante. El corazón me palpita velozmente, me duele sentir todo esto, incluso lloraría si no estuviera hablando…
-Estás cegada por su sangre Anette, no te pongas melodramática chérie. Pronuncia todas las frases cargadas de amor que pasen por tu cabeza, pero eso que ahora mismo sientes acabará marchitándose como una rosa entre las páginas de un libro.
-¡Eso es mentira! ¡Estás mintiendo!- Se tambaleó un poco antes de levantarse.- Ah… ya sé, estás celosa de que una vez en mi vida sienta lo que tú nunca has sentido.
Aquellas palabras hicieron añicos en mi corazón. La miraba, con las manos encima de las piernas, sin ninguna expresión alguna. ¿Y no tendrá razón? Puede que tenga razón, pero tú también la tienes. Está bajo la embriaguez de la sangre de Marius

-Deberías marcharte.- Dije finalmente, apoyando las manos en los posa brazos, haciendo fuerza para levantarme. Me dirigí hacia la puerta del salón cuando Anette me cogió del brazo.
-No, espera, lo siento Katherine. No sé… por qué he dicho eso.
-No te disculpes.- Tienes toda la razón del mundo…
-Es lo que siento, una presión en mi pecho y un te quiero en los labios.- Se giró para mirar a Marius. No quise leer su mente por respeto, pero estaría igual que yo: perplejo, sin saber qué decirle a una niña para no hacerle daño, pensando las palabras correctas. ¡Ebria! Está ebria, ese es el problema. Tu buena fe ha desembocado en un grave problema, o tal vez sencillo.- Sé que este amor es para siempre, eterno. ¿Y si nos tenemos que separar un tiempo? ¡No importa! Nuestro amor seguirá para siempre. Cuando la necesidad de estar juntos aparezca, prometo una cosa…
• Recorreré océanos de tiempo para encontrarte.- Dijimos al unísono.
Sabía que Anette me fulminaría con la mirada, pero no pude evitar una media sonrisa. Sabía qué palabra iba a decir después de otra, aunque no pudiera leer su mente. La conocía como a mí misma, toda una pena, ¿verdad?
-¿Qué me respondes, Marius?- se puso frente a él, con esa típica facción inocente. Pensé... ¿Habría algo para poder advertir a Marius de la manera de ser de Anette? Por supuesto... habría que narrar su historia. Me coloqué sentada en el diván, y les miraba con una sonrisa.

-¿Y por qué no antes le cuentas como eres, Anette? ¿No crees que si le cuentas la historia de tu vida se enamorará más de ti?- Silencio. Un nudo en la garganta.- Siéntate Marius, Anette, por favor.- La indiqué que viniera junto a mí, vaciló un instante, pero pronto se sentó a mi lado, en el diván.- Nos saltamos el nací, crecí… ¿No, Anette? Corría el año 1396, Auguste estaba aún a mi lado. La nobleza francesa celebraba una fiesta en palacio, solo para los más recatados invitados. La hija del rey Carlos VI, Isabel de Valois, de tan solo 7 años de edad, iba a casarse, ¡era toda una noticia! En mi opinión… pobre muchacha, aunque el matrimonio con Ricardo II de Inglaterra fue bastante afortunado. En aquel baile, en el que dos bebedores de sangre observaban, conversaban y disfrutaban de la aristocracia francesa, una muchacha llamó su atención. Auguste se sintió igual de atraído por ella que yo, no pude contenerme. La invitamos a mantener una conversación, mientras Auguste hablaba con ella yo me internaba en su mente. Una muchacha que rompía todas las reglas pactadas, tan libertina y con tanta personalidad, hizo que cayéramos en sus brazos. Pero en cuestión de romper el corazón era única. Mantenía un romance secreto a los ojos de los demás nobles, por supuesto, también de sus padres. Cuando Auguste le propuso que huyera con nosotros no se lo pensó dos veces, dejó a su amante con el alma en los pies. Se sentía atraída por nosotros, no lo niego, pero lo que de verdad le movía era poder escapar de aquella vida desgraciada que llevaban los aristócratas. No la culpo, yo habría hecho lo mismo. Su conversión fue… especial. Auguste le quitó la vida y yo le di otra. Pero los problemas vinieron después. Ella necesitaba muy ocasionalmente frecuentar… como decirlo con tacto… otras camas.- Anette se quejó, no hice caso a sus palabras e injurias, sabía tan bien como yo, que era cierto.- Auguste era quien más la amaba, y eso acabó rompiéndole el corazón. Se fue de nuestro lado, se separó de mí porque no me soportaba más, siempre tranquilizándole, protegiendo a Anette ”Esa es su naturaleza, no puedes cambiarla. Ella te quiere, y lo sabes.”. Pero no pudo aguantarlo más. Anette no parecía afectada, seguía con aquella vida de viciosa que aún lleva. Pero acabó yéndose de mi lado, no soportaba que cada día le recordase que había hecho daño a sus padres. No tiene escrúpulos, es la típica señorita de la nobleza que no mueve un dedo, pero que perfectamente puede hacer daño a sus seres queridos.
Un momento de silencio, antes de que Anette comenzara a replicarme... Advertir a Marius era la mejor manera de que no acabara dolorido, como Auguste y yo. Sufrimos mucho por su culpa, pero lo soportamos. Tanto tiempo que Auguste tuvo que marcharse.

-¿Pero por qué dices esas cosas de mí? ¿Crees que soy la escoria entre los vampiros? Eres cruel, no esperaba que pensases eso de mí.
-Yo no he dicho eso, Anette. Niégame si algo de lo que es dicho es mentira, niégamelo.- Silencio de nuevo. Siempre haciéndose la víctima…- Usa la historia como os parezca Marius, tan solo os he avisado, os he explicado cómo es Anette: su carácter y personalidad. Un día te hará daño, puede que no intencionadamente, pero lo hará.
-Pero nuestro amor permanecerá siempre.- Respondió Anette con aquella jovial sonrisa.
-¿Cómo el nuestro? Espero que no.- Entoné con cierto sarcasmo. De pronto la sentí sentada de lado en mis piernas. Mirándome, acariciando mi rostro, mi cuello, mis senos…
-¿Acaso no me amas? ¿No me quieres?... ¿No me deseas?- Preguntó cerca de mis labios. ¿Estaba retándome? Maldita sea… hacía tanto tiempo que no estaba con ella… y no había sufrido por ello como ahora sufría por sus caricias. La miré a los ojos, no podía pronunciar palabra. Y me besó, como siempre lo hacía, con pasión, deseo… El beso terminó, como todo...
-¿Ves? Sigues queriéndome.
-Nunca podría dejar de quererte, y lo sabes. Eres mi niña…


Katherine Lefevre
Maison ~ Conóceme ~ Relaciones


La Douce Folie :

Katherine Lefevre
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 527
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 632
Localización : París

Ver perfil de usuario http://cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mascarade [Marius]

Mensaje por Marius de Romanus el Mar Ene 11, 2011 12:09 am

Me esperaba una reacción similar a la que Anette sufrió pero no tan fuerte ni exagerado.
No podía dar crédito a lo que oían mis oídos: Promesas de amor eterno, compañía inmortal, etc. Aquello me sobrecogió, y me hubiera sentido conmovido si no fuera por la embriaguez que mi sangre le había producido.
Callé, por miedo a dañar los sentimientos de una vampira tan joven pero tarde o temprano tendría que pensar algo pues no podía ni pensaba llevármela conmigo.
Tal vez si mi situación fuera otra, no me importaría acogerla durante un tiempo, era belleza de vampira y enamorarse de ella no resultaba muy difícil.
No me hacía falta la historia de Katherine para imaginarme como sería el comportamiento de Anette, pero sirvió para corroborar mis sospechas.
La pobre Anette pareció dolida, pero luego hizo “ver” a su querida madre el amor que aún sentía por su hija.
¿Pero era amor lo que sentía Anette o tal vez fuera atracción por el cuerpo de su madre? No pensaba inmiscuirme, que creyesen lo que sus corazones mejor asimilasen. La felicidad estaba en la ignorancia.
Anette disfrutaba con la seducción, demasiado diría yo… con ese comportamiento ¿cuánto duraríamos juntos? ¿5 años, tal vez 10? Me atraía más la seriedad, pero no quería decir que no fuera suculenta la idea de adoptar una vampira a la que poder enseñar… pero lo dudaba y no quería arriesgarme. De todas formas, por mucho que me lo pensara, no podía llevármela conmigo.
Temiendo dañar sus sentimientos, me acerqué a la pareja que seguía intimando. Cerré mi mente a cal y canto. Mi intrusión hizo volver a la realidad a la pareja y yo me arrodillé delante de Anette.

-Anette, que hermosa eres- tomé su rostro entre mis manos y la acerqué a mi para poder besarla- Tu compañía ahora sería un punto de luz que iluminaría la salida de mi profunda oscuridad- volví a besarla con ternura- Tu vivacidad y alegría despertarían este viejo corazón- besé sus manos varias veces. El corazón de Anette comenzaba a acelerarse, el de Katherine también ¿por qué? Tal vez pensaba que, aún habiendo escuchado la historia de Anette, había sucumbido a la trampa que era la belleza de su hija… no podía saberlo, había cerrado mi mente y la suya estaba fuera de mi alcance en estos momentos- Pero he vivido muchos años y no soporto más esta época… me es demasiado confusa y no consigo adaptarme- Anette iba a replicar, pero sellé sus labios con uno de mis dedos- Sé lo que vas a decir, mi amor, pero estoy perdido… ni tú podrías ayudarme a adaptarme. Quiero dormir… tal vez 50 años, tal vez más- aquella mentira era la mejor manera de deshacerme de aquel problema. Sabía ocultarme, llevaba muerto para cientos de vampiros casi 500 años… no sería un problema para mi esconderme de una joven vampira- Juro que cuando despierte iré en tu busca y tú me ayudaras a adaptarme en una nueva época que será mucho mejor que esta, estoy seguro- llené su rostro de besos mientras no paraba de repetir:- ¿Me esperarás, mi amor?


Marius de Romanus
Conoce a Marius ~ La Isla del Mar Egeo

"Mi mundo es el infierno de los infieles. Mi sangre, el placer de los inmortales"


Marius de Romanus
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 663
Fecha de inscripción : 22/03/2010
Edad : 1836
Localización : Venecia

Ver perfil de usuario http://www.cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mascarade [Marius]

Mensaje por Katherine Lefevre el Mar Ene 11, 2011 10:40 pm

Marius se acercó a nosotras y se arrodilló. La mirada de Anette se volvió esperanzadora, brillaba de la emoción. Muchas veces llegaba a arrepentirme de mis actos cuando se trataba de Anette. Hacía un momento estaba besándome, pero cuando se le ponía alguien a tiro, se lanzaba sin pensarlo dos veces.
-Anette, que hermosa eres.- Tomó su rostro con sus dos manos y la besó. ¿Ya había caído en las redes de Anette? Me defraudaba considerablemente, no esperaba que alguien como Marius, después de haber oído múltiples relatos de su vida, fuera de aquella manera. Aún sufría con lo ocurrido con Pandora, ¿por qué quería arriesgarse a pasar lo mismo con Anette? O puede ser… una treta. Quise leer su mente. La petición me fue denegada, estaba completamente cerrado.- Tu compañía ahora sería un punto de luz que iluminaría la salida de mi profunda oscuridad.- Aquellas palabras parecían demasiado reales, y sus besos hacia ella me lo corroboraban un poco más. Espera un poco, escucha…- Tu vivacidad y alegría despertarían este viejo corazón.- Besó sus manos innumerables veces. Me estaba poniendo tensa, ¿qué demonios había pasado con Marius? O tenía un trastorno que le impedía rechazar a alguien como Anette, o era un poco tonto. Anette era una vampira muy hermosa, había que reconocerlo, cualquier hombre se sentiría atraído por ella, y cualquier vampiro. Pero Marius no era un vampiro cualquiera, era especial, o al menos, eso creí. También cabía la posibilidad de que fuera un juego… ¿pero por qué me sentía tan nerviosa?- Pero he vivido muchos años y no soporto más esta época… me es demasiado confusa y no consigo adaptarme.- Selló los labios de Anette con un dedo, como siempre, iba a rechistar.- Sé lo que vas a decir, mi amor, pero estoy perdido… ni tú podrías ayudarme a adaptarme. Quiero dormir… tal vez 50 años, tal vez más. Juro que cuando despierte iré en tu busca y tú me ayudaras a adaptarme en una nueva época que será mucho mejor que esta, estoy seguro.- Llenó su rostro de besos tras aquella revelación.- ¿Me esperarás, mi amor?

No podía creer lo que acababa de oír. Había conversado con él de innumerables historias, mayoritariamente de nuestras vidas… Nunca me reveló la necesidad de dormir en esta época. Me extrañé. Aún así había jurado a Anette que la buscaría… Tragué saliva. Anette estaba igual que yo, aunque sabía que no estaba tan afectada. Le di un golpecito en la pierna para que se levantara y me dejase paso para salir del sillón. Me sentía claustrofóbica en aquellos momentos. Anduve por la habitación, me puse a contemplar un cuadro como escusa, mi figura estaba de espaldas a ellos. ¿Qué contestaría Anette? Me extrañaría que le esperase, no podía aguantar tanto tiempo. Se acabaría olvidando de él.

-Claro que te esperaré, amor mío.- De lleno en toda la frente. ¿Qué estaba ocurriendo? ¿Por qué ese cambio en Anette? ¿Por qué me sentía yo mal al escuchar las palabras de ambos? Maldición… ¿qué demonios te ocurre? ¿Estás celosa?- Si es necesario esperaré junto a tu lugar de descanso, ansiosa de ver tus preciosos ojos azules en el despertar. Yo te ayudaré a comprender la nueva época, yo seré tu compañera durante mucho tiempo…- En aquel momento justo, mantenía en mis manos una taza de té antigua, pues la presión me había ordenado tener algo con lo que entretenerme. Al haber escuchado las palabras de Anette, estallé en shock, y la taza se me cayó al suelo rompiéndose en mil pedazos.- ¿Estás bien Katherine? Deberías ser más cuidadosa, chérie.- Me mordí la lengua para no soltar una barbaridad. ¡Y ahora encima me copiaba! Respira hondo Katherine… Silencio.
-No, estoy bien.- Dije tajante. Mi voz no poseía expresión, era un tono normal.- Solo necesito descansar.
-Ah, vale. Por mi perfecto.- Enarqué una ceja, apareció en uno de mis ojos una especie de tic. Me di la vuelta cuando recompuse mi postura. Miré el cuadro de Marius, me tocaba de frente. Se me hizo un nudo en la garganta. Me dirigí a la puerta del salón.- Te quedas a dormir en casa de Katherine, ¿verdad? ¡Qué suerte! Solo tiene una habitación de más con un ataúd, el mío me lo llevé con mi partida. Dormiré contigo esta noche, todas las noches que desees…- Le atrajo hacia sí y le besó como solo ella sabía. Salí, dirigiéndome al sótano, y con mi paso hacia la bodega.

Estaba que echaba humo, literalmente. Parecía que no le importaba nada a Anette, ¡y luego quería mi consuelo y protección! ¡Que la parta un rayo! No tardé en llegar a mis aposentos nocturno, entrando y devolviendo la pared a su posición inicial. Me miré en el espejo que cubría la pared entera. Llevé mis manos atrás, soltando las cuerdas del vestido, dejándolo caer al suelo. Me quedé completamente desnuda. Me observé.
Yo también soy hermosa, ¿verdad? Tengo mucho amor y cariño que dar, algo que Anette no puede ofrecer. ¿No soy bella? ¿No soy una musa blanca de cabello cobrizo y mirada cristalina? Así me llamaba Nicolas… Era su musa. ¿Y por qué entonces Anette es más afotunada que yo? Puede tener al hombre, mujer o vampiro que quiera. ¿Y yo? ¿Podía? Ella ha conseguido a Marius muy fácilmente. Ridículo. ¿Cómo era eso posible? Ah, sí… su hermosura, su sensualidad, su erotismo. Olvídalo, no vale la pena torturarte tanto psicológicamente… Descansa.
Dormiría con el vestido del retrato. Como si fuera una princesa del bosque. Dejaría que mi agonía se esfumase para siempre, en el mundo de los sueños…


Última edición por Katherine Lefevre el Miér Ene 12, 2011 7:07 pm, editado 1 vez


Katherine Lefevre
Maison ~ Conóceme ~ Relaciones


La Douce Folie :

Katherine Lefevre
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 527
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 632
Localización : París

Ver perfil de usuario http://cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mascarade [Marius]

Mensaje por Marius de Romanus el Miér Ene 12, 2011 12:16 pm

-Será encantador tenerte durmiendo junto a mí, amor mío- la farsa tenía que continuar, no hubiera sido buena idea negarme a su invitación.
No comprendí la reacción de Katherine, tampoco podía leer su mente para asegurarme. Lo mejor que podía hacer era dejarlo pasar y preguntárselo más tarde.
Ahora tocaba deshacerme de Anette de la forma más sutil que se me pasara por la cabeza.
El amanecer estaba por llegar y el cansancio ya hacía mella en la joven Anette, el sueño le venía y utilizaba toda su fuerza de voluntad para mantenerse despierta- Vamos pequeña, es hora de esconderse- La tomé en brazos para hacer la escena más hermosa y la llevé hasta las bodegas donde se encontraba mi habitación.
No me parecía una idea demasiado suculenta el hecho de dormir con Anette. Pensé en seguida en Katherine, no creo que le importara que pasara esta noche junto a ella.
El plan era conseguir que Anette se durmiera antes de que las fuerzas me abandonaran e ir corriendo junto a Katherine para poder dormir los dos juntos.
Anette no dejaba de acariciar mi rostro con cariño, entornando los ojos y abriéndolos después de par en par para combatir el sueño.
El muro de piedra se echo a un lado y la habitación en la que había pasado ya una noche apareció a la vista.
Entramos y cerré el muro a mis espaldas, dejé a Anette junto al ataúd y le desabroché los zapatos. También la desposeí de sus medias y a continuación de todo el vestido para dejarla totalmente desnuda. Me afanaba a depositar cientos de besos en su bonita piel, admirando también su maravilloso cuerpo. Ella se metió en el ataúd y esperó a que me quitara la ropa para unirme a ella. Cuando hice amago de quitarme la levita, ella ya había sucumbido al sueño y yacía en un sueño mortal que no se desvanecería hasta que el sol se ocultara de nuevo.

-Descansa tranquila bella dama- cerré el ataúd ocultando a la vampira a la vista de todos.
Abrí el muro de la habitación y lo volví a cerrar cuando salí.
Siguiendo el rastro de Katherine, llegué hasta un nuevo muro falso que escondía su habitación. El mecanismo de apertura era idéntico al de mi habitación, no me fue difícil mover el muro.
La habitación de Katherine estaba mejor provista que la mía, como tenía que ser para la señora de la casa. Mis ojos no podían ver a Katherine, pero mi instinto me decía que ella estaba allí- ¿Katherine?-pregunté- Anette acaba de caer rendida y me preguntaba si me dejaríais dormir con vos esta noche- callé esperando una respuesta por su parte.



Marius de Romanus
Conoce a Marius ~ La Isla del Mar Egeo

"Mi mundo es el infierno de los infieles. Mi sangre, el placer de los inmortales"


Marius de Romanus
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 663
Fecha de inscripción : 22/03/2010
Edad : 1836
Localización : Venecia

Ver perfil de usuario http://www.cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mascarade [Marius]

Mensaje por Katherine Lefevre el Miér Ene 12, 2011 7:34 pm

Faltaba poco tiempo para que el sol saliera por el horizonte. No tenía sueño aún, me gustaba acostarme en las horas del alba. ¿Y qué podía hacer? ¿Quedarme quieta y darle vueltas a la cabeza? No sería muy agradable, desconocía lo que mi subconsciente quería decirme…

Cogí el vestido del suelo y caminé hacia la pared de la derecha… un baño me tranquilizaría. El mecanismo era similar al de entrada. Un cuadro ocultaba el lugar a donde quería ir. Con delicadeza lo eché a un lado, cerrándolo tras de mí. Tenía un baño magnífico en mis aposentos formales, pero muchas veces me tranquilizaba más allí abajo, aislada del mundo, dejando volar mi imaginación.

El agua comenzó a llenar la bañera. El agua era cálida para mi cuerpo, y aquello reconfortaba y tranquilizaba sobremanera. Eché sales aromáticas al agua. Recogí mi cabello para que no se mojara, y me sumergí en el agua. Era un gozo sentir el agua cálida en la piel, sobre todo para un vampiro. A veces, olvidaba lo fría que podía llegar a estar. Me infundí en mis pensamientos, olvidando el tiempo, olvidándome de dónde estaba. Anette… siempre te hace sufrir… ¿La amas? ¿Y por qué lo haces? Ella por ti solo siente el deseo… la lujuria… ¿De verdad quieres seguir así? Eras más feliz sin ella… abandónala… No sufrirá y lo sabes… No eres nada para ella… ni ella es nada para ti… ¡Mentira! Salté por aquel viaje mental. ¿Tendría razón mi mente? Yo no era cruel, yo no podía dejarla. Si ella quería dejarme, lo aceptaría, me dolería… pero no sería yo quien diese el paso.

-¿Katherine? Anette acaba de caer rendida y me preguntaba si me dejaríais dormir con vos esta noche.- Enarqué una ceja. ¿Marius?

Salí de la bañera. Sequé mi cuerpo y me puse el vestido lo más rápido que pude. Después solté mi cabello. Me dirigí al cuadro, el que pronto se movió de su lugar, dejándome pasar al otro lado de la sala. En efecto, allí estaba Marius. Recordé las palabras que me había dicho.
“Anette dormida. Dormir conmigo esta noche.” No comprendí.
-¿Mentíais?- pregunté. Caminé lentamente rodeándole, necesitaba moverme.- ¿Por qué? ¿Creéis que Anette no tiene sentimientos?- Me paré en seco. Hice una mueca.- Formularé de nuevo la pregunta, ¿creéis que a Anette le importara que le hayáis mentido? No. Mientras consiga lo que quiere, los demás le dan igual.- Me encogí de hombros.- Espero que vos no caigáis en sus juegos. En un principio me parecíais bastante capaz, espero que no equivocarme.- Pensé en su proposición.- ¿Os da miedo dormir con Anette?- Reí con dulzura.- Si lo tenéis no debéis avergonzaros, es muy normal. Podéis quedaros aquí.- Sonreí débilmente. Me miré en el espejo de reojo. Estaba claro que la belleza de Anette tenía sus límites, ni ella podría conseguir a alguien como Marius. Sin duda, Pandora era la vampira más hermosa que había divisado.


Katherine Lefevre
Maison ~ Conóceme ~ Relaciones


La Douce Folie :

Katherine Lefevre
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 527
Fecha de inscripción : 21/03/2010
Edad : 632
Localización : París

Ver perfil de usuario http://cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mascarade [Marius]

Mensaje por Marius de Romanus el Jue Ene 13, 2011 12:11 am

Como predige, Katherine se encontraba en aquella habitación. No me sorprendió para nada el hecho de que detrás del cadro hubiese otra puerta secreta a una habitación secudaria ¿Mi cuarto tendría otro parecido o solo se trataba de un privilegio para la dueña de la casa?

-¿Mentíais? ¿Por qué? ¿Creéis que Anette no tiene sentimientos? Formularé de nuevo la pregunta, ¿creéis que a Anette le importara que le hayáis mentido? No. Mientras consiga lo que quiere, los demás le dan igual. Espero que vos no caigáis en sus juegos. En un principio me parecíais bastante capaz, espero que no equivocarme ¿Os da miedo dormir con Anette? Si lo tenéis no debéis avergonzaros, es muy normal. Podéis quedaros aquí.

-No es miedo lo que siento hacia Anette- dije después de agradecer que ella aceptara- es compasión. Me compadezco de alguien como ella, de todos los que afirman sentir amor cuando están ebrios de sangre. Aunque parece que Anette no necesita tal escusa para sentir ese “amor” ¿me equivoco?- me quité la levita y a continuación la camisa. Mañana sería un día importante y la ropa tenía que estar en perfectas condiciones. El aspecto tendría que ser lo de menos teniendo en cuenta que voy a volver a la vida pero siempre he sido bastante coqueto.
Los pantalones también desaparecieron y se reunieron junto a la ropa perfectamente doblada- He tenido que mentir para no dañar los sentimientos de un ser tan joven y débil, sentimentalmente, como lo es Anette- luego me acerqué a Katherine para repetir el proceso de Anette- He sabido esconderme de muchos vampiros durante cientos de años. Anette se olvidará de mi, como tu bien sabes, y seguirá siendo la misma vampira libertina- Pasé mis manos por los costados de Katherine, hasta llegar a las cuerdas de su vestido. Cuando deshice el nudo, el vestido cedió y poco a poco fui bajándoselo.
Katherine era la viva imagen de la belleza en persona, no tenía nada que envidiar… más bien lo contrario. No pude evitar venerar aquel cuerpo pálido dando algún que otro beso en partes que merecían ser adoradas.
Me sentía privilegiado de poder contemplar aquella hermosura con mis propios ojos. Todo aquello lo sentía dentro del respeto que ambos nos habíamos ganado durante estos dos días. Estas dos lunas había conectado con Katherine a la perfección y mi partida desgarraría a ambos hasta hacernos llorar- Eres muy hermosa, Katherine- y la besé con todo el cariño que había acumulado desde que nos conocimos en aquel baile de máscaras del Palais Royal- Vamos, descansemos juntos. Mañana nos espera una importante noche.


Marius de Romanus
Conoce a Marius ~ La Isla del Mar Egeo

"Mi mundo es el infierno de los infieles. Mi sangre, el placer de los inmortales"


Marius de Romanus
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 663
Fecha de inscripción : 22/03/2010
Edad : 1836
Localización : Venecia

Ver perfil de usuario http://www.cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mascarade [Marius]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 8:53 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.