Menú






Compañeros
Crear foro









Click: Afiliados Vip-Élite


Hogwarts
You Know You Love Me Rol




Bvlgaria
Théâtre des VampirestokyoBlood And SinPhotobucketCabaretHogwarts: Marauder TimeSpecialis RevelioVolterra Night Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPicLa obscuridad eternaA bizarre love story     Klinzmann Mental HospitalNomen Sapientiaehttp://secretname.forosactivos.net/forum.htm Academia St. Hathaway






Últimos temas
» Casting para Claudia
Jue Ene 29, 2015 12:29 am por Lirio azul

» Casting para Claudia
Jue Ene 29, 2015 12:29 am por Lirio azul

» Théâtre des Vampires
Miér Ago 27, 2014 6:07 pm por Tristán Evans

» Luccia Venturi
Miér Jul 30, 2014 6:29 pm por Tristán Evans

» Buenas tardes
Miér Nov 27, 2013 1:51 am por Luccia Venturi

» Los antiguos
Miér Jun 12, 2013 11:54 pm por erick roal

» Dudas
Vie Mayo 31, 2013 10:13 am por Armand

» Lydia Deetz
Mar Mayo 28, 2013 1:48 am por Capt. leon

» Juego de la Verdad.
Jue Abr 11, 2013 5:37 pm por Sayra Luk Richter


Aprendiendo...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

default Aprendiendo...

Mensaje por Persephone el Dom Ene 30, 2011 7:35 pm

Aquella mañana me desperté temprano, aún no había amanecido. Me quedé sentada en mi cama leyendo a la luz de una vela. Mamá ya no se quedaba conmigo en la cama, ¿sería porque sabía que estaba segura? Mi papá y Lilith nunca me harían daño, lo sabía y ella lo estaba asumiendo poco a poco. Quería pasar aquel día con papá, por lo que me vestí con un vestido que me regaló papá hacía unos días. Se componía de una faldita de cuadros y una camisa de encaje de manga corta. Después de ponérmelo me puse los calcetines y unos zapatos negros. [Vestido: http://img823.imageshack.us/img823/8841/gothiclolitacorsetsshir.jpg ]. Tras terminar escribí una nota a mamá en la que decía que iba a pasar el día con papá y que no se preocupara. Salí de casa cuando el sol estaba saliendo con lentitud del horizonte. Entré en la mansión principal, donde estaría mi padre. Subí las escaleras corriendo y fui a su habitación. La costumbre que tenía siempre era de abrir la puerta de golpe, no me gustó nada lo que vi. Estaba tumbado en la cama con la tía Lilith y estaban desnudos. Me di la vuelta, dándoles la espalda. Me había acostumbrado desde que mamá sufrió por mi culpa. Cada quien era libre de amar a quien quisiera, pero no me gustaba verlo, ni mucho menos. ¿Por qué estaban desnudos? Ni quería saberlo.

-Papá… ¿Quieres dar un paseo conmigo?- afirmativa- Te esperaré abajo…

Salí corriendo, bajando las escaleras a toda velocidad y esperando a mi padre sentada en el salón. Movía las piernas de atrás hacia delante puesto que no me llegaban los pies al suelo. Miraba al frente esperando que mi padre entrara en la habitación. Por fin llegó y me puse de pie contenta.

-Quiero que me enseñes cuál es tu trabajo… como demonio- dije con una sonrisa- por fis…

Persephone
Humano - Clase Alta
Humano - Clase Alta

Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 18/01/2011
Edad : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Aprendiendo...

Mensaje por Mefistófeles el Dom Ene 30, 2011 7:59 pm

Abrí los ojos a primera hora de la mañana. Junto a mi dormía Lilith, completamente desnuda. No hacía falta bajar la mirada para comprobar que yo estaba otro tanto.
Sonreí inconsciente recordado la noche pasada… me apetecía repetir, despertar a Lilith y pegarnos otra pequeña fiesta.
La puerta se abrió de golpe, tirando contra el suelo todas mis esperanzas de gozar de placer.
Era Persephone, que de inmediato se dio la vuelta al vernos a ambos desnudos.
Esta niña… era imposible inculcarle lo de llamar a la puerta antes de entrar.

-Papá… ¿Quieres dar un paseo conmigo?.

-Claro cariño- contesté frotándome la cara y enderezándome. Estaba claro que hasta la noche no volvería a gozar

-Te esperaré abajo… - se marchó y volvimos a quedarnos solos Lilith y yo. La miré juguetona ¿Uno rápido?

-Ni lo sueñes Mefisto- contesto, sin yo haber preguntado en voz alta. Se dio la vuelta y siguió durmiendo con los ojos cerrados. Suspiré y fui directo a cambiarme.

Bajé las escaleras y vi a Persephone que me esperaba.

-Quiero que me enseñes cuál es tu trabajo… como demonio por fis…

-No se cariño, eres demasiado pequeña para ver a papa en acción- además, si Katrina se enteraba me mataba, fijo… ahora que habíamos conseguido una relación de mutuo respeto, no me apetecía romper de nuevo la balanza- pero si no se lo dices a nadie… tal vez pueda hacer una excepción.- ella asintió con la cabeza y cogidos de la mano salimos a la calle.

Hacía un día precioso. Una bonita mañana de verano.

-Lo primero que se debe hacer, Persephone, es buscar a las personas que sean fáciles de moldear. Busca gente sin hogar, que lo haya perdido todo, una viuda reciente… cualquiera que haya perdido un ser querido… a la hora de hacer tratos, tienes que darles algo a cambio de su alma. Por ejemplo, ese hombre- me refería a un pobre que mendigaba en una esquina, tumbado en el suelo ya que en vez de pies tenía muñones- Ese sería un buen ejemplo, ahora me acercaría, le daría conversación y luego, la gran pregunta ¿Qué darías a cambio de volver a caminar? Y el contestaría: Todo lo que tengo, que no es mucho. Y yo volvería a preguntar ¿y si te pidiera tu alma? Un alma a cambio de unos nuevos pies. El escepticismo de la época le obligarían a aceptar ¿qué tiene que perder? Pensará. El trato se cerraría con un pequeño beso y al día siguiente se despertaría con sus nuevos pies, que disfrutará durante un mínimo de 10 años… luego le espera el infierno. Y así es como se gana la vida tu papa

Mefistófeles
Demonio
Demonio

Mensajes : 537
Fecha de inscripción : 03/10/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Aprendiendo...

Mensaje por Persephone el Dom Ene 30, 2011 8:20 pm

-No se cariño, eres demasiado pequeña para ver a papa en acción- puse una carita muy triste, esperaba convencerle de aquella manera- pero si no se lo dices a nadie… tal vez pueda hacer una excepción.- asentí contenta, ¡había funcionado! Di la mano a papá y salimos a la calle. Tras un rato caminando escuché que me hablaba- Lo primero que se debe hacer, Persephone, es buscar a las personas que sean fáciles de moldear. Busca gente sin hogar, que lo haya perdido todo, una viuda reciente… cualquiera que haya perdido un ser querido… a la hora de hacer tratos, tienes que darles algo a cambio de su alma. Por ejemplo, ese hombre- me fijé en el hombre de quien me hablaba. El pobrecito estaba tirado en el suelo, no podría andar nunca por el problema que tenía en los pies… pobrecito- Ese sería un buen ejemplo, ahora me acercaría, le daría conversación y luego, la gran pregunta ¿Qué darías a cambio de volver a caminar? Y el contestaría: Todo lo que tengo, que no es mucho. Y yo volvería a preguntar ¿y si te pidiera tu alma? Un alma a cambio de unos nuevos pies. El escepticismo de la época le obligaría a aceptar ¿qué tiene que perder? Pensará. El trato se cerraría con un pequeño beso y al día siguiente se despertaría con sus nuevos pies, que disfrutará durante un mínimo de 10 años… luego le espera el infierno. Y así es como se gana la vida tu papá- vaya… no era tan difícil. ¡Podrían pedir el deseo que quisieran! Luego acabarían en el infierno, ¿pero qué importaba eso? Tampoco sería tan malo. Sonreí.

Tenía muchas ganas de aprender de mi padre, cuanto más supiera mejor. No quería que los ángeles me hicieran daño, tenía que saber defenderme y conseguir saberes de demonios. A mamá le pediría que me enseñara a pelear y a papá que me ayude con la mente, él sabía hacer muchas cosas con la mente y yo también quería. Dada de la mano de papá caminamos por la calle. Vi a un niño delante de un escaparate de dulces, tenía un dedo en la boca y la mirada era triste. Era pobre, pude comprobarlo por su ropa. Miré una vez a papá y le solté la mano. Me acerqué al niño, parecía tener unos siete años.

-Hola- dije con una sonrisa- Me llamo Persephone, ¿y tú?- me miró con miedo, echándose un poco hacia atrás.

-No deberíais hablar conmigo señorita…

-¿Por qué no? Yo quiero hablar contigo. ¿Qué te ocurre, cómo te llamas?

-Está bien… Me llamo David… y no tengo dinero para comprar dulces… no tengo dinero para nada…- dijo entristecido.

-¿Quieres que yo te ayude? Puedo darte lo que quieras…

-Niña estúpida, no sabes nada de la vida… seguro que eres una niña de papá- fruncí el ceño, pero debía tranquilizarme.

-¿Qué quieres? ¿Dinero, dulces? Puedo conseguirlo… créeme…

-¿De verdad?- dijo dubitativo- no sé si podrías… pero me gustaría ser como tú, un niño que tenga dinero, junto a mi familia que también es pobre… pero es imposible.

-Nada es imposible, yo puedo concederte ese deseo. Solo tendrías que darme una cosa…

-¡Si no tengo nada! Ya sabía yo que esto no iba a ningún lugar- miró hacia el escaparate.

-Eso que pido puedes dármelo sin problemas… tu alma.- el niño me miró asustado.

-¿Mi alma?- asentí

-No tienes mucho que perder. Imagínalo, una vida feliz con mucho dinero y dulces… ¿qué me dices?- el niño me miró con una sonrisa y asintió con rapidez. Sonreí. Ahora… iba el beso- Pues cerremos el trato…- me acerqué a él con lentitud. Acerqué mi rostro al suyo y le di un beso en los labios. El niño se quedó paralizado y se puso rojo como un tomate.

-Gr-gra-acias…- sonreí.

-Ahora mismo tendrás mucho dinero, tu familia lo tendrá y podréis hacer lo que queráis con él… ¡Adiós!- Corrí hacia mi padre y me quedé delante de él.- ¿qué tal lo hice?

Persephone
Humano - Clase Alta
Humano - Clase Alta

Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 18/01/2011
Edad : 18

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Aprendiendo...

Mensaje por Mefistófeles el Dom Ene 30, 2011 8:34 pm

Miré el espectáculo con la boca abierta. Como se notaba que esa pequeña era sangre de mi sangre, ese don de palabra solo podía ser heredado de mi.
Tendríamos sangre joven en el infierno… no, Lilith no aceptaría el trato, el niño tampoco tendría su deseo… todos contentos. Persephone aún no era capaz de condenar almas en el infierno ya que aún no había tenido la “suerte” de pasar una temporada en él.
Solo un engendro del infierno tenía el don de condenar. A Persephone aún le quedaba unos años antes de poder hacerlo que hacia su papa.
En ese momento pensé en Katrina. Como se enterara de esto me mataría y tampoco le haría gracia que su hija se dedicase a condenar almas como su papa.
Por favor, que la niña se mantenga calladita.

-¿Qué tal lo hice?- me preguntó.

-Como sigas así vas a acabar desbancando a tu padre, Lilith ya no me necesitara teniendo a una demonio con tanto potencial como tú- dije mientras la cogía en brazos- Pero recuerdo, de esto ni una palabra a mama. Y Hablando de ella, es hora de volver, se habrá despertado y se estará preocupando de no saber dónde estás. Sabes cómo se llevan la tía y ella, con tal de fastidiarla, Lilith no habrá querido ni decirle que estás conmigo. Vamos princesa- y en brazos la llevé hasta casa.

No tardamos mucho, había sido consciente y no me había alejado demasiado.
Dejé a la niña en el suelo y salió corriendo en busca de su madre.
Saqué un cigarrillo de la pitillera y lo encendí. Qué bien sentaba un cigarrillo mañanero.

-¡MEFISTOFELES!- casi se me cayó el cigarro. Comencé a moverme por el salón ¿Dónde me escondo? Dónde me escondo? ¿Detrás del sofá? No ahí me pilla. ¿Dentro de vitrina? Metí el cuerpo pero medio se quedaba fuera.
Katrina bajó justo cuando salía del mueble y cerraba la puerta mostrándole una sonrisa nerviosa y una cara de falsa inocencia.

-Hola ¿me llamabas?

Mefistófeles
Demonio
Demonio

Mensajes : 537
Fecha de inscripción : 03/10/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Aprendiendo...

Mensaje por Katrina Volkova el Dom Ene 30, 2011 8:52 pm

La niña vino por fin, corriendo hacia mí. Madre mía, ya era hora, estaba preocupándome.

-¡Mamá! ¿Sabes que he hecho un trat…?- se tapó la boca como si hubiera dicho algo que no tuviera que decir. ¿Un trat…? ¡¿Un trato?!

-¿Un trato? ¿Qué trato Persephone?- dije seriamente. Comunicado, ya no podía engañarme. Me cabreé de una manera… nadie debía cruzarse por mi camino si no quería salir mal parado.- ¡Mefistófeles!- grité yendo a las escaleras. Bajé corriendo y me metí en la primera habitación que tenía a paso. Ahí estaba con una mirada de falsa inocencia.

-Hola ¿me llamabas?- apreté la mandíbula.

Me acerqué a él y le empujé a la pared. No me anduve con chiquitas. Le puse el filo de una daga en el cuello y aprisioné su cuerpo con el mío. Le miré con odio.

-¡¿Cómo has podido hacer que tu hija condenase a un niño?! ¡No estás bien de la cabeza! ¿Acaso sabe algo del infierno? ¿Sabe qué sufrimientos se padecen allí? Persephone es una niña buena, si supiera cómo es el infierno jamás lo habría hecho.- le clavé la daga en el estómago y la retorcí- ¿no te gusta querido? Disfrútalo. Es una advertencia, ¡no vuelvas a dejar que la niña haga esas cosas?

-¿Por qué no?- preguntó la niña triste. Me di la vuelta, soltando a Mefistófeles, dejándole la daga en el estómago- Yo quiero ser como vosotros… quiero ser fuerte y que no me hagan daño.

-Pero cariño, eso no es ser fuerte, eso es ser cruel y malvada. Con eso no consigues la fuerza mi vida, eso lo que hace es destrozarte por dentro, volver tu alma negra. Prométeme que no volverás a hacerlo…

-Vale… No lo volveré a hacer.

-Bien. Pero te vas a ir a tu habitación castigada. Ya es muy de noche y aprovecharás el castigo para dormir. ¡Corre!- puso cara triste pero hizo caso. Era una niña obediente. Me daba pena incluso, la culpa era del demonio. Persephone solo había hecho caso a Mefistófeles.- Eres cruel Mefistófeles- dije de espaldas a él.

Katrina Volkova
Cazador
Cazador

Mensajes : 419
Fecha de inscripción : 19/09/2010
Edad : 24
Localización : El mundo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Aprendiendo...

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 11:25 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.