Menú






Compañeros
Crear foro









Click: Afiliados Vip-Élite


Hogwarts
You Know You Love Me Rol




Bvlgaria
Théâtre des VampirestokyoBlood And SinPhotobucketCabaretHogwarts: Marauder TimeSpecialis RevelioVolterra Night Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPicLa obscuridad eternaA bizarre love story     Klinzmann Mental HospitalNomen Sapientiaehttp://secretname.forosactivos.net/forum.htm Academia St. Hathaway






Últimos temas
» Casting para Claudia
Jue Ene 29, 2015 12:29 am por Lirio azul

» Casting para Claudia
Jue Ene 29, 2015 12:29 am por Lirio azul

» Théâtre des Vampires
Miér Ago 27, 2014 6:07 pm por Tristán Evans

» Luccia Venturi
Miér Jul 30, 2014 6:29 pm por Tristán Evans

» Buenas tardes
Miér Nov 27, 2013 1:51 am por Luccia Venturi

» Los antiguos
Miér Jun 12, 2013 11:54 pm por erick roal

» Dudas
Vie Mayo 31, 2013 10:13 am por Armand

» Lydia Deetz
Mar Mayo 28, 2013 1:48 am por Capt. leon

» Juego de la Verdad.
Jue Abr 11, 2013 5:37 pm por Sayra Luk Richter


Echando un vistazo fugaz (Itzamna Moreau)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

default Echando un vistazo fugaz (Itzamna Moreau)

Mensaje por Keiran Cooke el Jue Feb 10, 2011 2:57 am

Era la primera vez que utilizaba una pieza robada para mi propio veneficio. Un telescopio con la carcasa de madera y pequeños adornos circulares alrededor del tronco de color dorado. Era una preciosidad de objeto y podía quedármelo hasta el día siguiente. Esperé que no sufriese ningún daño ocasional. Sólo pretendía echar una ojeada, para ver como era mirar por aquella lente mágica.
Me situé en un lugar despejado del bosque, para que ningún árbol robusto pudiese impedirme tales visiones. "El cielo, ese gran desconocido al alcance de mis manos". Abrí las patas del instrumento, preguntándome quien sería su próximo propietario. La suerte que tenía de poder pagar algo así. Ser cazarrecompensas nunca fue de mi agrado. Más sabiendo que al día siguiente debía desquitarme de todas las piezas que obtenía. Y más doloroso aún cuando el objeto llamaba tanto mi atención, llegándome a encariñar de él.
Miré por el agujero y regulé con una pequeña tuerca la graduación. Al segundo me retiré asustado por las dimensiones de la luna. Nunca fue tan grande como ahora ¿Asustado? Para un lobo incapaz de asumir su condición es un gran trauma e inconveniente pensar que la luna aumenta de tamaño. Por un momento creí que se me caía encima de la cabeza, aplastándome contra la hierva seca.
Respiré en la soledad, envalentonándome para volver a mirarla de cerca. "Cuanto más conoces al enemigo, más fácil es esquivarlo". Galileo, tubo que ser un tipo curioso como yo. Por lo general, la gente se preocupa más por lo que se encuentra en el camino. Se hace preguntas estúpidas a lo largo de su vida como por ejemplo: ¿Mañana lloverá? ¿Cómo puedo mejorar? ¿Esa mujer me está mirando? ¿Hago carne o pescado para cenar?. Sin embargo, aquel tipo se preguntó qué había en el cielo. Una cuestión poco egoísta. Y brindó al mundo con su sabiduría ¿Por qué preocuparte de cosas tan sencillas, cuando tienes sobre tu cabeza el misterio más sorprendente jamás visto?
Volví a mirar por la lente siendo capaz de contar unos siete cráteres visibles sobre la luna -Increíble.


Keiran Cooke
Licántropo- Clase Media
Licántropo- Clase Media

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 19/10/2010
Edad : 232

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Echando un vistazo fugaz (Itzamna Moreau)

Mensaje por Itzamna Moreau el Jue Feb 10, 2011 3:16 am

Tenía una ligera impresión de aquel trabajo no le iba a ser de mucho agrado, pero no podía hacer otra cosa, un par de campesinos le habian pedido que porfavor le diera caza al horrible lobo de forma humana que habia asesinado a los hijos pequeños de un matrimonio de granjeros, no habia aceptado ninguna paga, casi nunca lo hacía, sus trabajos debian ser desinteresados para demostrar el sacrificio o de lo contrario de nada valdría hacerlo.

Le habian dicho que el lobo venia de los bosques en las noches de luna, pero ni siquiera estaba segura de si se trataría de un hombre lobo o de un demonio, casi siempre los humanos suelen confundir una cosa con la otra, y avecez se cometen errores garrafales.
Fue así como habia decidido iniciar su investigación y dar caza a la bestia esa misma noche.
Iba vestida con un largo vestido ceñido a su cintura, una camisa de mangas largas escotada del frente de color guinda y telas vaporosas, y encima su clásica capa de terciopelo, con una gruesa capucha de colores plateados y opalinos que cubría media parte de su rostro.

Aún no sabía donde podía encontrarlo, por lo que se deslizaba sobre las hojas, apareciendo una y otra vez en distintos puntos, hasta que por fin a lo lejos, sus dones angélicales le indicaron el lugar donde se encontraba el hombre lobo.
Itzamna avanzó en silencio hacia el lugar donde se encontraba aquella fuerza, se sentía bastante pacífica, pero eso a ella no la engañaría los peores asesinos se esconden en las mas hermosas mascaras. En las figuras mas atractivas, y valla que el joven lo era, desde donde se encontraba se notaba que era un hombre al menos mas alto que ella, de complexión atlética.

Itzamná cerró los ojos, y cogió entre sus manos el hermoso arco que portaba a su espalda, sacó en silencio una flecha, y apuntó con ella al lobo, el arco se tensó y entonces Itzamná abrió sus labios, pero de estos no brotó sonido alguno, al menos en un principio, por que después, el viento llevó la voz de la mujer a espaldas del lobo como si estuviera hablando a escasos centimetros de su nuca, la voz de Itzamná sonaba profunda y etérea,melancólica, pero también era dulce y encantadora, sin embargo la palabra sono con cierto aire de autoridad "Lobo..." y acontinuación la misma palabra sonó justo enfrente del muchacho "Lobo"... El rostro de Itzamná estaba cubierto por aquella cachucha, y ella se encontraba a varios metros a espaldas de aquel joven, por lo que solamente quedaba visible los labios del angel, sin que atisbo alguno de sonrisa apareciera en estos.

Itzamna Moreau
Ángel
Ángel

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 08/02/2011
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Echando un vistazo fugaz (Itzamna Moreau)

Mensaje por Keiran Cooke el Jue Feb 10, 2011 4:10 am

La sonrisa se materializó en mi semblante, con lentitud al hallar un puñado de estrellas que formaban una constelación nueva para mí. A la izquierda una estrella roja, menos luminosa que el resto. La noche era fantástica, no corría el aire. Pleno verano y los olores de la tierra y las ramas me sumían en la más profunda de las calmas. Siempre amé la naturaleza. Estaba acostumbrado a ella desde bien niño. Es lo que tiene crecer en un pueblo repleto de montañas. Y mi pequeño inconveniente, deformidad juiciosa para cualquier persona, también era una de las razones. El mayor de mis problemas, generándome un constante rechazo hacia mi mismo. Me odiaba... "Lobo..." Sí. Ese era yo. La bestia solitaria.
Reaccioné con tardanza ¿Aquella palabra surgió de la nada o de mis pensamientos? "Que extraño..." giré el rostro hacia atrás, para mirar por el rabillo del ojo. Estaba sólo en el bosque. "Imaginaciones mías" pensé, dispuesto a perderme de nuevo en las estrellas. Pero algo que no esperaba, apareció ante mí, pronunciando de nuevo mi condición sin ni siquiera despegar los labios ¿Cómo lo hizo? Me aparté del telescopio, echando un paso atrás, conmocionado. No podía ver su rostro porque este, permanecía oculto tras una gran caperuza ¿Nos conocíamos de algo? Era imposible saberlo sólo viendo su barbilla. Pero eso no fue lo que más me impactó. Sujetaba un arco entre las manos, apuntando directamente a mi persona ¿Pretendía utilizarlo contra mí? El pánico cundió de inmediato en mi cuerpo y lo tensé sin saber que hacer.

Entonces recordé algo lejano. Un suceso que no conseguí nunca borrar de mi memoria. Volví a recrear aquel momento angustioso en el que unos hombres decidieron cazarme y meterme en una mazmorra ¿Ella era una cazadora? Me pareció raro, tal y como iba vestida. Además parecía de lo más delicada si no fuera porque tenía un arma blanca entre las manos.
Tragué saliva con fuerza, sin verme capaz de pensar en opciones. Sólo racionalicé una. Salir corriendo de allí y todo, bajo la vaga esperanza de que no me alcanzase -Yo... - murmuré de forma incomprensible. La voz se deshizo en mi garganta y en un impulso de lo más inconsciente, empecé a correr en dirección contraria a la mujer, desquitándome de la ropa a cada zancada y cerrando los ojos con fuerza concentrándome en la conversión. Mis puños se cerraron, mis manos se transformaron en patas, mi cuerpo se cubrió de un pelaje espeso color negro y mi nariz cobró tamaño. "Escapar", sólo pensé en eso, dejando el telescopio en medio del bosque. No sabía cómo ni cuando, pero tenía que volver a por él. No quería que Tara volviese a enfadarse conmigo ¿Por qué siempre termino metido en algún berenjenal? "De verdad, que no lo entiendo".

Keiran Cooke
Licántropo- Clase Media
Licántropo- Clase Media

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 19/10/2010
Edad : 232

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Echando un vistazo fugaz (Itzamna Moreau)

Mensaje por Itzamna Moreau el Jue Feb 10, 2011 5:17 am

Percibió cierto aire asustado en aquel sujeto, quizá en efecto se debía al hecho de que le había descubierto, estaba a punto de pagar por los crimenes cometidos en la vida de aquellos inocentes niños arrancados tan vilmente de la tierra por las garras del demonio de la sangre que se habia impregnado al alma de aquel licántropo.

Comenzó a correr, y entonces un atisbo de sonrisa apareció en los labios de la hermosa mujer antes de esfumarse tan rápido como habia aparecido, como si no hubiese deseado hacerlo,el hecho de que comenzara a huir acrecentaba sus sospechas de que el era el asesino, pero le pareció algo extraño que se empezara a desnudar y entonces comprendió por que lo hacía, el humano dio paso a la bestia y un magnifico y hermoso lobo de color negro comenzó a correr, Itzamná soltó la flecha y esta salió volando emitiendo un silbido, la flecha pasó por encima del lobo hasta alcanzar el tronco de un árbol que se encontraba justo delante de el.

Fue entonces que la voz de la mujer volvió a sonar como una caricia llevada por el viento cerca de donde el lobo se encontraba "Correr solamente retrasará mas lo inevitable" la voz calló, y entonces el cuerpo de Itzamná desapareció, y apareció esta vez aun mas cerca de donde se encontraba el lobo, era rápido, pero ella aun tenía energías para teletransportarse, aunque estaba segura que con esa última teletransportación habia agotado la escasa energía que le quedaba, estaba justo de frente al lobo, con una nueva flecha tensada en el arco, y una vez mas sus labios se abrieron pero el sonido llegó hasta mucho después traido por la brisa nocturna
"Arrepiente tu alma pecadora y salvate de las llamas del infierno que te corromperán por haber asesinado a esos pequeños" las palabras eran una sentencia, entonces Itzamná alzó por fin el rostro y su cara quedó visible: una simple palabra la describía ; Angelical, en verdad que para aquel que la conociese no dudaría que fuese un angel encarnado en la tierra, la piel sumamente blanca, lucía suave y tersa como pétalo de rosa, los labios rojos y carnosos, un tenue resplandor parecía emanar misticamente de la cara de aquella mujer, pero lo mas llamativo y cautivante eran sus ojos, dos hermosas esmeraldas engarzadas en aquella cara, unos ojos expresivos y hechiceros rematados por unas delicadas cejas, y que sin embargo, denotaban una profunda pena y tristeza.
Itzamná levantó una ceja, y apuntó en dirección al rostro del lobo.
-Deseas pedir clemencia por asesinarlos...te arrepientes...o te llevarás la calumnia de tu pecado a la tumba- esta vez si habia movido sus labios, la voz fluyo como un torrente de agua, lánguida y exquisita, como una caricia suave.

Itzamna Moreau
Ángel
Ángel

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 08/02/2011
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Echando un vistazo fugaz (Itzamna Moreau)

Mensaje por Keiran Cooke el Jue Feb 10, 2011 7:45 pm

Corrí veloz, esquivando todo tipo de plantas, en zic zac, para que la mujer no pudiese tener consigo todas las de ganar. De esa forma, sería más difícil que sus flechas me alcanzasen.
Me dispuse a saltar de una roca a otra, para esquivar un pequeño sendero de agua. Cuando el silbido de un objeto puntiagudo, terminó clavado en el tronco de un árbol. Pasó prácticamente por encima de mi cabeza tirando por tierra todos mis intentos de estrategia. Porque no sirvieron de nada. Aquella desconocida tenía mejor puntería de la que yo me pensaba. Fue inevitable no soltar un aullido, pegando un pequeño respingo que me hizo caer sobre el riachuelo, que con tanto cuidado intenté esquivar. El agua cubrió gran parte de mis patas, salpicándome hasta el morro y produciendo el alboroto. Enseguida sacudí mis extremidades, nada más salir del agua, sin detenerme. Muerto de miedo me hallaba.
Y de la nada, una voz inundó de nuevo el bosque: "Correr solamente retrasará mas lo inevitable" dijo lisonjera. Percibía dulzura en sus palabras, a pesar de que estas eran agresivas. Me amenazaba, sentenciando mi muerte de modo inminente. Siempre deseé morir porque, pasaban los años y seguía en la tierra. ¿Pero este era mi destino? ¿Alcanzado por una flecha? ¿Ensartado en medio de un bosque? Las preguntas se amontonaban, volviéndome más torpe. A veces se me olvidaba que cuando no se es humano, razonas con menor rapidez. Es lo que tiene moverse por instintos.
Seguí corriendo, saltando por encima de un arbusto, cuando frené de inmediato levantando la tierra por la fuerza que utilizaron mis pezuñas para detenerse en seco. La mujer apareció delante de mí por segunda vez, desequilibrándome ¿No corría detrás de mí? Una extraña encrucijada de la cual no sabía salir airoso. Anduve en círculos, sin dejar de mirarla a través de mis ojos amarillos, como la mismísima luna. Tanteé las posibilidades de escapatoria, sin encontrarlas. Dándome por vencido, me detuve, con la respiración en el vientre. Mi cuerpo estaba agitado, sobrado de adrenalina. "Arrepiente tu alma pecadora y sálvate de las llamas del infierno que te corromperán por haber asesinado a esos pequeños" ¿De qué estaba hablando? Estaba claro que se había confundido de individuo, porque yo sería incapaz de matar a una mosca y menos aún a un niño. Me maldije, preguntándome por qué tenía tan mala suerte "Que vida más perra y nunca mejor dicho".

Abrí la boca para explicar el malentendido, sin acordarme que aún tenía el aspecto de un animal. Así que, sólo emití un aullido, semejante a un llanto, cuyo sonido quedó finalmente enmudecido al contemplar por fin su rostro plenamente. Se quitó la capucha dejándome helado. Su piel era inmaculada y sus ojos exhibían sin impudicia la candidez en carne y hueso. Inocentes y puras sus mejillas de cabello largo y espeso. Irreal como una eminencia por encima del ser humano. -Deseas pedir clemencia por asesinarlos...te arrepientes...o te llevarás la calumnia de tu pecado a la tumba- ahora sí que movió los labios para hablar. Me quedé embelesado por el movimiento de estos.
A pesar de todo, no parecía mala persona. En realidad estaba haciendo justicia, sólo que con el hombre-lobo equivocado. Necesitaba volver a ser humano para materializar en palabras, lo que no era capaz mediante aullidos. Pero me vi en un dilema. No quería que se escandalizase al verme totalmente desnudo. Sólo faltaría que pensase, que yo era un demente. Así que, a paso lento, me retiré con el morro bajo, para que no se alarmase. Y me escondí tras el tronco de un árbol, lo suficientemente grande, como para ocultarme. Hasta aquí todo iba bien. Me transformé lo más rápido que pude, dejando escapar un grito ahogado por el dolor. Mis piernas estaban aún mojadas y moví las manos para despertar los dedos. El pelaje desapareció de mi cuerpo y reposé la cabeza, hecho polvo, sobre el tronco.
-Se que no va a creerme si le digo que no soy el que busca - elevé la voz con angustia para que me oyese. Notaba el latido de la sangre bombear justo en las sienes. Me estaba volviendo loco el golpeteo -Pero... por favor - supliqué casi en un murmullo -No me haga daño - no supe que decir. Tampoco sabía si ella terminaría fiándose de mí. Pero mi voz imploraba agotada, que me creyese -Sólo soy un hombre en el lugar menos indicado, en el momento peor advertido - Me apoyé con ambos brazos sobre el árbol y tras varias respiraciones, asomé la cabeza para mirarla. Mi rostro se tornó doloroso, arrugando la frente con una mueca de sufrimiento en los labios. El terror puro y duro, manifestado en cada centímetro de mi cuerpo.


Keiran Cooke
Licántropo- Clase Media
Licántropo- Clase Media

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 19/10/2010
Edad : 232

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Echando un vistazo fugaz (Itzamna Moreau)

Mensaje por Itzamna Moreau el Jue Feb 10, 2011 8:06 pm

En aquellos momentos el rostro de Itzamná no emitía ningún rictus o estado de ánimo alterno que no fuera la belleza y dulzura de sus facciones, pues habia cierto atisbo de una ausentismo total en su persona.

El lobo chilló, quizá estaba muy asustado ¿ y si en realidad se había equívocado?, para ella antes era muy fácil adivinar cuando alguien era un pecador, y cuando no lo era...antes, ahora casi todos sus dones se habían cubierto por una especie de capa,que le impedía ver algunas cosas con claridad,¿ y si hubiera cometido un pecado aun mayor asesinando a un inocente?. Tuvo por momentos la necesidad de arrojar el arco y lanzarse al suelo para cubrir con sus brazos y caricias al lobo, detestaba ver a un animal asustado, aunque aquel no fuese un animal.

Pero una nueva duda le acaecío y si solo estaba fingiendo asustarse, solo para despues lanzar un ataque sorpresa?.
Como fuera que sea permitió que la bestia caminara con pasito inseguro detrás del grueso tronco de un arbol, y por fin le escuchó hablar, era una voz varonil y agradable, que al mismo tiempo sonaba preocupada y nerviosa, sonrió un momento, rompiendo el rictus severo de su rostro, tratando de imaginar que cualquiera estaria asustado si le corretearan por el bosque con un arco y flechas.
Y fue precisamente su voz, lo que le hizo comprender en absoluto que ya no había dudas, pues pese a su desgracia, aun podia reconocer la voz de aquellos que hablan con la verdad.
Itzamná bajo el arco y lo arrojo a tierra, y se llevó las manos al rostro, como si hubiera roto a llorar, se frotó varias vecez los ojos...habia estado apunto de condenar a un mas su existencia.
Avanzó con el paso de una reina en dirección al tronco del arbol donde al otro lado se encontraba aquel muchacho.-Perdoname...estuve a punto de cometer el peor crimen de todos...- dijo Itzamná recargando su rostro en la rugosa madera del arbol, como si se estuviera recargando en el pecho de aquel joven, su voz aunque seguía sonando dulce llevaba una carga angustiada.

Se quitó con manos temblorosas la capa, pues le habia valido que el joven se asomase hacia unos momentos para comprender que estaba desnudo, en especial, por que habia ido votando su ropa como quien da manzanas en los carnavales.
El grueso lienzo de terciopelo dejo al descubierto el seductor cuerpo de Itzamná, una extraña mezcla, la belleza inocente de su rostro, y la atracción carnal de aquel cuerpo,la muchacha extendió su brazo, por alrededor del arbol con la capa, para pasarsela a aquel joven.
-Toma debes tener frío...de verdad...no se como podrías perdonarme.- termino Itzamná completamente derrumbada moralmente.

Itzamna Moreau
Ángel
Ángel

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 08/02/2011
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Echando un vistazo fugaz (Itzamna Moreau)

Mensaje por Keiran Cooke el Jue Feb 10, 2011 9:31 pm

Me quedé a la intemperie, escuchando el silencio de la noche. Cuando el arco que sostenía entre las manos se desprendió de ellas, cayendo sobre la hierva. Luego fue ella la que sucumbió tapándose la cara consternada. Respiré tranquilo al ver que se daba cuenta de su error. Ya no tendría que correr más. Poseído por un tremendo alivio que deseé vehemente, minutos antes. Y que ahora era tangible, mitigando el ritmo de mis latidos, volviendo a su ser. Intenté encontrar de nuevo el equilibrio, pero pisé por error un cardo, pinchándome en la planta del pie. Miré el matojo fastidiado, retirándome un poco del árbol para no volver a pisarlo. Con pausa, volví a observar a la desconocida, sorprendido de que se acercase a mí con suma elegancia. Algo de lo que yo carecía, en ese momento. Así que, en un impulso de lo más vergonzoso, escondí la cabeza tras el tronco con rapidez, intentando que ninguna parte de mí, quedase a la vista. Como si estuviésemos jugando al escondite.
Mantuve las manos pegadas al árbol, notando el musgo crecer bajo mis dedos y apoyé la frente de nuevo. Los pasos de la mujer sonaban cercanos y se detuvieron al otro lado del tronco. Agradecí que no echase una mirada. -Perdóname...estuve a punto de cometer el peor crimen de todos...- escuché el sonido de sus telas, confuso -No se preocupe. Estoy acostumbrado... - murmuré con el ceño fruncido, pegando la oreja a la madera para intentar advertir lo que ahora se proponía. De pronto, un brazo apareció por uno de los flancos, sujetando su capa. Me quedé mirando la tela como un bobo -Toma debes tener frío...de verdad...no se como podrías perdonarme.- "¿Frío? después de toda la persecución ¿Piensa que, lo que más me importa... es el frío?" Aseguré de primera mano que, estaba dolida. Y embarullado por la situación, estiré el brazo despacio, para coger la prenda que me tendió con el pulso revuelto.
Me puse la capa abrochándola y bajé la cabeza para observarme desde los pies hasta donde mi mirada pudo permitirme. Me quedaba corto de mangas y aquella imagen me hizo sonreír sin quererlo. Luego tras un par de pasos discretos, tremendamente indeciso, conseguí salir descubriendo a la joven apoyada sobre la madera ¿Estaba llorando? Después miré el arco, lejos de nosotros. Que insignificante parecía ahora. Giré el rostro, en dirección contraria acordándome del telescopio que por una noche me pertenecía. Y de mi ropa, por supuesto, desparramada a lo largo de la explanada. No se cuanto tiempo duró aquel silencio pero, presentí que debía romperlo.

-¿Se encuentra bien? - estiré el brazo para tocar su hombro. Pero de inmediato, frené el movimiento. A veces la gente es un poco reacia a que la toquen. Retiré el brazo de inmediato sin llegar a rozarla y me pregunté ¿Por qué buscaría a un asesino? ¿Se dedicaba a ello o sólo era uno de sus hobbies? "Hay trabajos mejores y leer es mucho más placentero" Y la labor que ella pretendía era muy peligrosa. Además sola. Extraña ocupación -¿Me permite hacerle un pequeño inciso? - alcé las cejas, realizando la pregunta con temor -No debería dar caza a un monstruo, sola ¿Lo sabe? Es muy aventurado por su parte pero... - "descabellado".

Keiran Cooke
Licántropo- Clase Media
Licántropo- Clase Media

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 19/10/2010
Edad : 232

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Echando un vistazo fugaz (Itzamna Moreau)

Mensaje por Itzamna Moreau el Vie Feb 11, 2011 1:51 am

Itzamná sintió como su capa se deslizaba fuera de su mano, para ser cogida por aquel licántropo, entonces se quedó de pie, pensando en muchas situaciones que habia vivido en sus ultimos ochocientos años, quizá no era lo mejor, no era el momento para recordar un pasado mas glorioso.

-¿Se encuentra bien? - el angel volvió su rostro hacia el joven, y tuvo que reprimir una sonrisa en sus labios por que le causaba gracia ver como le quedaba aquellos finos lienzos, irguió su cuerpo, su cabellera negra como el ébano le caia sobre el pecho, cubriendo ligeramente la fina transparencia de las ropas de seda que llevaba y caía hasta la altura de su espalda, era como si una especie de luminosidad brotase del rostro de aquella mujer, bajo la mirada aun apenada por lo que acababa de hacer yle respondió.
-Si estoy bien...lo que acaba de pasar es solo la muestra de que cada vez estoy mas lejos de lo que me he propuesto, no me indignaría si en estos momentos me abofetease.-se quedó callada un instante, tal vez era cierto, tal vez a medida que pasaba el tiempo, en vez de recuperar su luz, solamente se convertía en una mortal con ciertos dones mas.
Alzó una ceja extrañada al escuchar esa pregunta, si, muchos otros se lo habian dicho, pero viniendo de aquel joven le habia causado cierta sensación extraña dificil de explicar.
-Descuide...no es para tanto, a decir verdad lo he venido haciendo desde hace varios años, y estoy familiarizada, tanto en demonios como en vampiros y otros seres...pero tampoco piense que soy una especie de salvaje y furiosa cazadora.-
murmuró sonrojandose un poco antes de añadir en un suave tono de voz.
-Puedo hacer algo por usted señor, quiero redimir mi falta.-

Itzamna Moreau
Ángel
Ángel

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 08/02/2011
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Echando un vistazo fugaz (Itzamna Moreau)

Mensaje por Keiran Cooke el Mar Feb 15, 2011 2:08 am

Todos tenemos un propósito en el mundo. Aunque a veces no sepamos cual es. Andamos perdidos de un lado para otro vagando e intentando decidir que camino tomar, sin saber nunca, si es el más acertado. Si serviremos para algo en esa travesía. Y cuando llegamos al final, nos damos cuenta de que elegimos mal, desde el principio. Que jamás debimos tomar aquel sendero. Y una tras otra, vamos acumulando errores, caminos mal elegidos, hasta creer que no tenemos sitio en ninguna parte ¿Para qué nacimos?
Así me sentía yo, la mayoría de las veces. Inútil y sin rumbo. Puede que aquella mujer sintiese lo mismo. Se que creer en el destino, es un sueño iluso. Pero que me confundiese con otro ser, que esa flecha no llegase a matarme, que creyese mi inocencia, que hablase de propósitos... Puede que nuestros destinos hubiese llegado a un mismo punto, para poder seguir caminando hacia delante ¿Me compadecía de ella o sólo era empatía? ¿O era empatía y por eso me compadecía de ella, sintiéndome como un igual? Porque creí verme a través de un espejo en cuya imagen, era su rostro el que miraba el mío, con extraña tristeza. Y ni en mi sano juicio se me ocurriría abofetear mi propia imagen. Ya lo hacían otros por mí.
Me observó confusa. No se si por mi pregunta o por un millar de factores que aquella noche fueron en mi contra -Descuide...no es para tanto, a decir verdad lo he venido haciendo desde hace varios años, y estoy familiarizada, tanto en demonios como en vampiros y otros seres... - ¿Perdón? -pero tampoco piense que soy una especie de salvaje y furiosa cazadora.- Descubrí todo ese mundo del que me hablaba, hace escasos meses. Brujas, demonios, vampiros... las especies pululaban por mi cerebro, intentando asimilar cada una de ellas. Entonces caí en la cuenta ¿Cómo se me podía haber pasado tal detalle? Era vergonzoso, después de tanto tiempo.
Siempre me hallé sólo, desconociendo si existían más licántropos como yo. Mi especie era toda una leyenda. Había leído infinidad de libros y la mayoría de ellos estaban equivocados ¿Aquella noche perseguía algo más que un mero animal? No daba crédito -Descuide - murmuré atontado con el ceño fruncido. Observé su rostro indeciso, retirando la mirada enseguida hacia otro lugar que no fuese ella. -Puedo hacer algo por usted señor, quiero redimir mi falta.- alcé las cejas, arrugando la frente. Me vino al pelo que dijese eso. Porque, si que podía hacer algo por mí. Y esperé que el favor no supusiese un gran esfuerzo para ella.

-Necesito pedirle un favor - puede que notase vergüenza en mi forma de hablar. Pero normalmente, era yo el que hacía favores al resto sin recompensa de ninguna clase -Me gustaría acompañarla esta noche - necesitaba ver a ese lobo y comprobar con mis propios ojos que era tangible y real -¿Puedo ayudarle a cazar al animal? - ¿Se transformaría en hombre? El corazón golpeó mi pecho con rapidez ante la idea. Tenía infinidad de preguntas, acumuladas a lo largo de mis años -Espéreme aquí. Iré a por mi ropa - sonreí de medio lado. Supuse que comprendería mi posición -Si hay que correr, me será difícil... - sujeté las telas entre los dedos mostrando la evidencia -Además, me sentiría fatal si llega a romperse. Puede que tenga un valor sentimental para usted - me retiré poco a poco y de espaldas sin dejar de mirar el rostro de la mujer que volvió a encaminar mi vida. Luego eché a correr con decisión en busca de mi ropa. No quedó muy lejos de allí y estuve a su lado con lo puesto en un momento. Le devolví la capa y segundos después, me llevé una mano a la cabeza ¿Me hice daño? Mejor... Me lo merecía. Olvidé de nuevo el telescopio en la travesía.

Keiran Cooke
Licántropo- Clase Media
Licántropo- Clase Media

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 19/10/2010
Edad : 232

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Echando un vistazo fugaz (Itzamna Moreau)

Mensaje por Itzamna Moreau el Miér Feb 16, 2011 12:19 am

Descuide, fue solo esa palabra, a decir verdad estaba esperando sentir la mano de aquel hombre golpeando su rostro, de hecho habia cerrado los ojos, prefería esperar su reacción en la penumbra, que a observarle venir, pues no sabría como reaccionar, si defendiendose o permitiendose golpear.

Pero aquella palabra fue mas que suficiente, abrió los ojos y enarcó una de sus cejas mirandolo detenidamente, no dando crédito a lo que acababa de escuchar.Apesar de todo, la petición que el caballero le hizo la habia sorprendido bastante, se sentía incapaz de negarse, pero viendo la reacción que había tomado cuando le había apuntado con su flecha, en verdad pensó si sería seguro, mas para él que para ella misma, llevarlo a ver su trabajo, sobre todo por que si eran emboscados, podría suponer un peligro para ambos tener que vigilar su espalda y encima la de aquel chico, pero el joven poseía un tono de voz seguro, y además tenía una mirada que Itzamná nunca antes habia experimentado con nadie, la sensación de no poderse negar a una petición hecha por el, aunque fuese descabellada y peligrosa.

-Además, me sentiría fatal si llega a romperse. Puede que tenga un valor sentimental para usted - Ella también se sentiría fatal, la capa que portaba era el último vestigo casi intacto de su antigua divinidad, es decir de su pasado celestial, era la capa con la que había bajado hacia la tierra, la capa había perdido ya su capacidad principal, la cual consitia en volverla invisible a los ojos de las personas comunes y corrientes para llevar a cabo mas facil su tarea, además de proteger su ascendencia angelical a ojos de otras criaturas, pero aun conservaba algo de celestial, pues pese a tener 800 años de antiguedad la tela seguía como nueva, suave y limpia.
Miró unos instantes al joven mientras este se retiraba para recoger su ropa, y le sonrió, por que en efecto, su don para ver las almas y corazones de las personas, estaba algo velado, pero no le bastó como para comprender que aquel lobo era una buena persona.

Al volver, Itzamná se limitó a decir con palabras claras y precisas como era su costumbre-Puedes acompañarme si lo deseas, en un principio pensaba negarme por que puede ser peligroso...pero a mi también me gustaría estar mas tiempo con usted.-sintió como se iba a comenzar a ruborizar ligeramente, pero controlaba también sus emociones que el rubor apareció y desapareció tan rapido como se habría notado, afortunadamente era de noche, asi que solo un buen observador lo hubiera notado.
Itzamná observó como el joven se golpeaba en la cabeza, y le cuestionó-Ocurre algo...dije algo que le incomodase-
Tan absorta había quedado en sus pensamientos sobre la personalidad de aquel licantropo tan diferente a otros que había tenido oportunidad de ver, que ni siquiera se preocupó del hecho que al voltear hacia el lugar donde habia arrojado el arco y las flechas, no había nada mas que hojas secas,yaciendo placidamente sobre la tierra.

Itzamna Moreau
Ángel
Ángel

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 08/02/2011
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Echando un vistazo fugaz (Itzamna Moreau)

Mensaje por Keiran Cooke el Miér Feb 23, 2011 11:30 pm

-Ocurre algo...dije algo que le incomodase- ella no tenía la culpa de que fuese un completo desastre. Alcé el rostro y gesticulé con las manos para aclararle el malentendido -¡No no! ¡Usted no ha hecho nada en absoluto! - vi el arco sobre un montón de hojas y anduve rápido hacia él para cogerlo y devolvérselo a la mujer -No podrá cazar a ningún lobo sin esto - sonreí tendiéndole el arma. Me dio un poco de reparo tocarlo. Hace escaso rato, la flecha me apuntaba a mí -¿Nos ponemos en marcha? Si, será lo mejor... - contesté a mi propia pregunta con rapidez -¿Cómo se llama? - pregunté curioso y fascinado por la extraordinaria abnegación que suponía su trabajo. Es decir, librar al mundo de las bestias. "Proteger a la humanidad". Lo que hubiese dado yo por tener una ocupación así. Caminé despacio, acatadamente a su lado. Si el lobo andaba por estos bosques, podría olerle. Aunque siempre ayuda más en la cacería cuando hay viento. Este trae olores lejanos y siempre es agradecido. Cuando la noche está en calma, la tarea se vuelve más complicada -Yo me llamo Keiran - lo menos que podía hacer era decirle mi nombre. No me consideraba un tipo grosero -Y... no sabe lo que... - como explicarlo... -lo que significa para mí... - chasqueé la lengua fastidiado sin saber expresarle mi gratitud con claridad. Porque gracias a ella la esperanza en mi pecho cobró vida al creer que no estaba sólo. Puede que ese lobo fuese un asesino, un salvaje del que poco veía semejanzas conmigo. Pero su naturaleza era la misma ¿Habría nacido lobo como yo? ¿Cómo se transformó? ¿Pertenecía a una manada? ¿Existían más como nosotros? ¿Dónde se asentaban? ¿Donde podría encontrarlos? -Lo que significa para mí... esto. Que me deje acompañarla. No quepo en mí, de felicidad - Necesitaba respuestas.

Keiran Cooke
Licántropo- Clase Media
Licántropo- Clase Media

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 19/10/2010
Edad : 232

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Echando un vistazo fugaz (Itzamna Moreau)

Mensaje por Itzamna Moreau el Jue Feb 24, 2011 10:10 am

Que descuido de su parte del hermoso angel caido, no haberse percatado de su arco, mas bien no haber recordado su arma, hasta que la tuvo entre sus manos, pues habia sido devuelta por aquel licántropo.

Itzamná cogió el arco entre sus manos, sopesandolo y mirandolo detenidamente, era bastante ornamentado, y alzó la vista gradeciendoselo con un movimiento de asentimiento de su cabeza.
-No se por qué en pleno siglo XVII, sigo utilizando un arma tan anticuada como un arco...no soporto las armas de fuego, la polvora apesta y son demasiado ruidosas.-murmuró, se acomodó el arco sobre su espalda y hecho a andar en silencio, con el mismo rostro serio y dulce, una rara convinación unos cuantos pasos por delante de Keiran, prestando atención, despertando sus sentidos para percibir cualquier oleada de actividad maligna que se encontrara cerca de ella.

-Mi nombre es Itzamná...Keiran es un buen nombre...suena a una persona fuerte y decidida...el nombre muchas vecez tiene un origen divino, la sugerencia implantada por la voz del Dios en la cabeza de los padres...y casi por lo regular trae consecuencias buenas o malas en la vida de las personas...al menos así era la tradición del lugar de donde vengo...una tierra muy lejana.- murmuró el angel, sus palabras eran casi como una canción,hubieran podido poner alivio en un corazon acongojado por la pena y el dolor, la miseria incluso.

La mujer se detuvo en seco cuando escuchó el ultimo comentario y bajo la mirada al suelo, como si esta se hubiera ensombrecido, apretó con fuerza sus manos, y un atisbo de una sonrisa se dibujo en sus hermosas pero frías facciones, dandole una cálidez que no habia demostrado hasta ese momento, se dió vuelta lentamente, y su rostro blanco, lucia brillante, justo como sus ojos, como si su cara emitiera rayos de luz luna, y le respondió a Keiran de la siguiente manera.
-No...no tienes que agradecerlo...avecez me gusta tener compañía...me hace sentir viva por unos momentos....es realmente como si por un momento sintiera que voy a regresar a...- pero el lugar al que Itzamná tenía pensado regresar nunca pudo expresarlo, una sombra se movió con velocidad de vertigo a espaldas de la mujer, irguiendose varios metros por detrás de ella, la sombra que se proyectó le indicó que era, pero su movimiento fue mas rapido, blandió la flecha con su mano, girando su cuerpo rapidamente para clavar la flecha en el cuerpo de la bestia, pero el movimiento fue inutil, la garra sujetó con una fuerza descomunal como si fueran pinzas de acero la muñeca de Itzamná, y soltó un potente bramido que hizo callar a las aves nocturnas del bosque, con la otra garra sujeto al angel por el cuello, y lo hacercó a su rostro, arrebatandole el arco y arrojandolo lejos de la escena entre la maleza, Itzamná cerró sus ojos cuando sintió el aliento del lobo,y acontinuación sintió su cuerpo como si hubiera sido proyectado por un tornado, apenas y tuvo tiempo de lanzar un breve grito de dolor, cuando su cuerpo se impactó secamente contra el tronco de un árbol, hojas secas, tierra y sangre...el cuerpo del angel calló pesadamente como si fuera una muñeca de trapo, y comenzó a arrastrarse, tal parecía que el lobo tenía en mente eliminar al angel, quizá la hubiera estado escuchando desde el momento en que se habia internado,puso una gigantesca pata sobre la espalda de la mujer y la levantó por los cabellos, enseñandole una hilera de enormes colmillos, Itzamná cerró los ojos...no podía terminar así...podría matarla...y matar a Keiran...-Vete Keiran...el me quiere a mí.- su voz estallo en una mezcla de temor y confusión en la cabeza del lobo, sin que esta moviera sus labios para hablar

Itzamna Moreau
Ángel
Ángel

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 08/02/2011
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Echando un vistazo fugaz (Itzamna Moreau)

Mensaje por Keiran Cooke el Vie Feb 25, 2011 2:08 am

Se llamaba Itzamná y me catalogó como hombre forzudo y de mente decidida. Disto de lo último, pues difícil cometido resulta para mí, tomar decisiones cuando la gravedad se presenta. Y no porque no las encuentre. Si no por el peso que estas conllevan la mayoría de las veces. Tarea difícil la de decidir, cuando temes tanto equivocarte.
Con voz liviana siguió dirigiéndome la palabra. Y aún cuando su voz se enmudecía, me hablaba con los ojos, espejos del alma que tan sinceros me contaban secretos escondidos. Y no sólo eso, pues la pena en su rostro cubría las mejillas de rubor carmesí y sus labios casi inamovibles dibujados en el semblante cual luz celestial y motor ejecutor de tales palabras inaudibles, repletas de la mayor de las sinceridades. Angelical y piadosa ante mis ojos se hallaba.
Dijo algo que... consiguió sin esfuerzo sumirme en la tragedia mas sanguinaria jamás contada. Ni por los griegos versada: "El nombre muchas veces tiene un origen divino, la sugerencia implantada por la voz del Dios en la cabeza de los padres...y casi por lo regular trae consecuencias buenas o malas en la vida de las personas..." Ni que decir tenían los padres importancia en mi historia pues carecía de conocimiento de su existencia. Es obvio que tuvieron que existir. Más nunca los conocí ¿Por qué me llamarían así? Según las conjeturas de Itzamná sobre mi persona, si bien tuvieron el valor de abandonarme, bien sabían que tendría que moverme por el mundo en soledad sin rumbo ni credo, sin familia ni sangre, pues yo mismo sería el responsable de todas mis decisiones sin una conciencia que me aconsejase -Sí... un buen nombre... - murmuré nostálgico.
¿De que región procedería dicha dama? Confuso la observé sin saber definirla con una nacionalidad en concreto. Pero la gente nace en algún lugar. No aparece en la tierra caída del cielo como de la nada. Sonreí sin darme cuenta tras aquel ensimismamiento, cuya sonrisa también se ensanchó en el rostro de la joven. Y la duda vino a mí ¿Por qué sonreía ella? -No...no tienes que agradecerlo...a veces me gusta tener compañía...me hace sentir viva por unos momentos.... - No discernía de tal pensamiento. La soledad es el mayor enemigo del hombre, aunque él no lo sepa -es realmente como si por un momento sintiera que voy a regresar a... - ¿A dónde? me detuve en seco con el ceño fruncido. Pues su frase quedó suspendida en medio del bosque sin llegar a darle el golpe
de gracia -¿Decíais? - ¿Qué ocurría? respiré el ambiente, siendo consciente del peligro que nos acechaba con retardo, distraído por el discurrir de su voz. Mis músculos se tensaron de inmediato como respuesta, advirtiéndome que más valía echar a correr, ahora que estábamos a tiempo. Pero no podía hacer tal cosa. Debía descubrir el gran misterio. Si ese lobo era lo que yo pensaba que era, encontraría el camino de vuelta a mis orígenes. Las respuestas que tanto ansiaba conseguir.

Como un monstruo gigantesco la sombra de la bestia venidera nos cubrió, ocultando la luna y los árboles que nos habían velado minutos antes y que ahora parecían desaparecer bajo su gran zarpa de acero. La mujer asió su arco y apunto estuvo su flecha de atravesar el cuerpo del lobo -¡No! - grité con desesperación, dándome la vuelta y temiendo que la punta atravesara su cuerpo. Muerto no me servía de nada. Más si quería acabar con su vida, bien tendría tiempo una vez yo hubiese resuelto mi incertidumbre llena de aflicción. En un abrir y cerrar de ojos, ahora el lobo sujetaba la muñeca de la dama asegurándome que, poco duraría entre sus garras si seguía apretándola de aquel modo pues, igual que una rama se parte, así terminaría su brazo por la presión y su garganta desgañitada, en cada bramido de dolor.
Ahora era su cuello el que retenía ante mi mirada pasmosa. Paralizado de pies a cabeza sin poder mover los pies del suelo, como si hubiesen criado raíces sin yo quererlo. Sólo bastó que arrojase su cuerpo lejos de nosotros para que el cólera brotara desde mis entrañas.
Corrí pretendiendo derribarle sin éxito. Ni que decir tiene que sus uñas eran más poderosas que mis manos por muy robustas que pareciesen. Caí al suelo también golpeándome en la frente con una roca. La sangre brotó descendiendo hasta mis pestañas. Y era escozor lo que mis ojos padecían tras surcar las cuencas dejándome ciego casi ¿Dónde estaba ella? Alcé la cabeza intentando levantarme -Vete Keiran...el me quiere a mí.- "Ni hablar" Me erguí intentando sacar la fuerza que parecía haberme abandonado. Y sin más remedio, pues su vida pendía de un hilo. Y sin tener en cuenta mis prioridades y mis deseos por saber la verdad, me transformé en lobo rajando mis ropas, esta vez. "No había tiempo para quitársela". Poco tardé en abalanzarme contra él.
Choqué contra su cuerpo, por fin provocándole daño. Con tanta fuerza que rodamos por la explanada con las garras uno en el morro del otro. Mis pezuñas golpeaban su estómago peludo. No vi venir el zarpazo que surcó mi costado produciéndome un dolor soporífero que expresé con un gruñido desgarrador. Tampoco pude ver el árbol contra el que nos chocamos. Me tenía contra la espada y la pared, sin escapatoria ¿Cómo estaría la chica? pensé cerrándo los ojos, al hacer fuerza para impedir que otra zarpa me golpease ¿Era mí final, en aquella lucha a muerte?
"No..." Me negué una y otra vez. No podía ser mi final. Si yo moría ella también terminaría con la misma suerte. Y sólo cuando el lobo creyó ser el rey de la victoria, creyéndome débil ante él, desgarré su pecho con ayuda de mis colmillos. Alcancé su corazón, mordiéndolo y palpándolo pútrido de miseria, pues bien mísero debía ser, si aun puñado de niños inocentes había arrancado la vida. Y como una mole pesada, cayó al suelo dejándome libre sin que una sola respiración más saliese de su frío pecho.

Me transformé de inmediato muerto de dolor y de cansancio bajo el silencio de la noche. Los gruñidos se extinguieron de mis oídos. Lo agradecí. Empezaban a volverme loco. Mis vista, ahora distorsionada, contempló el cuerpo del muerto y caí sobre él, igualmente derribado con el dolor en el costado y en mi sien. Mi sangre se entremezcló con la del aniquilado. "Respira tranquilo Keiran. Ella está bien" cerré los ojos con placidez.


Keiran Cooke
Licántropo- Clase Media
Licántropo- Clase Media

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 19/10/2010
Edad : 232

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Echando un vistazo fugaz (Itzamna Moreau)

Mensaje por Itzamna Moreau el Vie Feb 25, 2011 9:57 pm

Debería estar agradecida por tan valeroso y noble acto...debería acaso?, quizá si, pero a Itzamná le bastó escuchar el rugido agonizante de la bestia, y haber observado a Keiran transformandose para comprender lo que habia ocurrido, apenas y podía enfocar bien los ojos, el golpe habia sido brutal, enterró las manos en la tierra.."no puede ser...que ha hecho" sabia que le habia hecho bien, le habia salvado la vida y debia de ser agradecida por ello, pero a ojos de Itzamná era diferente, había aniquilado al ser que ella por misión y comisión tenía encomendado aniquilar...hubiera sido mejor haber muerto en sacrificio y así expiar sus culpas y poder recuperar su luz perdida, o bien, aniquilar a la bestia ella, y haber ganado algo de expiación por haber auxiliado a una familia necesitada...pero no...eso no había pasado, cerró los ojos con una mezcla de tristeza, dolor e ira, intentaba contenerse, no podía arremeter en increpancias en contra de la persona que le había salvado la vida y que al mismo tiempo, le había detenido una pequeña parte de la expiación de sus penas...

Quizá nunca volvería al cielo, quizá ya debería de haberse hecho a la idea desde hace 765 años, pero la esperanza era algo que moría a lo ultimo, se despojó de la capa de terciopelo plateado que cubría su cuerpo, dejando visible, un hermoso vestido hecho de telas vaporosas, era como si la neblina y la nieve se hubieran hecho lienzo para cubrir el cuerpo de aquel angel, que quedaba semitraslucido, dejando adivinar una figura femenina de exquisitas formas, denotando que no solo la belleza se encontraba en su rostro...
Miró a Keiran, y entonces se olvidó por completo de su sentimiento de ira, una terrible necesidad de llenarlo de abrazos y caricias, y de agradecerle infinitamente lo que habia hecho, se apoderó de su persona, y eso la sorprendió a un mas, el don principal de un angel es la benevolencia y la compasión...

Corrió hacia el tropezando de vez en cuando por lo agitado del terreno, observó a lo lejos el cadaver del licantropo...después se ocuparía de el, por ahora su interés se encontraba en Keiran, el licantropo que le habia salvado la vida.
Estaba como inerte sobre el cuerpo del lobo asesino...Itzamná lo ayudo a ponerse en pie y lo arrastró lejos, lo cual era dificil, Keiran no solo era mas alto que ella si no también mas corpulento, hubiera deseado tener ayuda en esos momentos pero no tenía ninguna era de noche y en un bosque olvidado de la mano de Dios, una vez lo hubo retirado lo suficiente, Itzamná hacercó sus labios a Keiran...depositó un suave beso en su frente..eso calmaría los dolores, el beso del angel, no curaba enfermedades ni heridas, pero ayudaba a aligerar las molestias, con cuidado le despojó de la camisa rota y ensangrentada y se dedico a analizar con cuidado sus heridas.
-Te pondras bien...te pondras bien...promete no rechazarme despues de esto.-rechazo..si era increible, pero al no tener luz, la gente que sabia que era un angel, tenian pensaod que era un angel caido o un demonio, y eso no le daba buena fama.
Itzamná cerró los ojos y cruzó sus manos sobre el pecho, el vestido comenzó a agitarse en su espalda, y lentamente, dos haces de luz opaca comenzaron a aparecer en su espalda, la luz lucía mortecina y sin brillo alguno, cuando esta se hubo disipado, dos grandes alas emplumadas aparecieron en la espalda de Itzamná, y hubieran sido hermosas, si no hubiera sido por que las plumas grisaceas parecían estar cubiertas de polvo, antes esas plumas eran blancas como la nieve, quizá mas, pero ya no lo eran mas....sabía que sus alas traían desgracia para las personas que se encontraban con ella.

Las manos de Itzamná se rodearon de luz blanca, y las colocó sobre las heridas de Keiran, la luz comenzó a extenderse por aquellos lugares marcados por garras, la sangre comenzó a desaparecer, y las heridas lentamente comenzaron a cerrarse como si nunca hubieran existido.
-El poder de un angel, aun cuando se encuentre lejos de la gracia Divina nunca desaparece...es su ultimo vinculo divino, el don de sanar y ayudar a otros...soy un angel Keiran...después de todo no eres el unico especial aquí- pero ya estaba sumamente cansada, habia gastado sus poderes, y ahora habia hecho cerrar heridas profundas, Itzamná sintió que la mirada se le nublaba y con las ultimas fuerzas que le quedaban alcanzo a murmurar.-el corazón de todo ser mortal solo busca respuestas...tendrás las que quieras...-y calló pesadamente con las alas extendidas completamente sobre el vientre del licantropo, sus alas grises, ahora cubiertas por hojas secas y polvo, alas grises que pese a todo, poseían las plumas mas suaves nunca antes tocadas por mano alguna mortal.

Itzamna Moreau
Ángel
Ángel

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 08/02/2011
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Echando un vistazo fugaz (Itzamna Moreau)

Mensaje por Keiran Cooke el Dom Feb 27, 2011 6:18 pm

Mi estado era peor del que imaginaba. Peor que un fruto podrido lleno de gusanos. Me hallaba en un habitad de inconsciencia consciente, entre sueño y realidad. Como si el pasado y el presente se entremezclasen desorientándome. Respiré con dificultad hasta que por fin logré sacar por la boca, la burbuja de sangre que tanto me intoxicaba. El sabor metálico en la punta de mi lengua, consiguió arrancarme arcadas. Ahora tosía llevándome una mano al costado, como si de ese modo pudiese aplacar el dolor que me estaba destrozando. Mis heridas se curaban más deprisa que las de un común mortal. Pero mi organismo no se pondría en marcha hasta el día siguiente o cuando cayera dormido. Aguantar todo el sufrimiento hasta entonces me pareció un calvario. Lo peor de todo, era que el lobo estaba muerto. Ahora nunca sabría la verdad.
Y en ese ir y venir de ideas y pensamientos muy mal recibidos, unas manos intentaron ponerme en pie. Inútil fue. Pero ya no sentía el pelaje del animal bajo mi estómago -El lobo... - articulé en un susurro que no llegó a emitir palabra casi, pues estas se perdieron, disolviéndose en un jadeo. Y unos labios depositaron sobre mi frente poblada de arrugas, afligida aún, el dulce beso. Como un canto de sirenas cálido y apaciguador, logró serenar la tortura que padecía. -Te pondras bien...te pondras bien...- su voz era un vals agradable que te invitaba. Y poco esfuerzo bastaba para dejarse llevar en tal discurrir -promete no rechazarme después de esto.- el pánico cundió dentro de mí de pronto, temiendo estar en un estado lamentable ante sus ojos. Tanto como para sacrificarme, sin esperanzas de que me recuperase y así no verme sufrir ni un minuto más.
Ligeras depositó las manos sobre mi pecho. O eso noté yo. Abrí los ojos con dificultad encontrando los suyos cerrados ¿Rezaba por mí? Volví a cerrarlos. "Pocos segundos de vida, me quedaban entonces".
No supe cuando caí muerto pues, en ningún momento noté nada afilado desgarrar mi corazón. Pero debía estar en el cielo, si una luz blanquecina me cegaba. Alas grises confundieron mi razón. Aún así las pasé por alto, en cuanto mis dolores cesaron. Como si estuviese curado por completo y tras el respiro de aliento, descansando por fin, me diese cuenta de que jamás, volvería a pisar la tierra. -El poder de un ángel, aun cuando se encuentre lejos de la gracia Divina nunca desaparece... - No lo negaría. Tenía que ser un ángel, el que me hablaba ahora. Temí que me llevase ante Dios y no ser de su agrado -es su ultimo vinculo divino, el don de sanar y ayudar a otros...soy un ángel Keiran...después de todo no eres el único especial aquí- confuso arrugué el ceño. No me consideraba precisamente especial. Abrí los ojos una vez más, ya sin esfuerzo con la calma en el cuerpo. -el corazón de todo ser mortal solo busca respuestas...tendrás las que quieras...- y respuestas era lo que quería. Pero no sería Dios quien me las diese. No sería el lobo muerto entre las hojas. Me quedé de piedra cuando volví a la consciencia, dándome cuenta de que nada había sido un sueño. De que no era el cielo donde me encontraba. Si no en aquel bosque, con Itzamná sobre mí ¿Ella me curó? Miré mi costado sin heridas ¿Entonces no estaba muerto? respiré tomando todo el aire que pude. "Aire fresco" sin sangre, inundando mis pulmones.

Me limpié la boca con ayuda del puño, incorporándome hasta quedar sentado. -¿Pero que...? - No tenía explicación. Lo que contemplé a continuación me dejó tieso. De su espalda emergían alas grises como el humo de una chimenea. Alcé su rostro, tomándola por la barbilla para comprobar su estado -Itzamná - articulé nervioso intentando despertarla.
No sabía como sostenerla, temiendo que las alas se partiesen. -Por favor, despierta - supliqué con desesperación. Pero no parecía reaccionar. Perdido y sin saber que hacer, llevé una mano hasta su espalda para darle calor, con tan poca puntería que rocé con un dedo una de sus alas -¡Perdón! - aparté la mano de inmediato ¿Le dolerían? Eran suaves como las plumas de un cisne "No eres el único especial aquí", recordé lo que dijo, fascinado por la idea de que un ángel hubiese sido capaz de descender hasta la tierra. Pero si los demonios también poblaban el mundo, no era una posibilidad tan descabellada.
No sabía donde llevarla. Ni si despertaría ¿No estaba muerta ya? "Que tontería" golpeé mi frente con una mano desesperado. Ponerla en pie sería una locura. Sostuve su rostro entre mis manos, esperando que abriese los ojos, como cuando esperas ansioso a que aparezca el amanecer -Vamos - susurré impetuoso, animándola y dándola fuerzas para volver a su ser.


Keiran Cooke
Licántropo- Clase Media
Licántropo- Clase Media

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 19/10/2010
Edad : 232

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Echando un vistazo fugaz (Itzamna Moreau)

Mensaje por Itzamna Moreau el Miér Mar 02, 2011 4:17 am

Luz era lo único que podía percibir en su estado de inconciencia...y reconocía bien el lugar, por que aunque hacía 800 años no había vuelto a verlo, el hogar verdadero,donde reside el corazón jamás se olvida.

Escuchó murmullos bajos y algunas risas cantarinas, escuchó la mas hermosa música que ningun compositor mortal jamás, hasta el final de los tiempos iba a poder componer nunca.
Percibió cálidez en su ser, y se encaminó despació, hasta un sitio donde provenía la lejana luz...habia vuelto a casa...sus pecados habrían sido perdonados?, mientras mas se movía desesperadamente por llegar al origen de la luz, esta mas se alejaba, y lentamente todo comenzó a volverse oscuro y opaco,pronto el terreno se volvió árido y estéril, lleno de gigantescos riscos y rocas afiladas, a lo lejos se podía ver una ciudad extraña rodeada por las llamas, y fue entonces cuando Itzamná comprendió donde se encontraba, los demonios reptaban como fieras al acecho alrededor de ella, esperando saltar, un movimiento de descuido, Itzamná se llevó las manos al pecho, su luz sería suficiente para auyentarlos...pero que podía hacer si ya no poseía luz, comenzó a correr perseguida por los demonios, hasta que el terreno terminó y entonces Itzamná calló por un agujero oscuro, con el tiempo justo para contemplar que era una fosa llena de cadaveres, sus blancos vestidos se ensuciaron, pero la serenidad en su rostro no desaparecio, hasta que dos lobos la sujetaron por las manos, y un tercero se avalanzó sobre ella, dispuesto a destrozarle la garganta....cerró los ojos fuertemente, y los abrió lentamente...

Era como si el cielo nocturno descorriera su manto para dar paso a la mas hermosa de las mañanas, un brillo enigmático brotó de los ojos del angel, la mano del angel, se cerró con suavidad y delicadeza, tal que pareciese ser la mano de una persona convaleciente, de un enfermo terminal, sobre la mano del lobo, lo miró unos momentos y acontinuación sin decir nada, bajo la vista, y se apartó de el poniendose de pie en silencio, contemplando fijamente a su alrededor...sus alas volvieron a extenderse en toda la majestuosidad que poseía, majestuosidad cubierta de un halo de tristeza originado por el color gris de aquellas alas, antes albinas.

Arrancó una de las plumas de su mano, y la lanzó sobre el cuerpo del licantropo, la pluma se convirtió en una serpiente luminosa grisacesa, que envolvió el cuerpo del lobo, extrayendo de el, una especie de vapor violeta, y acontinuación regresó a la mano del angel, quién la volvió a acomodar en sus plumas.

-Me temo que esto no era lo que tenía en mente...ni siquiera lo que tu estabas pensando...puse en riesgo una vida...será mejor acostumbrarme a la soledad y al exilio....ARCO- bramó con fuerza la última palabra, y elevó su mano por su cabeza, un haz de luz azul brilló en esta, y el arco apareció en ella, Itzamná lo hació con fuerza, y lo transformó en una pluma, que colocó también en su ala...

-Creo que en este momento nuestros caminos se separarán noble Keiran...no volveremos a vernos.-dijo y sus alas se batieron levanto una fuerte rafaga de viento, como si estuvieran a punto de iniciar el vuelo, pero había algo en la mirada de Itzamná que daba a demostrar cierta duda ante su ultimo comentario...no quería irse, pero sabía que era lo mejor...no podía volver a permitirse un error como ese...que un inocente muriera por su culpa.

Itzamna Moreau
Ángel
Ángel

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 08/02/2011
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Echando un vistazo fugaz (Itzamna Moreau)

Mensaje por Keiran Cooke el Dom Mar 06, 2011 7:23 pm

La luna era un disco difuso, desaparecido en lo alto del cielo por la vivacidad del sol, que asomaba sus primeros rayos en el horizonte, cegándome los ojos. Temí que no despertase nunca. Entre mis brazos sostuve su cuerpo sin perder del todo la esperanza, cuando una de sus manos agarró la mía. Y cuando abrió los ojos, respiré aliviado por fin dibujando una minúscula sonrisa de satisfacción. Aún estaba débil, pero cómo no iba a estarlo después de todo el esfuerzo que gastó para salvarme. "Quién me lo iba a decir a mí..." Quise ayudarla a levantarse, pero soltó mi mano poniéndose sola en pie ¿Seguro que podía sola? Me incorporé poniendo los brazos en torno a su periferia, como cuando proteges a un niño de que no caiga al suelo cuando está aprendiendo a caminar. No me fiaba de que se sostuviese durante más tiempo. Y aún así, sus fuerzas no parecían deteriorarse. -¿Te encuentras...? - quise preguntarla como se encontraba, para cerciorarme de que todo estaba en su sitio correcto. Pero sus alas se extendieron cortándome el habla y caí al suelo por la impresión que me supuso. -Sí... - sonreí cohibido, volviéndome a levantar -Estás... - "deslumbrante". Hipnotizado me quedé y observé como arrancaba una pluma de sus alas transformándola en una serpiente. "Cosa de brujería". Impresionado miré al animal, como reptaba hasta el licántropo y se apoderaba de una especie de humo violeta -Pero que... - me retiré llevándome una mano la la frente sin dar crédito. "Itzamná no dejaba de sorprenderme". -Me temo que esto no era lo que tenía en mente... - "Ni por asomo" ¿Era un ángel realmente? rasqué mi coronilla molesto "Pues claro, Keiran. Qué si no..." -ni siquiera lo que tu estabas pensando...puse en riesgo una vida...será mejor acostumbrarme a la soledad y al exilio....ARCO- y el arco apareció de pronto sobre su mano. Luego se transformó en otra pluma y la guardó en un ala. Y seguí parado sin dar crédito. Tampoco comprendía que la sucedía. Porque algo tenía que pasarla para hablar de se modo tan melancólico. "Pero cómo saberlo, si apenas la conocía". -Creo que en este momento nuestros caminos se separarán noble Keiran...no volveremos a vernos.- "No puede ser..." arrugué el ceño cuando empezó a batir las alas ¿Se marchaba?

-¡Espera! - grité como si estuviese a mil quilómetros de distancia. Y frené cualquier movimiento que se la ocurriese para salir volando de allí, con ayuda de las manos -Detente - ¿Me haría caso? Mantuve su mirada con fijeza todo lo que pude hasta que mis pupilas recorrieron a la muchacha por todas partes ¿Descarado? "No solía ser así". Pero aún estaba alucinando -Creo que deberías sentarte un rato - "Por favor, que no me dijera que no" imploré observándola con ojos tristes -¿No crees? - no era una mala sugerencia -No se nada de ángeles. - confesé deslizando la mano hasta coger la suya. Era minúscula en comparación a la mía, pero no estaba fría ni muerta. De piel suave, las mías posiblemente la incomodasen al ser tan robustas -Ni siquiera se si es vuestro destino vagar en soledad. - "Nunca deseé tales males para nadie" -Pero... - deslicé los dedos hasta su muñeca sin mirarla. "La mayoría de las veces me cuesta expresarme con claridad" -El exilio sólo es para los poetas - bromeé con la sonrisa desencajada, martirizado ante la idea de que pudiese desaparecer. ¿Cómo mostrar mis fervientes deseos por que se quedase? -Aunque, si tanto deseas irte... - puede que sólo fuese una excusa para dejarme sólo - antes me gustaría hacerte una pregunta. - articulé con cierto temor. No quería poner a la joven en un compromiso. Si era un ángel ¿Significaba que no estaba viva? ¿Y por qué parecía tan real? Solté su muñeca despacio por si se sentía incómoda. Pero mi otra mano me traicionó, retirándola el pelo de la cara para ver su rostro con mayor nitidez. Era molesto que algo tan hermoso se mantuviese oculto -¿De qué tienes miedo?


Keiran Cooke
Licántropo- Clase Media
Licántropo- Clase Media

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 19/10/2010
Edad : 232

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Echando un vistazo fugaz (Itzamna Moreau)

Mensaje por Itzamna Moreau el Lun Mar 07, 2011 10:04 am

Solo frases sueltas, al parecer le costaba mucho trabajo a aquel joven articular una frase completa, eso le hubiera divertido a Itzamná, aunque dudaba por que estaba tan sorprendido el jovencito, después de todo el era un hombre lobo, o tal vez era uno de esos lobos que apenas estaban comenzando a descubrir su mundo.

Itzamná no plegó sus alas, las dejó extendidas en toda su majestuosidad, mientras en su espalda sentía como lentamente los primeros rayos de sol comenzaban a calentar paulatinamente su espalda, era un sensación agradable, pues aliviaba en algo el adolorido estado en el que se encontraba, el golpe que habia recibido cuando esa bestia la había arrojado contra el tronco del arbol todavía tenia sus secuelas.

Justo en el momento de que comenzaría a despegar, el grito proferido por Keiran hizo que diera un paso en retaguardia, llevandose las manos al pecho preocupada. ¿ le habría dado un ataque?, quizá se estaba apoderando de el una especie de extraña rabia, quizá se sentía mal por haber asesinado a uno de su propia especie.
No profirió palabra alguna, su semblante delicado y hermoso como el de una muñeca de porcelana adquirió un rictus serio mientras escuchaba con la serenidad del juez las palabras del licántropo. ¿Sentarse a descanzar?, tal vez después de todo era una buena idea, los pies le dolian aunque bastaría unos cuantos minutos para reponerse por completo.
El lobo era gentil y agradable en su trato, algo que le sorprendía y atraía de sobre manera, pero un pensamiento oscuro rondó por su cabeza, al sentir la mano de aquel mortal asiendo la suya...era una mano fuerte, pero también cálida, era como si todo el temor y la soledad se fueran al sentir aquella mano aferrandose a la fina mano del angel...pero esa misma sensación la había tenido cuando todo había terminado, cuando había ocurrido su encuentro con aquel demonio, el mismo trato...`¿ y si solo era una mascara?....había perdido el don de leer el corazón de los mortales, por lo que no podía adivinarlo...¿arriesgarse quizá y confiar de nuevo?, o hacer oídos sordos y lanzar un ataque adormecedor sobre el cuerpo de Keiran...se sentía confundida y esa sensación era mucho peor que el hecho de sentirse atraída hacia aquel licántropo y su personalidad completamente inusual.

-Es el destino de los ángeles que estamos lejos de la gracia de Dios, ¿has visto mis alas?, te diste cuenta que son grises, tienen un extraño resplandor, yo soy lo que erróneamente suele llamar un angel caído, o angel gris...un ángel débil que cedió a las tentaciones de la vida mortal- guardó un momento de silencio, hacia tiempo que no contaba eso, y no sabía por que se lo tenía que decir precisamente a Keiran

-Trescientos años antes, fuí tentada por un demonio...el lazo divino que nos mantiene unidos a nuestro hogar celestial a vecez es débil, el poder, la belleza, la gloria...incluso el amor y el deseo, son sentimientos adictivos que van cautivando a los ángeles inexpertos o primerizos, hasta volver ese cordón frágil...cuando un demonio aparece, posee el poder y la capacidad suficiente para tentar a ángeles débiles y persuadirlos de seder a los placeres humanos....yo fuí una de esos ángeles...y desde entonces estoy señalada por la mano de mi padre...es...el peor pecado que se puede cometer, sería como si asesinaras a tus padres, por poner un ejemplo- otro momento de silencio antes de proseguir.

-He perdido casi todos mis poderes, mis alas no brillarán mas, en el pasado era el angel de la benevolencia, y no volveré a tener la luz hasta que demuestre un acto benévolo...pero desde hace trescientos años vago en la tierra en soledad...y nunca lo he logrado...Keiran...no afines tu corazón al mío...soy una pecadora...mis alas solo traen desgracia para la gente que se encuentra cerca de mi....y tengo miedo de que sean mis alas, las que puedan hacerte correr peligro.- sintió la mano de Keiran retirando su cabello, y casi por instinto, Itzamná cerró los ojos, plegó las alas, y recostó su rostro en el pecho del licántropo escuchando latir su corazon, y rodeandolo con sus brazos, era mucho mas baja que el, pero sus alas plegadas llegaban a la altura del rostro del lobo...se quedó unos segundos en ese estado sin articular palabra alguna hasta que se retiró despacio de el.
-Nunca olvidaré que me hallas salvado la vida...una vida bastante manchada pero que se le va a hacer-y por primera vez desde que se habían visto, una sonrisa apareció en su rostro, iluminandolo de un sutil y mágico resplandor, la sonrisa que solo los angeles podían poseer.

Itzamna Moreau
Ángel
Ángel

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 08/02/2011
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Echando un vistazo fugaz (Itzamna Moreau)

Mensaje por Keiran Cooke el Sáb Mar 12, 2011 2:32 am

-Es el destino de los ángeles que estamos lejos de la gracia de Dios, ¿has visto mis alas?, te diste cuenta que son grises - volví a observar su espalda cejijunto, sin creer que el color tuviese importancia. Parecía que le costase hablarme del tema, pero no se detuvo -tienen un extraño resplandor, yo soy lo que erróneamente suele llamar un ángel caído, o ángel gris...un ángel débil que cedió a las tentaciones de la vida mortal- nunca hubiese deducido tal cosa, preguntándome que tentaciones habrían sido esas, tan terribles como para condenarla. Y no tenía cabida en mi razón que un ser tan bondadoso lleno de ternura, fuese capaz de matar a un padre. ¿Y qué se consideraba por tentación hoy día? La ilustración empezaba a tirar por tierra mediante la razón, todo lo que Dios había sembrado. Y sin embargo aquel ángel estaba allí, justo a mi lado hablando de castigos. Pues ¿Qué otra cosa podía ser, si tan importante era el color de sus plumas? Una sanción por los errores cometidos. Pero a mí no me pareció ninguna tragedia. Mayor fatalidad que ya no respirase como ser humano. -Trescientos años antes, fui tentada por un demonio...el lazo divino que nos mantiene unidos a nuestro hogar celestial a veces es débil, el poder, la belleza, la gloria...incluso el amor y el deseo, son sentimientos adictivos que van cautivando a los ángeles inexpertos o primerizos, hasta volver ese cordón frágil... - Pues que pocas oportunidades proporcionaba Dios a los neófitos. Cuando un niño se cae, le ayudas levantarse, para que vuelva a intentarlo. Nunca darías por imposible sus primeros pasos. Además, era un experto en este tipo de cosas. "Yo siempre aprendí a golpes" -cuando un demonio aparece, posee el poder y la capacidad suficiente para tentar a ángeles débiles y persuadirlos de ceder a los placeres humanos....yo fui una de esos ángeles...y desde entonces estoy señalada por la mano de mi padre...es...el peor pecado que se puede cometer, sería como si asesinaras a tus padres, por poner un ejemplo- "No. De eso nada" Igual no era. Empecé a cuestionarme mis propias creencias, dando gracias a Itzamná por salvarme la vida. Porque si hubiese muerto, encontrándome cara a cara con el santísimo, sin descubrir la verdad que Itzamná me narró, me habría sentido engañado como un niño. ¿Un tirano? Su imagen se deformaba en mi cabeza, a medida que el ángel gris hablaba de él. -He perdido casi todos mis poderes, mis alas no brillarán mas, en el pasado era el ángel de la benevolencia, y no volveré a tener la luz hasta que demuestre un acto benévolo... - ¿Y curarme no era suficiente? "Yo se lo agradecería el resto de mis días" -pero desde hace trescientos años vago en la tierra en soledad...- aquella cifra me dejó patidifuso -y nunca lo he logrado...Keiran...no afines tu corazón al mío...soy una pecadora...- Que injusto me parecía el mundo. No estaba bien repartido. -mis alas solo traen desgracia para la gente que se encuentra cerca de mi....- "Confusiones las tenemos todos" Tampoco me sentía un desgraciado por su ataque erróneo -y tengo miedo de que sean mis alas, las que puedan hacerte correr peligro.- "En peores saraos me he metido..."

Apoyó el rostro sobre mi pecho, temeroso de que notase mi alarma golpeándome dentro ¿El velo de la amargura siempre cubriría sus ojos? Cuando se retiró de mí, pensé que la idea de huida volvía a rondar por su cabeza-Nunca olvidaré que me hallas salvado la vida...una vida bastante manchada pero que se le va a hacer- "Sólo hice lo correcto". No hacía falta que me diera las gracias. Era lo mínimo.
Me crucé de brazos, enervado por todo lo que me contó. Y miré directamente al sol, hasta que me cegó. Como si quisiese desintegrar mis retinas con su luminosidad. Cuando volví el rostro a la joven me pareció ver una sonrisa dibujada en su semblante. Sería mi imaginación. "Una vaga ilusión". La luz solar aún permanecía en mis ojos, tras haberla mirado. "No seas tan ingenuo ¿Por qué te sonreiría a ti... precisamente a ti" No lo hizo en ningún otro momento.
Era un ser triste. Diría que incluso perdido -Me parece irónico que seas el ángel de la benevolencia, siendo tu padre el mayor de los intransigentes - puede que se lo tomase mal, pero era una verdad como un templo -Aunque sólo es mi humilde opinión - después de lo que me había contando, sabía sacar mis propias conclusiones. Aunque puede que fuese el menos indicado para opinar, siendo esta una materia desconocida para mí, hasta el momento. Pensativo, me quedé mirándola con fijeza -Es curioso... lo hermoso que resulta el cielo desde abajo y la oscuridad que refleja pasadas las estrellas... - más bien fue un pensamiento en alto. Porque hace nada, observaba por el telescopio maravillado. No quise preguntarle nada más, temeroso de ser un metomentodo. Aún así, era incapaz de pensar en otra cuestión que no fuese su drama -Si necesitas ayuda... - "Estupideces, Keiran..." No terminé la frase, sintiéndome ridículo. "¿Qué ayuda podría ofrecerle un chucho bobalicón como tú?"

Keiran Cooke
Licántropo- Clase Media
Licántropo- Clase Media

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 19/10/2010
Edad : 232

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Echando un vistazo fugaz (Itzamna Moreau)

Mensaje por Itzamna Moreau el Miér Abr 20, 2011 3:17 am

Itzamná levantó una ceja cuando escuchó el comentario hecho hacia su padre.
-No...no es un ser intransigente, te equívocas mortal...lo cierto es que como cualquier padre de vez en cuando castiga a sus hijos...y hace mas de 100 años que dejé de ser el angel de la benevolencia, solo soy un angel gris y nada mas.- dijo la etérea figura fémenina dejando caer sus hombros con pesadez, dirigió la mirada al suelo, asintió en silencio ante el comentario que había hecho respecto a lo hermoso del cielo.

-No puede haber luz sin oscuridad...quizá te sorprenda saberlo, pero incluso Satanás tiene algo de bondad en su alma, después de todo el fué también un angel en el principio de los tiempos.-dijo la chica mirando a Keiran fijamente a los ojos.

Estrujo su vestido, y se mordió el labio inferior, no sabia que decirle, seguramente estaba quedando como una tonta pasmada frente a el, quizá había dicho una serie de comentarios inadecuados por lo que su intuición femenina le hizo explicar rápidamente
.-Creo que dije demasiadas cosas...espero no te halla molestado ni nada por el estilo si pudiera.- pero entonces su comentario le hizo sonreir de medio lado, una sonrisa literalmente angelical apareció en su rostro, recordó la conexión de las almas, era cuando un angel sentía la necesidad de estar con una persona que necesitaba ayuda y de la cual el angel sacaría alguna experiencia en concreto.
-Eres muy interesante joven Keiran, aunque te niegues a creerlo...estaba a punto de decirte si podía quedarme contigo...al menos hasta llegar a la siguiente ciudad y si quieres puedes continuar tu camino solo...no sé a donde te dirigías asi que no quiero ser un ancla para tu destino...si te parece bien claro esta- las alas del angel, empezaron a acomodarse con suavidad a sus espaldas, la suave brisa matutina revoloteó en el cabello negro del angel, quien contemplaba fijamente al hombre lobo.

Itzamna Moreau
Ángel
Ángel

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 08/02/2011
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Echando un vistazo fugaz (Itzamna Moreau)

Mensaje por Keiran Cooke el Miér Abr 20, 2011 7:05 pm

Como siempre mi bocaza, actuó a la contra. Porque a ojos de Izamna lo que hacía su padre, era de lo más normal. ¿Y si rompías una ventana por jugar a la pelota, qué pasaba? ¿Te ponía astillas bajo las uñas? Seguí sin estar de acuerdo con ella. Y que, si ya no era el ángel de la benevolencia. Una vez lo fue ¿No? ¿Ya perdía dicha identidad para siempre? Uno no deja de ser lo que es, hasta que uno mismo se lo niega. "Pero eso hizo ella, Keiran". Así que, también procuraría no hablar de ese tema. Se leer entre líneas, cuando la conversación se pone peliaguda. Aunque su comentario en referencia a Satanás, consiguió dejarme sin habla. Por cómo hablaba de él, supuse que pasaría mucho tiempo aquí, en la tierra. Porque no vi que expresara ningún rechazo hacia el demonio ¿No fue él quien la tentó? En mi cabeza se amontonaba la información a golpe de martillo. "No te metas en asuntos de ángeles, infiernos y cielos. No te irá bien".
-Eres muy interesante joven Keiran, aunque te niegues a creerlo... - y me negaba ¿Tan claro era? Seguí observando a la muchacha. Parecí coqueta. Pero una mujer así debía serlo, con semejante belleza -estaba a punto de decirte si podía quedarme contigo... - yo cambié de idea en un principio. Incluso volví a recordármelo "No te metas en líos de demonios, ángeles grises y cenizas del infierno. No depara nada bueno" -al menos hasta llegar a la siguiente ciudad y si quieres puedes continuar tu camino solo... - "En ese caso, no habría problema" Su idea no me desagradó del todo, si sólo debía acompañarla durante unas horas "¡No pasará nada! puedes estar tranquilo" -no sé a donde te dirigías así que no quiero ser un ancla para tu destino...si te parece bien claro esta - apunto estuve de responder. Pero contemple boquiabierto como sus alas se plegaban, volviendo a esconderse. Como si no hubiese visto cosa antes. Era desconcertante y emocionante a la vez. A mi no me parecían tan grises. De hecho, eran las alas más bonitas que jamás creí ver. Pero supongo que... eran las únicas que vi en toda mi vida.

-Será un honor acompañarte - respondí con la boca llena de alegría. Y sin saber por qué hice una reverencia, como si ante mí, se alzase una reina o algo similar. Ridículo, pero ¿Era un ángel, no? Tampoco fue tan desacertado ¿Cómo debías comportarte delante de uno? -No te muevas - dije alzando los brazos, como si pudiese pararla en el tiempo -Ahora mismo vuelvo - y empecé a correr en dirección contraria, para recuperar el telescopio. No tardé demasiado. Si una cosa se me daba bien, era correr. Y regresé con el objeto en las manos.
En realidad, yo no me dirigía a ninguna parte. Estaba en el bosque tan tranquilo, observando el cielo. Y cosas de la vida, un ángel cayó, nunca mejor dicho. -Si nos vamos a ir... debo llevar esto conmigo. Tengo que devolverlo - ¿Devolver el telescopio ahora? No me gustaba la idea. Pero ya que tenía tiempo y debía acompañar al ángel, podría dejarlo de paso. Porque esa era la única ayuda que necesitaba de mí, a pesar de que me referí a otro tipo de auxilio. -¿Nos ponemos en marcha? - pregunté, metiendo el instrumento dentro de la bolsa y colgándomela de un hombro -¿A dónde te diriges? - empecé a caminar, cruzando el campo sin saber dónde íbamos. ¿Qué pueblo sería ese y qué buscaba allí? -¿Regresas a tu hogar? - Porque en algún lugar debía vivir, si ahora convivía con los humanos. "No te metas en asuntos de ángeles..."


Keiran Cooke
Licántropo- Clase Media
Licántropo- Clase Media

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 19/10/2010
Edad : 232

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Echando un vistazo fugaz (Itzamna Moreau)

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 12:47 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.