Menú






Compañeros
Crear foro









Click: Afiliados Vip-Élite


Hogwarts
You Know You Love Me Rol




Bvlgaria
Théâtre des VampirestokyoBlood And SinPhotobucketCabaretHogwarts: Marauder TimeSpecialis RevelioVolterra Night Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPicLa obscuridad eternaA bizarre love story     Klinzmann Mental HospitalNomen Sapientiaehttp://secretname.forosactivos.net/forum.htm Academia St. Hathaway






Últimos temas
» Casting para Claudia
Jue Ene 29, 2015 12:29 am por Lirio azul

» Casting para Claudia
Jue Ene 29, 2015 12:29 am por Lirio azul

» Théâtre des Vampires
Miér Ago 27, 2014 6:07 pm por Tristán Evans

» Luccia Venturi
Miér Jul 30, 2014 6:29 pm por Tristán Evans

» Buenas tardes
Miér Nov 27, 2013 1:51 am por Luccia Venturi

» Los antiguos
Miér Jun 12, 2013 11:54 pm por erick roal

» Dudas
Vie Mayo 31, 2013 10:13 am por Armand

» Lydia Deetz
Mar Mayo 28, 2013 1:48 am por Capt. leon

» Juego de la Verdad.
Jue Abr 11, 2013 5:37 pm por Sayra Luk Richter


Festividad Nocturna {Libre}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

default Festividad Nocturna {Libre}

Mensaje por Pierre François Lacenaire el Mar Feb 22, 2011 2:35 pm

La noche tapiza de un suave terciopelo un centelleante ensueño. La noche, taciturna compañera de los más hermosos crímenes llevados a término por la mano profesional del incomparable Lacenaire. La noche acalla, empeña sus pasos; los susurros se ocultan tras las ventanas, las cortinas se corren a su paso. Todos se huelen algo, todos se creen a salvo. Vecinos de la masacre.

Sin duda degollar, es la mejor táctica de Lacenaire, y la más segura ¿para qué correr riesgos innecesarios? Lo que le ha traído a esa lujosa mansión es precisamente la caja fuerte que guarda una suma escandalosa, un repertorio de joyas comparable al tesoro real francés. Pero nada es suficiente para nuestro protagonista. ¿Cómo logró entrar? Con una sonrisa amable, con palabras perfectamente estudiadas. Siempre sigue el mismo plan. Y eso solo consigue volverle todo más fácil, aburrido, monótono a éste joven asesino, curtido en un siglo que detesta, que aborrece hasta enloquecer.

Descansa el cuerpo de su víctima de hoy entre los blandos cojines, tiñéndose así, de una sangre virginal, que para los ojos de Lacenaire, no vale nada, “demasiado barata para mi gusto”. Inútil para el mundo. No elimina las evidencias, que todos vean su arte, que aprendan.
Se coloca la chaqueta sin dejar de mirar el retrato de una doncella que ha pecado de ser tonta y confiada, pero el caballero no tiene la culpa de eso. Guarda todo lo ganado en sus bolsillos y sin esperar ninguna señal, sale por la puerta trasera, caminando airadamente con su bastón de plata.
Sonríe, silba, siempre vale pena.
Cruza la calle protegiéndose entre la muchedumbre que ríe y disfruta por las fiestas de la ciudad. Los cohetes retumban. Los ojos de Lacenarie brillan al reflejar la palmera luminosa que parece resquebrajar el cielo ennegrecido, fiel testigo de sus atrocidades.
Los niños corren, los ancianos aplauden, la música suena. La fiesta no acaba más que de empezar ¿Pero qué tiene ya de divertido para nuestro protagonista?

Pierre François Lacenaire
Humano - Clase Alta
Humano - Clase Alta

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 19/02/2011
Edad : 135
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Festividad Nocturna {Libre}

Mensaje por Julia Laforeze el Mar Feb 22, 2011 11:25 pm

Me acomodo la falda nuevamente, y cierro el corsette de mi desgastado vestido azul, mis manos vuelven a calarse los largos guantes del mismo tono de mi vestido, aunque un poco deshilachado, mientras el caballero ingles que me ha pagado deposita unas monedas en mis manos, cuatro peniques, me da las gracias por el servicio y se retira.

La noche es larga y bastante floja, no he encontrado cliente alguno todavía por estas calles vacías y abandonadas, al salir del callejón donde me he metido para darle el servicio a aquel señor de mas de cuarenta años, enciendo un cigarrillo, a lo lejos escuchó ruido de vocez, parece una fiesta, a lo mejor pueda encontrar algo digno, algo divertido y que sepa darme el pago necesario, asi que continuo avanzando, hasta el lugar.

Pero todos se ven de la misma condición que yo, todos lucen pobres, veo a algunas de mis amigas prostitutas trabajando, y divirtiendose, algunas mas que simplemente beben y no trabajan, hay gente en las calles y luce divertida, pero ninguna llama mi atención...ninguna con excepción de un rico caballero, que luce elegante ropaje, y denota su alcurnia, se que soy una de las mujeres mas cotizadas de esta zona, si no es que la mas, muchos han dicho que una criatura de belleza como la mía, no debio haber nacido en la clase baja, además muchos mas me respetan, no todos los días una bruja vive entre ellos defendiendolos, y curandolos de los males que la medicina moderna no logra resolver.

Me aproximó al hombre arreglando mi chal de color verde sobre mis hombros, levantó un poco el pecho, para hacerlo notar erguido, y acomodo mi larga y abundante cabellera rojo, que mas parecen llamas del infierno ardiendo intensamente detrás de mi espalda, mis ojos verdes como los de las esmeraldas,de mirada felina y atrevida, se cruzan con los de aquel caballero, doy una pequeña calada al cigarro y arrojo el humo al aire antes de saludar al hombre
-Buenas noches caballero...divirtiendose por estos barrios...espero que ya halla encontrado algo de su interés.-

Julia Laforeze
Bruja - Clase Baja
Bruja - Clase Baja

Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 12/10/2010
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Festividad Nocturna {Libre}

Mensaje por Pierre François Lacenaire el Miér Feb 23, 2011 2:59 am

La simplicidad y conformismo del ser humano, creaban en Lacenaire un sentimiento de animadversión imposible de explicar con palabras. El monstruo que habitaba en su interior sonreía, jactándose de lo patético y pestilente que le resultaba el lugar. Todos berreaban, blasfemaban y bebían. Se hinchaban hasta el punto de reventar, gloriosa imagen para su fría cabeza. Ninguno despertó el interés de nuestro ladrón, nadie valía más que sus relucientes zapatos. “Eran basura, todos y cada uno de ellos.” Pero en cierto modo el egoísmo de los ricos les había hecho ser lo que eran, estaban condenados. Lacenaire no era ningún Robin Hood, pero de tonto no tenía ni un pelo. Rembolsaba sus ganancias, invirtiéndolo todo en un futuro que no tuvo, pero ¿cómo iba a imaginar que su final estaba a la vuelta de la esquina?

Se sacudió el atuendo, clavando el bastón entre sus piernas, impávido. Los niños a pesar de las horas correteaban despreocupados a lo largo de toda la plaza. Y pensar que sobre ellos se asentaría una Francia que estaba destinada al fracaso. Represión, ahogo y cobardía. Nauseabundo para un hombre incomprendido en su época, tachado por muchos como resultado de la macabra depravación francesa.

Lacenaire, torció el cuello hacia el compasado sonido que se aproximaba hacia él sin intención de cambiar su rumbo. Ninguna emoción se asomó por su semblante al ver que se trataba de una mujer. Las vestiduras que exhibía no hacían justicia a ningún ser viviente. Con solo un vistazo supo que era una vulgar prostituta “¿Tal vez había pensado que requería de sus servicios?” No era difícil deducir que de nuestro protagonista no podría salir a flote ningún buen sentimiento, pero sí sabía fingir, sabía hacer creer lo que a él más le convenía. Distorsionaba las voluntades con gran facilidad.
Sus ojos ensombrecidos por la noche se cruzaron con los de una joven descarada, quien fumaba de una manera desvergonzada. Tal vicio desagradaba a Lacenaire en grado sumo, en ese sentido era un maniático. Había rebanado cuellos por el simple hecho de echarle el humo a la cara, aún sin quererlo.

-Buenas noches caballero...divirtiéndose por estos barrios...espero que ya haya encontrado algo de su interés.-La indiferencia que le despertó fue más que notable, pero no era eso lo que corporalmente reflejaba. Su clase no le dejaba ser desdeñoso con el resto.
-Buenas noches señorita.- Dibujó una supuesta sonrisa, ejecutando una grácil reverencia. –Me veo desubicado.- repasó su rededor, indolente. -Sinceramente no encuentro divertido este jolgorio. No sé a qué se debe esta festividad.- murmuró antes de que otro de los cohetes iluminara el cielo que les resguardaba. El rostro de la mujer se iluminó, evidenciando unas joyas engarzadas en lugar de ojos, justo como las que Lacenaire guardaba en los bolsillos de su gabardina.-Parece que mi interés dista mucho de esto.- sonrió con sorna. Era recomendable que allí nada llamase su atención, correría el riesgo de encontrarse con la muerte al final de la jornada.

Pierre François Lacenaire
Humano - Clase Alta
Humano - Clase Alta

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 19/02/2011
Edad : 135
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Festividad Nocturna {Libre}

Mensaje por Julia Laforeze el Miér Feb 23, 2011 8:28 am

Le dí la última calada a mi cigarrillo, antes de lanzarlo al suelo y apagarlo con un suave movimiento de mi tacón, una de mis amigas pasó cerca de mi, ya venía algo borracha.
-Dark July veo que has conseguido buena carne esta noche- la voltee a ver con una sonrisa que sin embargo llevaba oculta una maldición, forzé un tono de voz amable antes de responderle
-Liz tranquila, el caballero se ha perdido y le estoy indicando la mejor manera de abandonar esta zona- guardé silencio, por que en efecto, y al menos en mi comprensión desde mi punto de vista, o bien era un rico bastante temerario o bastante tonto, por lo que me animé a decirle con un tono indulgente
-Sinceramente creo que si se encuentra desubicado...en primer lugar sus ropajes denotan que proviene de buena familia mi señor, y en segundo lugar, cualquier persona con la suficiente ubicación sabría que no sería buena idea venir en estas temporadas a pasearse por los barrios bajos, tan solo la semana pasada asesinaron a dos muchachas y degollaron a un par de jovenes cerca de aquí.- la verdad es que a mi no me asustaba en lo absoluto, cuando has tratado con demonios, vampiros, hombres lobo y demases seres sobrenaturales, los asesinatos vienen convirtiendose en un asunto tan común como la sucesión del día y la noche.

El caballero tenía cierto aire de arrogancia, una especie de trato y porte que denotaba que en efecto se sabía y sentía superior al resto de los demas mortales que nos encontrabamos ahí.
-No es para menos señor, al parecer Napoleón ha sido nombrado Consul vitalicio, y es común que en estos barrios se realizen fiestas y celebraciones bajo cualquier pretexto- dije con un interesante tono de mujer intelectual, eso era algo que me diferenciaba del resto de las prostitutas además de mis poderes mágicos, una inteligencia y cultura sobre el mundo en general que pocas personas lograban igualar, una mente salvaje y brillante era mi mas grande tesoro.

Entonces despojé de mis hombros y de mi escote el chal verde que me cubría dejando al descubierto el contorno superior de mis pechos, y reposando sobre estos y sobre mi cuello, un magnifico collar hecho con un listón de color negro, que sostenía un dije de plata, una piramide con raros simbolos dibujados a su alrededor, y en el centro una hermosa piedra de color rojo, que asemejaba a un ojo de mirada perdida y profunda, un fuego artificial estalló, y en efecto cualquier persona distraida hubiese podido jurar que el ojo había parpadeado en aquel momento.
-Desea tomar un trago...o quizá preferiría que le indique el camino hacia un lugar tranquilo...sus ropas llaman mucho la atención...y a no ser que se traté de un asesino consumado, dudo mucho que duré mucho tiempo por estos barrios bajos.- una sonrisa se dibujo en mis labios, dejando visible una dentadura perfectamente alineada y blanca como el mas puro marmol.

Julia Laforeze
Bruja - Clase Baja
Bruja - Clase Baja

Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 12/10/2010
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Festividad Nocturna {Libre}

Mensaje por Pierre François Lacenaire el Vie Feb 25, 2011 11:22 pm

La solidez de su talla se hizo más que presente cuando otra joven algo ‘tocada’; que igualmente supuso que sería de su gremio; se arrimó a la pelirroja. Mientras ellas conversaban, Lacenaire observó la colilla que quedaba espachurrada en el pringoso suelo. Alzó débilmente uno de sus zapatos, con la esperanza de no ensuciarse aún más la suela de éstos. Acto seguido, rastreó el pueblo que seguía divirtiéndose frenéticamente; no había quién no desfigurase su rostro en una desagradable sonrisa, dejando a la vista una minada dentadura, consecuencia de una dieta e higiene poco recomendables.

Su atención regreso al par de mujeres, que pronto se despacharon. Creyeron que Lacenaire, se había perdido, cosa que de ningún modo era cierta. En realidad, pocas semanas antes tuvo que atravesar estos lamentables barrios, cuando tuvo que ocultarse de la persecución policial que iba tras suyo. Había conseguido engañar a la joven, como no era de extrañar, y él estaba completamente seguro de mantener su farsa en pie hasta que se le antojase ‘dar boleto’ a la joven. Una cruda sonrisa destacó en su semblante cuando comenzó a escuchar el reconocimiento público que su persona merecía. Efectivamente, su arte estaba en boca de todos, aunque esas bocas estuviesen podridas, como las entrañas del propio Lacenaire.

También le hizo gracia que comentase el hecho de que venía de “buena familia”, ya que nuestro protagonista procesaba un intenso rencor a sus progenitores. Todo lo que le había convertido en lo que era, un monstruo sin piedad, en parte fue por culpa de éstos, pero él desconocía ese detalle, crucial, para entender su ‘modus operandi’. Asintió con la cabeza haciéndose el tonto, despistado. Además ¿por quién le tomaba? Él no cambiaría su fina vestimenta, por nada del mundo. Hasta el fin de sus días, Lacenarie llamaría la atención. Secuela quizá de no haber sido lo suficientemente atendido de crío. Pero su presente era éste, y ya poco le importaba su truculento pasado.

La escuchó asombrado de verse ante alguien ‘preocupado’ por lo que estaba ocurriendo en su tierra patria, tras décadas de terror, años que Lacenaire solo conocía por lo que los libros y antiguos panfletos decían. Francia envuelta en el caos, hasta que un joven Napoleón, general al mando, movió ficha con ayuda de distintos apoyos. La idea de que el absolutismo monárquico volviese se veía lejana, pero en realidad acechaba con sumo poder. Una sonrisa perfidia reavivó a nuestro criminal, se dio cuenta de que trataba con una cortesana, en el amplio sentido de la palabra. Sus palabras y el modo de moverse, se tornaron extrañamente arrebatadores para un hombre sin escrúpulos. Intentó sostenerle la mirada, para que ésta no se le fuera indiscretamente hacia las curvas sinuosas que quedaban a la vista. En un vistazo fugaz dio con un colgante inusual, pero de poco interés para él. Otro cohete detonó en las alturas, ensordecedor. La mujer le pareció un tanto extraña. Es cierto que a simple vista no poseía nada de valor, pero al igual que él ocultaba algún oscuro secreto.

-Desea tomar un trago...- ¿Le invitaba a pasar el noche con él?-o quizá preferiría que le indique el camino hacia un lugar tranquilo...- Sonrió tomando su bastón horizontalmente.- sus ropas llaman mucho la atención...- Le traía sin cuidado ese aspecto. No temía lo que le fuera a pasar.- y a no ser que se traté de un asesino consumado, dudo mucho que duré mucho tiempo por estos barrios bajos.- Se le escapó una carcajada del todo irónica. Miró a la joven que igualmente sonreía. –Entonces tendré que andarme con cuidado. Y seguro que lo más seguro en este caso… sería ¿acompañaros?- estrechó la sonrisa ofreciéndole su brazo derecho. –Me fio de vos. Aunque temo encontrarme con ese ‘condenado’ del que todo el mundo habla, cuando me abandone.- forzó una mueca de pesar. –Sinceramente esta fiesta me resulta… baladí. Murmuró para que nadie más pudiera escucharle. Sopesó la idea de que la joven le llevase a un lugar más tranquilo, quizá pudiera sacar algo de provecho de su compañía. Metió una de sus manos en la gabardina, palpó uno de los collares de zafiros, ¿cómo puede ser que eso fuese el único motor que le diese ánimos? -Perdone. Me llamo Lacenaire.- No solía desvelar su nombre de pila. -¿Con quién tengo el gusto de tratar?


(Off: Bueno, Lacenaire vive en este foro en el 1830, he matizado un poco la historia xD ¡No pasa nada! (: )

Pierre François Lacenaire
Humano - Clase Alta
Humano - Clase Alta

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 19/02/2011
Edad : 135
Localización : París

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Festividad Nocturna {Libre}

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 11:28 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.