Menú






Compañeros
Crear foro









Click: Afiliados Vip-Élite


Hogwarts
You Know You Love Me Rol




Bvlgaria
Théâtre des VampirestokyoBlood And SinPhotobucketCabaretHogwarts: Marauder TimeSpecialis RevelioVolterra Night Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPicLa obscuridad eternaA bizarre love story     Klinzmann Mental HospitalNomen Sapientiaehttp://secretname.forosactivos.net/forum.htm Academia St. Hathaway






Últimos temas
» Casting para Claudia
Jue Ene 29, 2015 12:29 am por Lirio azul

» Casting para Claudia
Jue Ene 29, 2015 12:29 am por Lirio azul

» Théâtre des Vampires
Miér Ago 27, 2014 6:07 pm por Tristán Evans

» Luccia Venturi
Miér Jul 30, 2014 6:29 pm por Tristán Evans

» Buenas tardes
Miér Nov 27, 2013 1:51 am por Luccia Venturi

» Los antiguos
Miér Jun 12, 2013 11:54 pm por erick roal

» Dudas
Vie Mayo 31, 2013 10:13 am por Armand

» Lydia Deetz
Mar Mayo 28, 2013 1:48 am por Capt. leon

» Juego de la Verdad.
Jue Abr 11, 2013 5:37 pm por Sayra Luk Richter


Mirada hacia el pasado [Marius]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

default Mirada hacia el pasado [Marius]

Mensaje por Alma Dupont el Dom Sep 26, 2010 9:12 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Caída la noche, me sumergí de lleno en el oscuro cementerio. Allí reposaba Robert, mi tercer marido. Que calladito estaba ahora. Con lo que le gustaba conversar. Dejé las flores sobre su lápida. En ella rezaba: "Tú alma disfruta ahora del paraíso". Que ironía. La sonrisa se dibujó en mis labios.

-Gracias por tu cariño Robert. El paraíso es más dulce, de lo que imaginaba - susurré en un hilo de voz. Todos los sábados llevaba flores a su tumba, sólo para acallar las habladurías hacia mi persona. Algunos sospechaban de mí. A otros les daba igual. Aún recuerdo el sonido de su cuello. Ese crujido contra el suelo, que le sumió en un profundo sueño.

Aquella noche, llevaba el vestido que él me había regalado, escasos días después de conocernos. Supongo que, en el fondo, soy una sentimental. Sus ojos llenos de pánico, volvieron a repetirse en mi recuerdo. Nunca olvidaré esa mirada. La clase de mirada que se te queda cuando tu mujer y fiel esposa, te arroja por las escaleras. Rebotó en cada escalón, como una pelota de juguete.

Limpié la lápida, cubierta de nieve. De algún modo, me sentía melancólica. Quizás fuera el invierno.


Alma Dupont
Humano - Clase Alta
Humano - Clase Alta

Mensajes : 454
Fecha de inscripción : 02/09/2010
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


default Re: Mirada hacia el pasado [Marius]

Mensaje por Marius de Romanus el Sáb Ene 15, 2011 1:27 pm

-¿Quién? ¿yo? No tengo ni idea de quien es... Pero me está poniendo muy nerviosa...- El no conocerlo tenía algo de verdad. Para ella era un desconocido pero seguro que tenía la ligera idea de con quien estaba tratando.
Aquel hombre, ahora que veía los hechos desde otra perspectiva, me daba cuenta que su atención no estaba fijada en mi. El interés que había detecto hacía ya un rato, era por el mero echo de estar vigilando a la señorita Dupont.
No me dí cuenta enseguida pero aquel hombre que quería desbaratar los planes de homicidio de Alma, también estaba desbaratando los míos.
Alma estaba siendo vigilada y no podía arriesgarme a matarla y yo ser descubierto por las autoridades- ¿Sabéis?- llamó mi atención Alma- Me se Hamlet de memoria Y... me encantaría ver esos cuadros, monsieur. No me cabe duda de que tenéis que ser un virtuoso con el pincel ¿Me equivoco? Seguro que no... Si a vos no os importa claro. No quisiera inmiscuirme. Pero... conocer a un bohemio, es una de las muchas cosas que desea una soñadora de mi calibre- sonreí mirando al hombre que no sabía disimular. Veamos como acaba todo esto.

-Adelante- contesté- Vayamos a mi hotel, allí pediré que me traigan lienzos, colores y pinceles. Los botones son eficientes y tendré todos los materiales en cuestión de minutos.
Cuando nos levantamos, la obra estaba por comenzar y ambos nos escurrimos por los asientos hasta desaparecer por la puerta de salida.
La brisa nocturna nos azotó y cogidos del brazo la guié hasta el hotel donde me alojaba.

Como dije, nada más entrar pedí a los chicos que me consiguiesen todos los materiales. Mientras que los botones trabajaban, Alma parecía inquieta y no dejaba de mirar la entrada del hotel ¿Nos habría seguido aquel hombre? Durante el camino me había olvidado completamente de él.

-Vayamos a mi habitación, allí estaremos más cómodos- Subimos las escaleras hasta llegar al cuarto, cerré la puerta.- Parece que el hombre del teatro la a agitado un poco- dije poniendo las manos sobre sus hombros y aplicando un poco de fuerza para masajearlos. Los chicos no tardarían en traer todas las cosas y podría comenzar a pintar- Dígame ¿cómo le gustaría posar para mí?



Marius de Romanus
Conoce a Marius ~ La Isla del Mar Egeo

"Mi mundo es el infierno de los infieles. Mi sangre, el placer de los inmortales"


Marius de Romanus
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 663
Fecha de inscripción : 22/03/2010
Edad : 1836
Localización : Venecia

Ver perfil de usuario http://www.cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mirada hacia el pasado [Marius]

Mensaje por Alma Dupont el Dom Ene 16, 2011 4:39 pm

-Adelante. Vayamos a mi hotel, allí pediré que me traigan lienzos, colores y pinceles. Los botones son eficientes y tendré todos los materiales en cuestión de minutos. - sonreí emocionada al ver que aceptaba mi propuesta. Pero por dentro llevaba los nervios sujetos con alfileres. No sabía cuanto tiempo los sostendría en su sitio. Salimos del Teatro. Yo aún inspeccionaba los alrededores, cubriéndome las espaldas. La última vez que había visto a Marshall, intentaba que una mujer, sentada a su lado, retirara las piernas, para poder salir. Incluso pareció que discutía con ella. Un golpe de suerte.

Con el camino libre, llegamos hasta su hotel. Quizás Marius viajara con regularidad. Aunque tampoco me dijo que fuese inglés o que tuviese una residencia predeterminada en el viejo Londres ¿De dónde sería? Ahora no es el momento... pensé, buscando algún indicio en el vestíbulo. Yo estaba paranoica y ese hombre me estaba tocando las narices.

-Vayamos a mi habitación, allí estaremos más cómodos - me ofreció el caballero. No tenías que estar muy lúcido para darte cuenta de mi ajetreo permanente. Inquieta, arrugué la nariz de forma desagradable, como si hubiese probado un alimento repelente. Al llegar a su habitación, me asomé con premura a una de las ventanas, descorriendo un pequeño resquicio de la cortina. El exterior estaba desolado para mi suerte.
- Parece que el hombre del teatro la a agitado un poco. - ¿Sólo un poco? se acercó a mí y sus manos masajearon mis hombros. A lo que yo cerré los ojos, olvidándome de todo. Tenía que centrarme.
-No me gusta que me acosen - sentencié secamente y de malas maneras -¿Y si fuese un asesino? - cambié el tono, con lamento -Suerte que vos estabais allí, para sacarme de su escrutinio - murmuré dejando caer la cabeza hacia tras relajada, dejándome invadir por la magia de sus dedos -Dígame ¿cómo le gustaría posar para mí? - de inmediato, alcé la cabeza, mirándole con horror; sin ser consciente de lo que podría pensar, al ver mi reacción. Pero no pude controlarla.
¡Por las barbas de Neptuno! Con tanto ajetreo, no me di cuenta de a donde se dirigía mi destino. Titubeé unos segundos. Mis ojos se hallaron desorbitados sin quererlo. Ahora sí que estaba inquieta. El único cuadro para el que había posado en toda mi vida, fue para el retrato de mi salón. Y porque, el pintor insistió volviéndose mazacote.
Me despojé con soltura de sus manos y recorrí con los dedos los elementos decorativos de una cómoda, inmersa en un extraño trance. Me olvidé de donde estaba...
Mi padre siempre fue un pintor excelente. Retrataba a infinidad de mujeres en sus lienzos, al igual que Marius. Una de esas mujeres fue mi querida madre. Plasmó su cuerpo desnudo, inmaculado, enamorándose de ella. Ninguno de los dos era un santo, peregrinando por multitud de fiestas, gastando el poco dinero que tenían en trajes para pasar por gente de bien. Unos farsantes aparentando ser otras personas. Teniendo un nombre, sus cuadros se vendían con abrumadora rapidez. Y cuando el merluzo tuvo suficiente dinero, abandonó a su merluza. Mi madre era muy inestable y no tuve noticias de ella jamás. Pero siempre creí que terminó tirándose por algún precipicio. Cómo yo intenté matarme escasos días antes, saltando por una de las ventanas de mi cuarto. El pasado se repetía, mezclándose con el aquí y el ahora. Pero que nadie se apiadase de mí. Yo era más lista que ella. Una gigantesca rabia invadió mi cuerpo, volviendo oscuro mi corazón. Más de lo que ya lo estaba.

Aparté la mano de la cómoda y apoyé la cadera en ella, cuando el botones llamó a la puerta, trayendo en un pequeño carrito, todo lo que Marius había pedido para pintarme.
-¿Y cómo os decantasteis por la pintura, monsieur? - me acerqué al carrito para observar con detenimiento cada movimiento del caballero sin responderle aún. Montó el caballete con soltura y colocó el lienzo en un abrir y cerrar de ojos. Quise ver como mezclaba las pinturas, obteniendo nuevos e inimaginables colores. ¿Dónde colocarme? Al ver la cama, no se me ocurrió un lugar mejor. Me dirigí discreta hacia ella, dejando caer el vestido a mi paso, sobre el suelo. Luego los zapatos. Y por último la ropa interior soltándome el cabello. No vi una sola botella en aquel lugar ¿No se supone que bebía como un cosaco?
Arrastré el cuerpo desnudo, apoyando las manos sobre el colchón, para tumbarme de lado. Y dejé caer la cabeza sobre uno de los codos.
-¿Qué os parece así? - respondí muerta de risa por dentro, contestando a su pregunta -Desconozco que seáis capaz de desnudar mi alma sin problema - retiré mi cabello sin apartarle la mirada. Cualquier otra persona me hubiese tachado de osada. Pero a mí me gustaban esa clase de definiciones -Así que... he decidido, daros un "empujoncito" - finalicé desafiante. Porque de alguna manera, estaba retando a mis antepasados, riéndome de ellos, con la más inusitada de las desvergüenzas.

Alma Dupont
Humano - Clase Alta
Humano - Clase Alta

Mensajes : 454
Fecha de inscripción : 02/09/2010
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mirada hacia el pasado [Marius]

Mensaje por Marius de Romanus el Dom Ene 16, 2011 7:38 pm

El muchacho al que le había pedido que trajera el material llamó a la puerta y a una orden mía el botones entró tirando de un carrito donde venía todo lo pedido.
Se marchó cuando le dí una pequeña propina.

-¿Y cómo os decantasteis por la pintura, monsieur?- me preguntó Alma mientras yo colocaba el lienzo en el pedestal con rapidez

-Fueron las obras de Botticelli las que me dieron el empujón. Para ser más exactos fue cuando vi con mis propios ojos el Nacimiento de Venus. Una maravilla de cuadro que me dio suma envidia… los trazos de Sandro me maravilló y quise imitarle. Desde entonces me encanta el arte. Espero no haber perdido el toque con el pincel- Comencé a mezclar pigmentos en la tableta de madera, creando nuevos colores a partir de los simples.
Dejé la tableta a un lado, no podía pintar este cuadro como vampiro… nada de velocidades pasmosas ni nada por el estilo. Tenía que comportarme como humano, haciendo el boceto que más tarde seguiría.
Cuando alcé la vista, tuve el honor de contemplar la perfecta desnudez del cuerpo de Alma.
Tendría que haber parecido avergonzado o incomodo, pero solo me salió una media sonrisa de complicidad. Parecía que Alma estaba utilizando su artillería pesada para seducirme y su cuerpo era una gran arma secreta. Y que arma secreta, las curvas de su cuerpo invitaban a recorrerlas con la yema de los dedos.

-¿Qué os parece así? Desconozco que seáis capaz de desnudar mi alma sin problema. Así que... he decidido, daros un "empujoncito"

-Es perfecto- musité cogiendo el carboncillo con más firmeza- Tal vez me obligue a dibujar más despacio para poder contemplar más rato vuestro cuerpo, sois la mar de hermosa- y no había mentiras esta vez en mis palabras. Si no hubiera sido por el extraño hombre que parecía interesado en mi víctima, ahora mismo estaría ocupado dándole mi beso mortal.
Guiñe un ojo a mi preciosa modelo y comencé a trazar líneas con el carboncillo, dibujando los contornos de su cuerpo y el fondo del cuadro. Me tomé la libertad de transportar la imagen del cuadro a una habitación diferente a la que nos encontramos, un lugar que quería plasmar más siniestro, como el alma de Alma... (Que bonito que ha quedado XD)
Las sabanas las pintaría de color rojo intenso y el cabezal de la cama era de barrotes que daría efecto metálico. A cada lado de la cama un candelabro iluminaría su cuerpo al que daría un tono vivo. Sus labios también serían rojos y su mirada, ya plasmada, seductora. Este cuadro iba a ser regalo para ella, no podría colgar un cuadro que resultaba tan erótico en un lugar visible.
Me aparté del boceto, al que solo le faltaba aplicarle el color, y luego a Alma. Sonreí satisfecho y me acerqué a la cama.
Me senté en el borde de la cama y me tomé la libertad de acariciar la piel de Alma. Que cálida resultaba al tacto.- El dibujo esta acabado, solo le falte el color. Puedes levantarte si quieres para ver como va quedando. -La invité para que se levantara.



Marius de Romanus
Conoce a Marius ~ La Isla del Mar Egeo

"Mi mundo es el infierno de los infieles. Mi sangre, el placer de los inmortales"


Marius de Romanus
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 663
Fecha de inscripción : 22/03/2010
Edad : 1836
Localización : Venecia

Ver perfil de usuario http://www.cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mirada hacia el pasado [Marius]

Mensaje por Alma Dupont el Lun Ene 17, 2011 1:00 am

Fascinante... cada minuto que transcurría, mi confianza se hacía más fuerte, aspirando a ser su musa por excelencia. Su nueva Simonetta. Pero quizás estuviese excediéndome en el placer carnal. Su pintura nunca pretendió reflejar la sensualidad. Es de vital importancia, que una mujer manifieste la sabiduría por encima de todo; más allá de lo que la sociedad estipula. Si no... sería difícil captar el interés de un hombre, poco encasillado en ella. Marius sería capaz de apreciar tales facetas, si era un admirador de Boticelli. Quizás fuese capaz de representar un paisaje nuevo para mí. Un lugar bucólico para transportarme a un mundo nuevo, como hizo el gran pintor.

-Es perfecto- sonreí de medio lado, fijando la mirada en el frente e intentando moverme lo menos posible. Marius no era tan tímido como me pareció a simple vista. Pero quizás estuviese acostumbrado a dibujar a mujeres en tales condiciones - Tal vez me obligue a dibujar más despacio para poder contemplar más rato vuestro cuerpo, sois la mar de hermosa- y yo esperé no tener que vestirme tan pronto. Era realmente atractiva la forma que tenía de mover el pincel. Era excitante la sensación del aire acariciando mi cuerpo. Sus ojos me recorrían de arriba a abajo generándome un inmenso placer. Que se detuviesen donde quisiesen, que no me iba a sonrojar. Me guiñó el ojo el muy coqueto... ¡Qué divertido!
-Al final, conseguiréis sonrojarme - alcé una ceja, con cierto cachondeo en los labios, porque era difícil que se diera tal caso. A pesar del altercado con Marshall, la noche estaba saliendo a pedir de boca. Por una vez, mi nueva conquista era agradable para los ojos y para los oídos. Algo a lo que no estaba acostumbrada.
Soltó el carboncillo, sentándose a mi lado. Tenía las manos heladas, y las deslizaba a lo largo de mis curvas, contemplándome. En sus ojos pude leer la palabra "deseo". Yo observé su caricia hasta cerrar los ojos de manera inevitable.
- El dibujo esta acabado, solo le falte el color - que importaba ahora el dibujo... -Puedes levantarte si quieres para ver como va quedando. - obedecí, incorporándome con lentitud sin poder apartarle la mirada. Pero sólo para quedar sentada junto a él. Llegados a este punto... las cartas ya estaban echadas. Y mi pulso comenzaba a golpearme con vértigo, cuando incliné el cuerpo hacia él, para besarle justo en los labios. Creí admirarle con devoción. Incluso me sorprendí por ello. La sangre palpitaba fuerte en mis sienes y en mi boca. Los dedos se me durmieron.

-Prefiero verlo cuando esté terminado. Si es que lo termináis... - le advertí, llevando las manos hasta sus hombros y deslizándolas hasta su pecho. Brutal... Pasé una pierna, rodeándole la cadera y dejé caer la cabeza sobre su frente, acariciando sus labios con la punta de mis dedos -Además... temo quedar por debajo de la Venus - puede que estuviese excediéndome. A veces no me daba cuenta de como podía sentirse el otro. Pero si no se había llevado las manos a la cabeza al verme exenta de ropa... ¿Por qué iba a sentirse atacado? me aparté unos centímetros, para mirarle. Y recorrí con los ojos su semblante sin pasar un sólo rasgo por alto. Me pregunté varías cosas -¿De donde sois? - esperé la respuesta, con intriga. Porque me costaba darle una nacionalidad o paradero. Si no fuera porque estaba frente a mí, habría pensado que era una invención.


[off: xDD Si, el nombre tiene mucha guasa... jijiji]

Alma Dupont
Humano - Clase Alta
Humano - Clase Alta

Mensajes : 454
Fecha de inscripción : 02/09/2010
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mirada hacia el pasado [Marius]

Mensaje por Marius de Romanus el Lun Ene 17, 2011 1:27 am

El ambiente lo sentía cargado y temí no controlarme en estos momentos de la noche. Que sensual era su mirada y que carnosos sus labios. Podía escuchar la sangre recorrer su cuerpo en un fuerte torrente que me invitaba a sumergirme y a intentar nada en él.
Cuanto deseaba su sangre en estos momentos y lo desdichado que me sentía por tener que controlarme.
Alma no se levantó para mirar el dibujo, se quedó sentada a mi lado. Ella se inclinó para besarme en los labios. No la rechacé, correspondí aquel beso y guardé bien mis colmillos para que no me entrara la tentación de hacerle una pequeña herida en la lengua.

-Prefiero verlo cuando esté terminado. Si es que lo termináis... – colocó sus manos sobre mis hombros y pasó una pierna para rodear mi cadera. Al poco la tenía casi sentada sobre mis piernas, con la frente pegada a la mía y sus dedos acariciando mis labios.
Su cálido aliento chocaba contra mi boca, se me hacía la boca agua.- Además... temo quedar por debajo de la Venus- A estas alturas, había olvidado por completo mi rol vergonzoso ya que mis manos pasaban por su espalda de arriba a bajo. Que magnífico tacto.-¿De donde sois?- preguntó de repente, separándose un poco de mí. Pese a ello, mis manos no dejaron de corretear felices por su bello cuerpo.

-Italia, nací en Roma donde pasé parte de mi niñez. La otra parte la viví en Venecia, donde conocí a mi fallecida mujer. Ella era de Londres por lo que más tarde me trasladé aquí. Pero ahora que ella no está, solo su tumba me retiene aquí… la casa la he vendido y estoy esperando el momento oportuno para volver a Venecia…- aquella pregunta me ayudó a regresar a mi rol. Aparté la pierna de Alma que me rodeaba y me froté la cara con ambas manos, como si acabase de despertar del hipnótico cantar de una sirena.
Me levanté de la cama, pero me quedé al pie de esta mirando a Alma- Me estáis seduciendo con poderosas armas… y estáis consiguiendo lo que ninguna mujer a logrado en mucho tiempo… quiero caer, deseo caer en vuestras redes. Estáis despertando en mis sensaciones que no había vivido en mucho tiempo. Sois magnífica.



Marius de Romanus
Conoce a Marius ~ La Isla del Mar Egeo

"Mi mundo es el infierno de los infieles. Mi sangre, el placer de los inmortales"


Marius de Romanus
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 663
Fecha de inscripción : 22/03/2010
Edad : 1836
Localización : Venecia

Ver perfil de usuario http://www.cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mirada hacia el pasado [Marius]

Mensaje por Alma Dupont el Lun Ene 17, 2011 3:37 am

Un nuevo campo artístico se apoderó de él. Aparte de dominar la pintura, también era un excelente escultor. Porque quedé embelesada por sus robustas manos, cuando acariciaron mi espalda, moldeando mi figura a la perfección. De nuevo lo vi todo negro. Había cerrado los párpados, cayendo rendida sin excepciones. Porque era inevitable resistirse, por mucho que lo intentase.

-Italia, nací en Roma donde pasé parte de mi niñez - abrí los ojos, volviendo a la realidad. Italiano... Recordé su historia en Venecia de inmediato. Nunca conocí a ninguno. No sabía que gustos tenían ni bajo que normas les inculcaban. En cada país la cultura es diferente -La otra parte la viví en Venecia, donde conocí a mi fallecida mujer - joder... me lamenté al instante. La próxima vez mediría mejor mis preguntas. Tenía que mirarlas con lupa, para no volver a recordarle nada de su mujer -Ella era de Londres por lo que más tarde me trasladé aquí. Pero ahora que ella no está, solo su tumba me retiene aquí… la casa la he vendido y estoy esperando el momento oportuno para volver a Venecia…- creo que lo que mi rostro reflejó, se acercó bastante al pánico. No podía dejar que se marchase. Si la angustia fuera aire, me habría empachado de ella, porque me costaba respirar a cada bocanada que tomaba mientras observaba como se escapaba de mí, quedando frente a la cama.
-Me estáis seduciendo con poderosas armas… y estáis consiguiendo lo que ninguna mujer a logrado en mucho tiempo… quiero caer, deseo caer en vuestras redes. Estáis despertando en mis sensaciones que no había vivido en mucho tiempo - ¿Estaba oyendo lo que... estaba oyendo? -Sois magnífica. - y vos todo un poeta...

-Disculpadme, monsieur. No soy consciente de esas armas de las que habláis - le miré atónita, cubriéndome el cuerpo con una manta. Recatarme por unos segundos, me pareció lo más inteligente, porque tampoco quería precipitarme, ser su dama por una noche y nada más -Si al menos me queda el consuelo de haberos hecho olvidar... la velada no habrá sido en vano - me levanté con la manta rodeada en torno al cuerpo, para ver el cuadro, que escasos minutos me negué a mirar.
Me llevé una mano a la boca sobrecogida por la pintura. No se parecía en nada al lugar en el que nos encontrábamos y puede que su imaginación fuese lo que más me fascinó.
-¿Yo magnífica? - por primera vez, me sentí inferior sin ser merecedora de tales palabras -¿Y vos que sois, monsieur? - le miré pasmada, atrapada por su mirada sin quererlo. Negué con la cabeza antes de decir nada -Temo estropear el paisaje - articulé con sinceridad -No se que sensaciones serán esas. Pero debo admitiros que me siento abrumada. Nunca imaginé encontrarme... - sentí que las palabras no eran capaces de emerger -¿Donde habéis estado todo este tiempo? - Porque si lo hubiese sabido antes, me habría librado de muchas molestias. El doble de dinero conviviendo con un hombre encantador ¡Y artista! Por lo menos dos matrimonios...

Alma Dupont
Humano - Clase Alta
Humano - Clase Alta

Mensajes : 454
Fecha de inscripción : 02/09/2010
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mirada hacia el pasado [Marius]

Mensaje por Marius de Romanus el Lun Ene 17, 2011 11:15 am

-Disculpadme, monsieur. No soy consciente de esas armas de las que habláis- en mi interior estaba riendo por el gran cambio en el comportamiento de Alma. Cubrió su cuerpo con una de las mantas de la cama-Si al menos me queda el consuelo de haberos hecho olvidar... la velada no habrá sido en vano- encantadora ¿Aún querría matarme?
A continuación se levantó de la cama para acercarse al cuadro que, escasos minutos antes, le había pedido que observara. -¿Yo magnífica? ¿Y vos que sois, monsieur? Temo estropear el paisaje No se que sensaciones serán esas. Pero debo admitiros que me siento abrumada. Nunca imaginé encontrarme... ¿Donde habéis estado todo este tiempo? -me paseé hasta llegar a la espalda de Alma, que aún contemplaba el cuadro fascinada. Posé mis manos en su cintura y mi mentón en uno de sus hombros.

-Sí, sois magnífica. Intentaría retrataros en cientos de retratos pero jamás podría plasmar vuestra belleza a la perfección, solo conseguiría acercarme levemente para crear burdas copias de vos, como lo es este cuadro. La pregunta correcta es ¿Donde habéis estado vos, querida?- No pude resistirme más, necesitaba un poco de ella, aunque solo fuera un poco. Bese su cuello con mis gélidos labios y noté como temblaba entre mis brazos. Le dí la vuelta para retenerla contra mi pecho y la bese en los labios- No hay dolor… duerme- la hipnoticé de nuevo y al instante Alma era un peso muerto entre mis brazos. La manta había resbalado y cogiéndola en brazos la lleve hasta la cama para tumbarla.
No quería abusar de una inconsciente, pero acariciar aquel cuerpo era delito. A continuación, me incline sobre su cuello y perforé su fina piel con mis dientes. La sangre brotó al instante e inundo mi boca. Di solo unos pequeños sorbos e hice desaparecer las heridas- Que difícil es matarte Alma, eres la víctima que más me ha durado ¿Será tal vez una señal? ¿No estarás destinada a morir? Dejémoslo en manos del destino entonces…
Esta noche, el hombre que Alma creía su verdugo, le había salvado la vida ya que si me hubiera asomado a la ventana, lo vería fumándose un cigarrillo al otro lado de la calle. Pero no, Alma despertaría dentro de poco… tal vez en una hora y el amanecer aún estaba lejos.
Me levanté de la cama y cogí la paleta. Los colores se habían secado, obvio. Estaba dibujando a la velocidad de un humano… tenía que concienciarme. Pero ahora mi público estaba ausente y podía pintar a mi gusto.
Volví a mezclar los pigmentos y pronto estuve trazando pinceladas a toda velocidad.
Casi finalizó la hora cuando yo dí la última pincelada. Me alejé un poco del cuadro para poder admirarlo.
El fondo poseía un toque tétrico, plasmando lo que sería el espíritu de Alma. Aun así, no molestaba a la vista. Alma, retratada en medio de la cama, era la luz en la oscuridad de la habitación. Su cuerpo estaba iluminado por los dos candelabros que se colocaban a cada lado de la cama y yacía sobre una sábana de color rubí, arrugada después de una noche de pasión. Su piel invitaba a ser acariciada; sus labios, carnosos y de color rojo intenso, pedían ser besados y adorados con tal de recibir uno suyo; Los ojos de alma eran seductores e hipnotizaban, dejándote embobado cada que vez que los mirabas; Su pelo rubio caía en cascadas sobre sus hombros, dándole un toque de rebeldía a la pintura.
Era un cuadro muy erótico, podías excitarte con solo mirarlo. No me arrepentí de haberla retratado de aquella manera. Sentía que el cuadro retrataba a Alma a la perfección: Oscura y peligrosa como la habitación, sensual y erótica como el cuerpo que yacía sobre las sábanas de color carmesí. Di la vuelta al cuadro para que cuando Alma despertara pudiera verlo sin tener que levantarse de la cama.
Yo por mi parte, fui a tumbarme al lado de la dormida. No quedaría mucho para que despertara y me entretuve jugueteando con los mechones de su pelo.


Marius de Romanus
Conoce a Marius ~ La Isla del Mar Egeo

"Mi mundo es el infierno de los infieles. Mi sangre, el placer de los inmortales"


Marius de Romanus
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 663
Fecha de inscripción : 22/03/2010
Edad : 1836
Localización : Venecia

Ver perfil de usuario http://www.cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mirada hacia el pasado [Marius]

Mensaje por Alma Dupont el Miér Ene 19, 2011 2:05 am

Era sigiloso como un gato, superándome sin esfuerzo. Con la mirada perdida en la pintura, no me di cuenta de que ahora se encontraba tras mi espalda. Sus manos fueron las primeras en delatarle, intrusas.
-Sí, sois magnífica. Intentaría retrataros en cientos de retratos pero jamás podría plasmar vuestra belleza a la perfección, - tenía toda la razón. Yo era insuperable... -solo conseguiría acercarme levemente para crear burdas copias de vos, como lo es este cuadro. La pregunta correcta es ¿Donde habéis estado vos, querida?- no me dio tiempo a responder. En seguida me vi envuelta en una terrible vorágine. La culpa la tenían sus malditos labios. Produjeron un mutis en mi habla, hormigueo en mis extremidades, flojera en los tobillos y demás síntomas, propios de un beso exterminador de espíritus. Cerré los ojos creyendo caer inconsciente.

Al abrir la mirada de nuevo... estaba... estaba confusa. Tumbada en la cama Marius jugueteaba con los bucles de mis cabellos. Me incorporé de golpe, mirándole con incredulidad ¿Me estaba volviendo loca? -Monsieur... - mi voz denotaba inquietud. Lo último que recordé, fue un beso junto al cuadro. Miré la distancia entre la cama y la pintura, absorta -¿Cómo hemos llegado hasta aquí? - me levanté de la cama con espanto. Si temía pasar el resto de mi vida entre unos barrotes, existía un miedo mayor a la cárcel; el psiquiátrico y que me dejaran catatónica. Busqué por la habitación ansiosa, sin encontrar lo que ansiaba con tanto fervor -¿Me dais una copa? - Busqué el tabaco y las cerillas entre mis ropas. Estaban junto a las ligas, la daga y mi petaca de Bourbon. Pero la última vez que quise sacar bebida de ella, no quedaba ni una gota. El culpable fue Tristán y su maldita gira -Necesito un trago - no me di cuenta de lo que suponían mis comentarios. Recordé enseguida que era alcohólico y me vi abandonando mis planes de futuro con él. Entre el trajín de mis nervios, no encontrar donde guardaba la bebida y no poder encenderme el cigarro bien, gastando una cantidad de cerillas insospechadas, temiendo quedarme sin ninguna; vi el cuadro.

Me paré en seco delante de él. Estaba terminado y la oscuridad parecía cernirse sobre mí. Nunca... jamás... me vi tan real. Incluso me molestó. Apreté con fuerza la mandíbula, temiendo desencajarla del sitio -No escatimáis en detalles - afirmé con agresividad, consiguiendo encender el cigarrillo y echando el humo sobre el cuadro, queriéndolo ocultar tras la nebulosa.

Alma Dupont
Humano - Clase Alta
Humano - Clase Alta

Mensajes : 454
Fecha de inscripción : 02/09/2010
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mirada hacia el pasado [Marius]

Mensaje por Marius de Romanus el Miér Ene 19, 2011 12:24 pm

Cuando abrió los ojos, la invadió la confusión y la desorientación. Los humanos, parecían tan inocentes cuando tenían un poco de miedo que era capaz de ablandarme el corazón… solo conseguían que los deseara aún más.
-Necesito un trago- parecía ida, los nervios la inundaban y no era capaz de encenderse un cigarrillo.
Me levanté por fin de la cama, pero con tranquilidad, sin prisas, acercándome a la mesita de noche donde había tenido el lujo de pegar una botella de Brandy. Con aquella acción, corroboraba mi papel de borracho y además le daba entender que me daba vergüenza que ella encontrara pruebas reales sobre mi alcoholismo.
Quise dársela al instante, pero cuando me giré para localizarla en la habitación, la vi absorta en el cuadro que había terminado cuando ella yacía inconsciente. No parecía agradarla el realismo de la pintura. -No escatimáis en detalles.

-Solo intento retrata lo que estos ojos son capaces de ver- volví junto a ella y le tendí la botella que acababa de descubrir- Podéis acabárosla entera si lo deseáis, tengo más escondidas por toda la habitación- no era del todo cierto pero supuse que una botella de Brandy sería suficiente para calmarla- Parece que el cuadro no es de vuestro agrado ¿os molesta algo de él?- al estar junto a su espalda, no pudo ver la sonrisa siniestra que mis labios tenían dibujada.
Luego me volví y aparté la cortina con una mano, para poder apreciar la calle por la ventana con más claridad. A bajo, junto a una farola, seguía aquel hombre esperando a que Alma saliera para seguir con su persecución. Maldito metomentodo, cuanto trabajo me estás dando y que problemas osas causarme- Parecéis molesta, Alma- osé decir su verdadero nombre. Que decir, el papel de borracho no me pegaba y la actuación tampoco fue mi fuerte.- O tal vez un poco asustada ¿A qué le tenéis miedo, a reconocer que el cuadro es una viva representación de vuestra verdadera alma? Venid, acercaros a mi… yo os protegeré entre mis brazos. Ven a mi…- susurré utilizando el don de la mente. El cuerpo de Alma comenzó a moverse hacia a mí, hasta llegar a chocar contra mi cuerpo, yo la rodeé entre mis brazos y la abracé con la ternura de dos amantes- Ahora estás segura, cielo- volví a susurrar- No dejaré que nada te suceda…- mi nariz acarició su cuello suavemente, prediciendo un estremecimiento en ambos. La botella de Brandy se le escurrió de la mano desparramando todo su contenido por el suelo.
Abrazados junto a la ventana, el hombre de la calle sería capaz de verlo todo, no me molestaba… en estas condiciones no sería capaz de hacer nada y por jugar un rato no iba a matar a nadie- ¿Me tienes miedo, Alma?- pregunté, dando besos en su cálido cuello- Nadie es lo que parece ser ¿verdad?


Marius de Romanus
Conoce a Marius ~ La Isla del Mar Egeo

"Mi mundo es el infierno de los infieles. Mi sangre, el placer de los inmortales"


Marius de Romanus
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 663
Fecha de inscripción : 22/03/2010
Edad : 1836
Localización : Venecia

Ver perfil de usuario http://www.cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mirada hacia el pasado [Marius]

Mensaje por Alma Dupont el Miér Ene 19, 2011 7:38 pm

No se en que momento dejó de tener sentido todo, pero sucedió. Puede que al verme en tales condiciones. Leviatán habría sido la palabra perfecta para mí. Mi mirada se volvió fratricida, capaz de arruinar a cualquier hombre que osase retarme. Quise hacer pedazos el cuadro y escupir al creador del mismo -Solo intento retrata lo que estos ojos son capaces de ver- ¡ja! que modesto... si aquella era su visión, que no se andase por las ramas, que no se hiciese el loco, que aquí la única que estaba sufriendo delirios era yo. Así que iba de listo... ¿Eh? Bien...
Apagué el cigarro, justo sobre la masa de pintura roja de la paleta, de manera homicida; queriendo desintegrar el color. La misma pintura con la que había coloreado mis labios. Giré sobre mis pies exaltada, porque una vez más no le había oído aproximarse a mí. Empezaba a cansarme tanto sigilo. Cogí la botella de Brandy, con rabia. La verdad es que me daba exactamente igual lo que pensase
- "Gra-cias" - articulé como si las palabras cortasen - Podéis acabárosla entera si lo deseáis, tengo más escondidas por toda la habitación- Donde... escruté el lugar. Yo no vi nada...

Pegué el primer trago, directamente de la botella, frunciendo la boca por el sabor. Pero llegados a este momento, me daba igual que supiese a rayos. Deseé que me quemase la garganta hasta evaporarla. La joven del cuadro me miraba. Parecía que se reía de mí. Era mi monstruo y, generalmente, ese era su único cometido; reírse de mi debilidad y empuñar el arma sin temblor en el pulso - Parece que el cuadro no es de vuestro agrado ¿os molesta algo de él?- su aliento acarició mi nuca, haciéndome sentir un escalofrío infeccioso, que contagió toda parte de mí a su paso; como si de un veneno se tratase. Me sentí idiota al instante. Un hombre capaz de plasmarme así, no se chupaba el dedo.
Le miré de reojo, pero era difícil al estar situado tras mi espalda. Escuché las cortinas ¿Miraba por la ventana? No puede ser... De inmediato pensé en lo peor. Que Marius era un impostor. Que estaba compinchado con Marshall y que ambos me habían tendido un trampa. El policía que representa al hombre humilde y encantador, vestido de paisano ¿Le estaría haciendo alguna señal por la ventana? -Parecéis molesta, Alma- "Alma" dijo. Yo nunca le dije mi nombre. Utilicé uno falso; Anna. Mi corazón comenzó a latir con alerta, sacándome de quicio ¡Estate quieto de una vez! le grité en mis adentros. Mis músculos estaban tensos y era incapaz de moverme. Miré la puerta de reojo como vía de escape, pero estaba desnuda ¡Maldición! - O tal vez un poco asustada - no había que ser un lumbreras para darse cuenta. Temí estar demasiado intranquila. Al final acabaría dándose cuenta de mi paranoia. Así que, desnuda o no; conté hasta tres, para salir cagando leches de allí. Que me había violado, era una buena escusa, si el botones me veía. Cerré los ojos: "a la de una..." dejé de respirar sin darme cuenta "a la de dos..." -¿A qué le tenéis miedo, a reconocer que el cuadro es una viva representación de vuestra verdadera alma? Venid, acercaros a mi… yo os protegeré entre mis brazos. - "y a la de tres" -Ven a mi…- y en vez de dirigirme a la puerta, me adelanté hacia él, cayendo sobre sus brazos, como si no desease otra cosa en el mundo ¿Pero que diantres pasa? - Ahora estás segura, cielo- no entendía nada... ni sus palabras, ni lo que me pasaba... perdida y sin voluntad propia, como un títere retrasado, abrazada a él - No dejaré que nada te suceda…- ahora pretendía resguardarme el muy embustero. Me habría gustado propinarle un puntapié, pero no podía moverme. Los dedos se me engarrotaron y solté la botella al intentar abrirlos para suavizarlos. Marius recorría mi cuello con la punta de la nariz, provocándome un estremecimiento de lo más placentero, sin ni siquiera quererlo yo. Cuando vi a Marshall a través de la ventana quise gritar infinidad de insultos; todos dirigidos a ambos caballeros. El bastardo fumaba tranquilo en la calle, observando la escena - ¿Me tienes miedo, Alma?- cerré los ojos, dejando escapar un suspiro cuando note sus labios sobre mi piel. Tragué haciendo mover la parte del cuello donde reposaba la boca - Nadie es lo que parece ser ¿verdad? - nadie... intenté abrir los ojos, sin éxito. Era como si mi cuerpo actuase de forma diferente a lo que pensaba. Como si fuesen dos entidades separadas la una de la otra. Dos desconocidas. Cuando conseguí fijar la vista, quise reducirle a cenizas.

-Eres consciente de que nunca te he dicho mi nombre ¿Verdad? Sí.. sí que lo eres. Y también eres consciente de que eres el ser más rastrero del universo ¿Verdad? Sí... sí que lo sabes ¿Qué yo te tengo miedo? Más quisieras... Puedes decirle a tu amiguito que la fiesta se ha acabado, que ya no queda alcohol y que hace mucho que dieron las doce de la noche - mis palabras eran agresivas y barriobajeras, como yo misma. Pero mi cuerpo permanecía sereno, detenido por una extraña fuerza, que frenaba mis intentos por golpearle o por huir -Si, has plasmado mi alma de maravilla ¿Quieres que te de una palmadita en la espalda por tu mérito? ¿Un mérito que poco te mereces, porque sabías de antemano como era yo? ¡Por favor! - bufé golpeándole en la cara con la ráfaga. Si me tenían cogida por el cuello desde el principio, que más daba ya como comportarme. Dejé de aparentar y quise fastidiar todo lo que pudiese, si aquella noche iba a ser la última en libertad. Me reí de los barrotes que me encerrarían, para no afrontar el miedo -Basta de juegos y enseña la placa -

Alma Dupont
Humano - Clase Alta
Humano - Clase Alta

Mensajes : 454
Fecha de inscripción : 02/09/2010
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mirada hacia el pasado [Marius]

Mensaje por Marius de Romanus el Jue Ene 20, 2011 12:45 pm

-Eres consciente de que nunca te he dicho mi nombre ¿Verdad? Sí… sí que lo eres. Y también eres consciente de que eres el ser más rastrero del universo ¿Verdad? Sí... sí que lo sabes ¿Qué yo te tengo miedo? Más quisieras... Puedes decirle a tu amiguito que la fiesta se ha acabado, que ya no queda alcohol y que hace mucho que dieron las doce de la noche- Sus propios problemas estaban creando en su cabeza una divertida historia que confundía la realidad ¿Me había relacionado con el hombre curioso? Que adorable, hubiera tenido verdadera suerte si en realidad solo estuviera allí para seguirla y esperar a que diera algún traspié y cogerla infraganti para meterla en la cárcel.- Si, has plasmado mi alma de maravilla ¿Quieres que te de una palmadita en la espalda por tu mérito? ¿Un mérito que poco te mereces, porque sabías de antemano como era yo? ¡Por favor! Basta de juegos y enseña la placa
-¿De antemano? Yo no se nada de ti de antemano, mi amada Alma- como con todas mis víctimas a las que se me ocurría tener contacto, me había encaprichado de ella. Cuanto me atraía su belleza, sus palabras cargadas de odio e ira, su oscuro corazón, como el mío ¿Por qué sentía predilección por los asesinos? Una forma de alimentarse y no sentir remordimientos pero para mí era algo más. Era oler su sangre, saber lo que habían echo y se me hacía la boca agua- No me afectan la justicia ni las leyes humanas, solo obedezco y soy fiel a mi propia justicia. Durante estos días has sido tú quien me ha confesado todos tus crímenes y has relatado la historia de tu vida. He sido tu confesor y ahora te absuelvo de tus pecados- Me lancé contra su cuello perforando la piel con mis colmillos.
La boca se me llenó de aquella preciada sangre. La había esperado durante dos días y ahora me sabía a gloria, estremeciéndome cuando bajaba por mi garganta a torrentes. El latir de su corazón era acelerado, música en mis oídos.
Jugué con ella, no bebía con avidez, solo a pequeños sorbos y a veces separaba mi boca de su cuello para besar su rostro y sus labios, a continuación, volvía de nuevo a las perforaciones de su cuello y seguía bebiendo.
El latir de su corazón perdió fuerza y los años de experiencia de ayudaron a saber cuando se acercaba al borde de la muerte.
No la maté, no llegué a desangrarla del todo por culpa de aquel hombre que seguía observando desde la ventana, pero que no era capaz de distinguir más que dos amantes abrazándose con pasión, intercambiando ardientes besos y ahora, dirigiéndose al lecho.
Le dejé tumbada y rompí el “hechizo” que tenía sobre ella, ya no tenía fuerzas para moverse. Alma seguía consciente, pero casi sin sangre. Me recosté junto a ella y jugué con sus mechones de pelo, que suave y bonito lo tenía.
Me acerqué a su oído y le hable flojito y con encanto:
-No tengas miedo, Alma, hoy no morirás.- acaricié sus labios con mi dedo pulgar- Hoy has saboreado la muerte que tanto te gusta causar a los demás, pero no he dejado que esta te abrace para que te aparte de mi lado. No, no quiero que te vayas aún… me encaprichado de ti, mi amor. Pronto volveré a buscarte.
Antes de salir por la puerta, miré el retrato de Alma, desliéndome de él pues no conocería cual seria su suerte.
Me moví por las sombras a la velocidad del parpadeo, era invisible en la oscuridad y un borrón a la luz. El caballero que observaba no se dio cuenta de mi huida.
A escasas horas del amanecer, me encontraba sin un lugar en el que cobijarme del sol. Tenía que conseguir una nueva habitación en otro hotel.


Tardé dos días en aparecerme de nuevo a Alma. La noche que la dejé casi desangrada en la habitación del hotel casi me vi sorprendido por las primeras luces del amanecer. Tuve suerte de encontrar un pequeño hostal donde me ofrecieron una habitación sin ventanas. Perfecta para mí.
Al día siguiente me limité a buscar ropa nueva pues no me había traído equipaje en mi viaje. No fue difícil encontrar un sastre que me arregló una levita y unos pantalones nuevos. Por una buena suma de dinero los trabajadores se vuelven más eficientes y rápidos.
Al cuarto día, ya estaba preparado para ir en busca de Alma.
Invisible para el ojo humano, me adentre en la propiedad de Alma. No veía por ningún lado al hombre de la otra noche, pero supuse que andaría cerca.
En la casa, pocos humanos quedaban, y la que a mi me interesaba se encontraba en el piso de arriba.
Escalé la pared en vertical y me así al alfeizar de la ventana. El cristal estaba abierto, dejando entrar la brisa veraniega que mecía las cortinas con suavidad.
Allí estaba Alma, delante del tocador con una bata de noche y peinándose sus cabellos de oro.
Me colé en la habitación y susurré su nombre en la oscuridad un par de veces. Dejé después que la luz del candelabro me hiciera visible.
-Alma, que bellas estás esta noche.



Marius de Romanus
Conoce a Marius ~ La Isla del Mar Egeo

"Mi mundo es el infierno de los infieles. Mi sangre, el placer de los inmortales"


Marius de Romanus
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 663
Fecha de inscripción : 22/03/2010
Edad : 1836
Localización : Venecia

Ver perfil de usuario http://www.cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mirada hacia el pasado [Marius]

Mensaje por Alma Dupont el Sáb Ene 22, 2011 3:42 am

-¿De antemano? Yo no se nada de ti de antemano, mi amada Alma- ¿Se atrevía a negarlo? Se iba a enterar. ¡En cuanto consiguiese moverme! se iba a enterar...
- No me afectan la justicia ni las leyes humanas, solo obedezco y soy fiel a mi propia justicia - increíble... Encima "polizonte" corrupto ¿Pretendía darme el golpe de gracia, allí mismo? Admirable... Un hombre que elabora de forma magistral su propia teoría para argumentarse, para tomarse la justicia por su mano. Pero que... ¡Hipocresía! -Durante estos días has sido tú quien me ha confesado todos tus crímenes - ¿Cuanto tiempo llevaba observándome? -y has relatado la historia de tu vida. He sido tu confesor y ahora te absuelvo de tus pecados- bien... lo que vino ahora... Cómo decirlo... Increíble que volviese a sucederme ¿Era un virus acaso? ¿Una nueva moda en Londres? ¿Y donde quedaba el vino rosado? ¡El tipo me mordió! ¡Otra vez mordida! ¿Pero qué había hecho yo para merecer esto? Bien lo sabes... Es el demonio y te está haciendo pagar por toda la sangre derramada, robándote la tuya. Gemí sin control, como si aquello me gustase. El dolor se mezclaba con el placer de forma admirable. Y eso que siempre alardeé, dándomelas de masoquista. Pero esto era demasiado. Besó mis labios de forma fogosa, cubriéndome la boca con mi propia sangre; hierro puro... a eso sabía. Una y otra vez, creí caer rendida sobre él, sin poder maniobrar, sin poder respirar o poder pensar. Horrible... Noté la cama bajo mi espalda encontrándola confortable -No tengas miedo, Alma, hoy no morirás.- acariciaba mis rizos. Qué se creía ¿Qué era una muñeca? Si, tenía la misma movilidad... -Hoy has saboreado la muerte que tanto te gusta causar a los demás, pero no he dejado que esta te abrace para que te aparte de mi lado. No, no quiero que te vayas aún… me encaprichado de ti, mi amor. Pronto volveré a buscarte.- Y sin soportar más la flojera, cerré los ojos creyendo que me faltaba poco, para estar muerta.

Abrí los ojos, sola envuelta entre las sábanas del gran Hotel. Me sentía débil y hambrienta. Ya me sentí así una vez. Aquella noche en que nos conocimos. Acabábamos de abandonar el circo ambulante y me besó, despertándome en casa sin acordarme de nada, muerta de hambre. No era la primera vez ¿Cómo lo hacía? Me vestí dando tumbos por el cuarto, sabiendo que tendría que desayunar allí. Pedí comida a mansalva, sumándolo a su cuenta. ¡Que lo pagase él...!
Después busqué por toda la sala, sin hallar alcohol en ninguna parte. Pero que era un embustero, ya quedó claro. Y cogí el cuadro tapándolo con una sabana, como si fuese un maldito cadáver, cargando con él, hasta el carruaje. No quería que el botones encontrase aquel... dejémoslo.

El día transcurrió lento, sin saber cuando vendrían a por mí. O quizás no volviese a verle en mi vida. Eso esperé sin descartar de antemano, que era cuestión de tiempo terminar entre rejas.
Las últimas luces del día caían, mientras me quitaba las horquillas del cabello y el maquillaje de los labios, para irme a la cama. Luego, guardé las joyas en la caja de plata y me miré al espejo. Miré los puntos sobre mi cuello, sintiéndome ultrajada. El cuadro estaba en un armario de mi cuarto, guardado bajo llave. En si, el trazo y el color eran excelentes. ¿El problema? mi semblante.

-Alma, que bellas estás esta noche - ¡Joder! me sobresalté de inmediato por el susto, incorporándome de la silla. Miré a mi alrededor. Donde... estás... me vi buscando entre la oscuridad, hasta conseguir ver su rostro. Era tétrico...

-¿Tienes algún problema mental? ¿Eh? - ¿Por dónde entró? le tiré el joyero a la cabeza con agresividad. Evidentemente no le dio. Siempre sigiloso, siempre rápido, siempre irritando mis nervios. Me aparté el cabello, para que viese como me había dejado ¡Deforme! -No se que clase de... ¡budismo o satanismo, es este! - grité histérica, llena de ira y sin entender. No podía llamar a la policía, para más inconvenientes. Ni a Charles, mi mayordomo. Era un imbécil, pero no me apetecía que sufriera algún daño. Me daba pereza tener que contratar a otro... -Pero es la última vez - murmuré entre dientes -Porque te mataré si vuelves a tocarme. Y me da igual lo que me pase, sabiendo que reposas en alguna zanja perdida, criando gusanos por doquier - mi respiración estaba agitada, por el esfuerzo y aún me sentía débil ¿Cuándo me recuperaría? Noté el cuchillo en la pierna, dispuesto a hacer su aparición estelar si la cosa se ponía fea. Que no lo sobrevalorase. Lo afilaba con desmesura y su juicio era peor que el del mismísimo Cesar, bajando el pulgar.

Alma Dupont
Humano - Clase Alta
Humano - Clase Alta

Mensajes : 454
Fecha de inscripción : 02/09/2010
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mirada hacia el pasado [Marius]

Mensaje por Marius de Romanus el Dom Ene 23, 2011 2:03 pm

-¿Tienes algún problema mental? ¿Eh?- yo diría que no, tampoco pensaba contestar. Esquivé un objeto que me lanzó con asombrosa puntería. Escuché el golpe a mis espaldas y como por el suelo rebotaban pequeños objetos de metal que rodaban por el suelo hasta quedar completamente inmóviles-No se que clase de... ¡budismo o satanismo, es este! Pero es la última vez. Porque te mataré si vuelves a tocarme. Y me da igual lo que me pase, sabiendo que reposas en alguna zanja perdida, criando gusanos por doquier- a la velocidad el parpadeo, utilicé las sombras para desaparecer y aparecerme a su espalda, cerca del tocador donde ella estaba. Que gusta volver a tocar aquel cuerpo, ahora tapado con una fina bata. Deslicé mis manos por sus costados y aferré sus muñecas con fuerza.
-No me creo que no hayas disfrutado de mi compañía en estas noche ¿no sentiste un oscuro placer cuando te mordí ayer por la noche? Sentía como se estremecía tu cuerpo entre mis brazos. Tienes una sangre deliciosa, Alma- hablaba con un tono de voz suave, acaramelado y sensual en un intento de hacer caer su razón- mi querida amante ¿porqué luchas contra mi?- mi mirada se topó con las marcas de mis colmillos en su cuello. Había dejado aquella marca en su piel como una firma para que recordara todo lo que había sucedido la pasada noche- Aún tienes las marcas de mi profundo beso- acaricié las heridas con los dedos de una de mis manos, dejando una de las muñecas de Alma libre.
De las heridas no brotaría sangre a no ser que las volviera a abrir, deseaba su sangre otra noche- ¿Entonces no me has echado de menos? No te creo...- acabé dejando sus dos muñecas libres para poder rodear su cuerpo con mis dos brazos y cerrar mis manos a la altura de su vientre- ¿Que has echo con mi regalo? ¿Lo has tirado o lo tienes guardado en algún lugar de la casa?


Marius de Romanus
Conoce a Marius ~ La Isla del Mar Egeo

"Mi mundo es el infierno de los infieles. Mi sangre, el placer de los inmortales"


Marius de Romanus
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 663
Fecha de inscripción : 22/03/2010
Edad : 1836
Localización : Venecia

Ver perfil de usuario http://www.cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mirada hacia el pasado [Marius]

Mensaje por Alma Dupont el Dom Ene 23, 2011 3:40 pm

Respirar profundamente, es la mejor solución en estos casos. Y fue difícil, porque el tipo volvió a desaparecer, quedando tras mi espalda. Imposible no notar su presencia, sus manos bajando por mi cuerpo hasta asir mis muñecas. Contra su pecho, extrañada sin percibir un mínimo movimiento de respiración salir de él; giré el rostro para observarle de reojo. Presentí que sus intenciones no eran nada buenas ¿Osaría volver a profanarme? Por su bien esperé que no. O por el mío. Quizás más por el mío. Marius, si así se llamaba en realidad... ¿Puede que fuese un nombre falso? era mucho más fuerte que yo. Y yo... era muy joven para morir -No me creo que no hayas disfrutado de mi compañía en estas noche ¿no sentiste un oscuro placer cuando te mordí ayer por la noche? Sentía como se estremecía tu cuerpo entre mis brazos. Tienes una sangre deliciosa, Alma- Encima me lo restregaba por la cara el muy... El demonio, eso pensé. Quedaba lejos la posibilidad de que, un humano fuese capaz de utilizar la magia negra, para moverse entre las sombras. Sabía de la existencia de esos artes. Me gustaba echarles mal de ojo a los que me tocaban las narices. La anciana a la que acudía entre semana, era muy buena en ese aspecto. Pero ¿Trasladarse de un sitio a otro en apenas un segundo? Nunca oí hablar de tal cosa - mi querida amante ¿porqué luchas contra mi?- ¿Amante? Supe que mi amenaza no serviría para nada. Tampoco mi cuchillo. A Leonardo no le hizo efecto alguno - Aún tienes las marcas de mi profundo beso- ¿Así lo llamaba él? yo lo consideraba una terrible resaca. me estremecí de inmediato al sentir como recorría mi herida. Esperé que no hundiese los dedos porque no tardaría en mordérselos, arrancándoselos de cuajo. Estaba tanteando el terreno. ¡¿Qué hacer?! Mi rostro se tornó desesperado. Quise tirarme de los pelos - ¿Entonces no me has echado de menos? No te creo...- Rodeó mi cintura con los brazos, reposando las manos sobre mi vientre. Mi respiración estaba en "Allegro". Y empecé a creer que, no era ningún policía. Estaba como una chota. Más loco que yo... - ¿Que has echo con mi regalo? ¿Lo has tirado o lo tienes guardado en algún lugar de la casa?.

-Lo he tirado - mentira... articulé tensa y seca, dándome la vuelta. Enfrentarme a él, cara a cara. No fue buena idea -Conocí a un hombre igual que tú. Presentaba tus mismas... aficiones - acaricié su boca con la punta de mi lengua y llevé la mano hasta su corazón sin hallarlo. No latía... -¿Has venido para llevarme al infierno? - ¿Qué otra cosa podía ser, salvo la muerte? escudriñé sus ojos, retadora -¿Es eso? ¿Es mi hora? - Pues no se hable más... no temía a la muerte. Siempre me reí de ella. Y tenía asimilado que, mi sino nunca sería recostarme en alguna nube del cielo. No habría paraíso eterno para mí. Ardería eternamente una y otra vez entre brasas, retorcida de dolor.
Acerqué su rostro al mío con ayuda de las manos y cerré los ojos hundiéndome en su boca tras un beso arduo. Enseguida sentí una profunda combustión. Y entre sus labios, esperé a despertarme en el infierno, holocausto; sin fin de mi destino.

Alma Dupont
Humano - Clase Alta
Humano - Clase Alta

Mensajes : 454
Fecha de inscripción : 02/09/2010
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mirada hacia el pasado [Marius]

Mensaje por Marius de Romanus el Lun Ene 24, 2011 12:26 pm

-Lo he tirado- mintió descaradamente. Llegados a este momento, sus intenciones eran “dañarme” o llevarme la contraria. Alma terminó por darse la vuelta, enfrentándose a mi y mirándome a los ojos -Conocí a un hombre igual que tú. Presentaba tus mismas... aficiones-su lengua lamió mis labios turbándome. Así que su sangre era placer de los inmortales y seguía viva, aquí, delante de mi, entre mis brazos y como única marca, las mías en su cuello. Su mano, libre como estaba, se detuvo en mi pecho, en la parte izquierda buscando un corazón que solo latía avivado cuando la sangre de mis víctimas le infundía fuerzas… mientras parecía detenido, aunque podía latir una vez cada un minuto-¿Has venido para llevarme al infierno? ¿Es eso? ¿Es mi hora?- que ternura y cariño sentí en esos momentos por mi victima, dudando en mis intenciones de dejarla descansar sobre los brazos de la dulce muerte, donde sus pecados serían juzgados y su castigo impuesto… al menos por la religión que estaba ahora en vigor.
Sus manos suvieron hasta mis rostro, donde lo tomaron y lo acercaron a ella para unir nuestros labios en un arduo beso.
Berdugo y victima, extraño fetiche. Devolví su beso mientras mis manos se entrlazaban en su espalda y luego se unían a su figura. Que delicia de cuerpo y que peligroso podía llegar a ser.
Mis labios se despegaron de los suyos y fueron en busca de su bonito cuello. No hice nuevas heridas, me limité a lamer los antiguos orificios con la punta de mi lengua. Podía degustar la sangre reseca, y la tentación de reabrir las heridas era grande. Supe contenerme y utilizar fuerza de voluntad para separarme de su cuello.
-No temes a la muerte, aún así puedo escuchar tu corazón acelerado, sentir como golpea fuerte contra tu pecho… ¿me tienes miedo a mi?- acaricié su rostro con mi mano y a continuación sus labios- No me temas a mi, amor… yace entre mis brazos- volví a undir mi boca en su cuello y esta vez abrí las antiguas heridas para que brotaran unas pocas gotas de sangre que corrían por su piel, las cuales limpié con mi lengua y a continuación succione las heridas para limpiarlas- No pienso llevarte al infierno, Alma… ni si quiera se si existe- herí mi lengua para que brotara un poco de mi sangre y esta vez fui yo que uní nuestros labios, introduciendo mi lengua para que Alma tastara la mejor de las bebidas, puro fuego que bajaba por su garganta, la mejor de las drogas… la sangre de vampiro. Sin desangrarla primero y con esa pequeña cantidad, no había peligro de transformación. Pero durante unos momentos, Alma sentiria lo que un vampiro siente en cada momento de su existencia. El placer que hay en una caricia, incluso en una mirada… el erotismo que nos rodea junto a la belleza y la libertad de un cuerpo inmortal.
Nuestro beso se volvió más apasionado por el efecto de mi sangre, y lo degusté todo lo que pude.
Querida Alma, ojala las cosas fueran de otra manera.



Marius de Romanus
Conoce a Marius ~ La Isla del Mar Egeo

"Mi mundo es el infierno de los infieles. Mi sangre, el placer de los inmortales"


Marius de Romanus
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 663
Fecha de inscripción : 22/03/2010
Edad : 1836
Localización : Venecia

Ver perfil de usuario http://www.cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mirada hacia el pasado [Marius]

Mensaje por Alma Dupont el Mar Ene 25, 2011 1:56 am

Correspondida me hallé, devorando la boca de mis calamidades. No tardaría en caer muerta entre sus brazos, cerrando los ojos por siempre. Para mi sorpresa, aún estaba viva cuando logró separarse de mí ¿Por qué? Extrañada logré observar como lamía los orificios que con tan poco esfuerzo le costó abrir. Y ahora era mi boca la que gemía deleitada a rienda suelta. También fue nulo su sudor por conseguirlo -No temes a la muerte, aún así puedo escuchar tu corazón acelerado, sentir como golpea fuerte contra tu pecho… ¿me tienes miedo a mi?- ¿A quién si no? Dejé un resquicio entre mis labios, abatida sin poder dar un paso. No supe si jugaba conmigo, pero acarició mi rostro y dejó caer los dedos sobre mi boca abierta de par en par -No me temas a mi, amor… yace entre mis brazos- A eso estuve dispuesta. A yacer, cayendo muerta a manos de su beso mortal. Me pregunté por qué aún seguía con vida. La respuesta se confirmó de inmediato; eres su nuevo alimento. Comida para tarados... porque abrió de nuevo mis heridas, notando ligeramente la sangre desprendiéndose de mi cuerpo. Si pretendía hacer esto todas las noches, terminaría quedándome más seca que el papel de lija -No pienso llevarte al infierno, Alma… ni si quiera se si existe- ¿Entones... quién era él?

Mis pensamientos se vieron interrumpidos cuando su boca volvió a tomar contacto con la mía. Algo inusual, líquido néctar extranjero; saboreé de pasadas, volviéndome loca. Porque, a partir de aquí, la estancia se tornó etérea.
Muchas cosas podían nacerme en ese instante. Deseos de matarle, de tirarle por la ventana. Pero lo más inesperado, quedo presente en apenas un suspiro.
Sujeté con fiereza sus cabellos, estrellando la espalda del culpable de semejante frenesí; contra una de las mesas del cuarto. Estaba descontrolada bajando hasta su cuello, desabrochando sus ropas, haciendo saltar los botones y hundiendo el rostro sobre su torso desnudo, para lamer sin descanso, la piel del italiano.

Aun gemía de forma incansable, notándome diferente. Y separé el rostro para mirarle con cara de incomprensión. Porque no supe lo que se apoderaba de mí, a ritmo vertiginoso.
-¿Qué eres? - susurré con la mirada perturbada -¿Qué quieres? - exigí con rabia, subiendo el tono de mi voz. Solté sus ropas invadida por una fiebre salvaje de lo más inusual. Yo era peor que una pantera, pero aquello era nuevo para mí. Me vi incapaz de controlar la ira, presionando la mandíbula con fuerza. Sentí repentinamente, que mi cabeza estaba a punto de estallar ¡¿Qué ruido era ese?! perforándome las orejas y llevando las manos hasta la cabeza, intenté acallarlas -¡¿Qué me has dado?! - ¿Demasiadas preguntas? Y que esperaba... yo necesitaba respuestas. Y ese maldito sonido.... ¿Cómo pararlo? Sí... respuestas. Y rápido. O terminaría trastornada del todo. Miré a mi alrededor con espanto y, a través de la ventana, pude ver a un puñado de cuervos sobrevolar las alturas. Paulatinamente el ruido dejó de ser insoportable, cuando se perdieron en la lejanía. Aparté las manos de mis orejas con lentitud y la vista perdida -Aleteos... - susurré dándome cuenta de que el ruido ensordecedor, provenía de ellos.

Alma Dupont
Humano - Clase Alta
Humano - Clase Alta

Mensajes : 454
Fecha de inscripción : 02/09/2010
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mirada hacia el pasado [Marius]

Mensaje por Marius de Romanus el Miér Ene 26, 2011 2:00 am

Mi sangre causó los efectos que yo esperaba, una pasión irrefrenable que me dejó tumbado sobre la madera de la mesa y sin palabras. Me había quedado mudo mientras analizaba la evolución de Alma.
Le había dado muy poca cantidad de sangre, los efectos durarían poco tiempo ¿Segundos, tal vez minutos? Alma estaba ahora sintiendo en su propia piel la liberación de los propios sentimientos. Estaba viviendo como un vampiro era capaz de pasar de la ira a la pasión en cuestión de segundos… también podría haber sido capaz de sentir el odio y el amor que nosotros éramos capaces de soportar. Los efectos de la sangre pasaban rápido y pronto su nivel sensorial volvería a la normalidad.
Mi ropa estaba hecha girones. La camisa sin botones, totalmente abierta dejando mi pecho marmóreo desnudo.
-¿Qué soy? ¿En realidad quieres saberlo? La ignorancia es una de las claves de la felicidad- poco a poco fui levantándome, quedándome sentado encima de la mesa. Solo tuve que estirar un poco los brazos para llegar hasta Alma y poder atraerla todo lo que se había separado- No quieras saber que oscuro ser tienes delante, pues tu raciocinio y cordura podrían caer estrepitosamente. Podría ser que me creas y por lo tanto asustarte o puedes no creerme y temerme de igual manera. Mejor permanecer callado, el silencio es a veces la gran virtud del hombre- sus rizos de oro parecían brillar bajo la luz de las velas y en sus ojos aún podía ver un poco de ese rastro de mi propia sangre- ¿Qué te he dado? El néctar de los dioses, el placer de los inmortales ¿no te ha gustado? Pocas personas han tenido el privilegio de tastar tal bebida, tú eres una de las pocas ¿pero vivirás para contarlo? Claro que sí- sus mejillas eran suaves bajo el tacto de mis dedos y era un dulce capricho acariciarlas- Cuando hablé contigo la primera vez en el cementerio, mis deseos eran matarte… y lo sigo deseando pero lloraría cuando hubiera acabado con tu vida. No sería capaz de mirarme en el espejo después de haberte dejado vacía. Mereces morir, oh sí que lo mereces. Tus manos están manchadas de sangre y solo las lágrimas de la muerte podrían lavar esos restos resecos. Pero yo no puedo hacerte mal, me he encaprichado de tus rizos dorados y tu piel cálida y rosada- un fugaz beso surcó sus labios- Has tenido suerte Alma Dupont, has conseguido cautivarme.


Marius de Romanus
Conoce a Marius ~ La Isla del Mar Egeo

"Mi mundo es el infierno de los infieles. Mi sangre, el placer de los inmortales"


Marius de Romanus
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 663
Fecha de inscripción : 22/03/2010
Edad : 1836
Localización : Venecia

Ver perfil de usuario http://www.cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mirada hacia el pasado [Marius]

Mensaje por Alma Dupont el Jue Ene 27, 2011 9:21 pm

-¿Qué soy? ¿En realidad quieres saberlo? La ignorancia es una de las claves de la felicidad - una de las muchas frases que consiguen evitar las respuestas... Aún no sabía que demonios metió en mi boca, pero cuando me arrastró hacia él; sentí diferente su tacto. Como si cada vez que me tocase, erizase cada centímetro de mi piel; brindándome con una liviana electricidad o bien una extraña fuerza sobrenatural -No quieras saber que oscuro ser tienes delante, pues tu raciocinio y cordura podrían caer estrepitosamente. - he visto muchas cosas... -Podría ser que me creas y por lo tanto asustarte o puedes no creerme y temerme de igual manera. Mejor permanecer callado, el silencio es a veces la gran virtud del hombre- Sí. Pero nunca fue la virtud de la mujer. Así que, si no le importaba, seguiría insistiendo. Vi mi propio reflejo, mi rostro en sus pupilas. Más salvaje de lo habitual, mis ojos estaban enfebrecidos -¿Qué te he dado? El néctar de los dioses, el placer de los inmortales ¿no te ha gustado? Pocas personas han tenido el privilegio de tastar tal bebida, tú eres una de las pocas ¿pero vivirás para contarlo? Claro que sí- Así que... a fin de cuentas, no iba a matarme ¿Este tipo era más creído que yo? ¿O en realidad era un Dios supremo? Cerré los ojos de inmediato. Marius acariciaba mi mejilla, volviéndola del mismo color que el de una ciruela madura. Se enrojeció al instante.

- Cuando hablé contigo la primera vez en el cementerio, mis deseos eran matarte… y lo sigo deseando - gracias por tu franqueza... -pero lloraría cuando hubiera acabado con tu vida. - ¿Lo decía en serio? Me extrañó que un hombre así, pudiese llorar. Un asesino con corazón. Nunca creí ver uno. A veces yo tenía algún que otro desliz de fragilidad desbordante. Pero... ¿Llorar por un asesinato? ¡Jamás! -No sería capaz de mirarme en el espejo después de haberte dejado vacía. Mereces morir, oh sí que lo mereces. - ¿Y tú no? -Tus manos están manchadas de sangre y solo las lágrimas de la muerte podrían lavar esos restos resecos. Pero yo no puedo hacerte mal, me he encaprichado de tus rizos dorados y tu piel cálida y rosada- Malo es el capricho... Y caprichosamente, volvió a besarme dejándome sin aire -Has tenido suerte Alma Dupont, has conseguido cautivarme - Se sinceró. No de la forma que yo habría querido pero, algo es algo...
Era para echarse a reír. Mientras yo intenté conquistarle para que, en un futuro no muy lejano, pudiese ahogarle o... envenenarle o... ¡No se! Lo que fuese ¡Él estaba haciendo lo mismo! No quise indagar más. Ni por qué me conocía. Ni por qué quiso verme muerta precisamente a mí. Basta de exigencias. Tomaría sus palabras al pie de la letra "El silencio es la virtud del hombre". Por mucho que me costase, lo haría. Ya era hora de poner las cartas sobre la mesa, era lo mínimo.

-¿Ves? Esa es la gran diferencia entre tú y yo. Que yo aún quiero matarte y no lloraría por ello. Pero no te lo tomes a mal. No es nada personal - contesté secamente, recuperando mi estado anímico natural. Abrí uno de los cajones, entre sus piernas con una ligera sonrisa y cogí un cigarrillo para encendérmelo. Luego cerré el cajón con fuerza Cuidado, amigo... a ver si te la voy a pillar... -El cuadro está en el armario - le aclaré, señalándolo con el pulgar, en un gesto de lo más informal. Para que mentir ya... -No lo saco. No vaya a ser que me coma - sonreí con gracia, enarcando una ceja. Él sabía a lo que me refería. Al fin y al cabo, sólo se encargó de retratarme "tal y como era" -Supongo que no bebes. Lo digo porque, pretendía ofrecerte una copa - aspiré el humo con fuerza, creyendo desintegrar el cigarro -A no ser que me la niegues, la tomes o no. Y así; te marches por donde has venido. Es decir... - solté el humo con parsimonia, dándole aquella posibilidad -por la ventana. Ni tú eres Romeo ni yo soy Julieta. Esta no es una historia de amor. Más bien un "thriller". Y no creo que uno de nosotros gane esta noche. De hecho... - me acerqué retirándole el cabello hacia atrás, como si fuese un pobre animalito -no creo que ganemos nunca - asesinos que toman caminos distintos. Siempre creí que, el arte de matar, era el mismo para todos. Un pensamiento de lo más ridículo. Porque, en comparaciones, no todos los artistas pintan igual -Tú por tu camino y yo por el mío - quise deslizarme una última vez, hasta encontrar sus labios. Los toqué ligeramente sin llegar a depositar ningún beso -Y no nos tiramos piedras ¿De acuerdo? - logré susurrar sobre su boca de forma contundente, para que le quedase claro. Luego, apagué el cigarro sobre uno de los ceniceros cercanos a nosotros. De aquella forma, ninguno saldríamos perdiendo. Yo no le molestaría a él, ni él a mí. No supe si era justo o injusto. Sólo una tregua de aniquilador a aniquilador.

Alma Dupont
Humano - Clase Alta
Humano - Clase Alta

Mensajes : 454
Fecha de inscripción : 02/09/2010
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mirada hacia el pasado [Marius]

Mensaje por Marius de Romanus el Sáb Ene 29, 2011 3:04 pm

-¿Ves? Esa es la gran diferencia entre tú y yo. Que yo aún quiero matarte y no lloraría por ello. Pero no te lo tomes a mal. No es nada personal- me limité a sonreír, quedando cautivado por el movimiento de sus labios al hablar, del tono carmesí que sus mejillas habían adquirido, de sus ojos brillar con astucia y del puro fuego que ardía en su interior.- El cuadro está en el armario. No lo saco. No vaya a ser que me coma. Supongo que no bebes. Lo digo porque, pretendía ofrecerte una copa. A no ser que me la niegues, la tomes o no. Y así; te marches por dónde has venido. Es decir… por la ventana. Ni tú eres Romeo ni yo soy Julieta. Esta no es una historia de amor. Más bien un "thriller". Y no creo que uno de nosotros gane esta noche. De hecho... no creo que ganemos nunca. Tú por tú camino y yo por el mío. Y no nos tiramos piedras ¿De acuerdo?- que fuerte era el fuego que seguía alumbrando su interior, podría cegarme si lo miraba de forma directa y me quemaría si osaba acercarme… aún con los peligros, me atraía y no me importaba quemarme.
Ya que ella no quiso lanzarse de cabeza a la perdición, yo sí que quise perderme una última vez en sus labios. Saboreé aquel beso todo lo que pude, introduciendo mi lengua en su boca para que ambas danzaran al ritmo del beso.
Cuando nuestros labios se separaron, me bajé de la mesa.

-No tires el cuadro, un pequeño deseo que oso pedirte. No lo cuelgues si no quieres… pero me gustaría que lo conservaras- luego deslicé mis dedos por las marcas que habían dejado mis colmillos en su piel. No pensaba curarlas, era como si hubiera dejado mi firma en su precioso cuello- Espero que no me olvides…- besé las heridas con mis fríos labios-… no pienso olvidarme de ti… Esto no es un adiós sino un hasta luego. Nuestros caminos volverán a cruzarse, estoy seguro… tú y yo volveremos a pasar dulces noches y tal vez entonces descubras el enigma que soy para ti. Hasta pronto Alma Dupont, que la luz de tus ojos jamás se extinga y que tus pasos te traigan de nuevo junto a mí- La brisa entro por la ventana, apagando los candelabros que iluminaban la habitación y dejándolo todo en penumbra.
Me desaparecí con el viento, depositando un su mejilla un tardío beso y “no me olvides” susurrado a la oscura noche.


Marius de Romanus
Conoce a Marius ~ La Isla del Mar Egeo

"Mi mundo es el infierno de los infieles. Mi sangre, el placer de los inmortales"


Marius de Romanus
Admin - Clase Alta
Admin - Clase Alta

Mensajes : 663
Fecha de inscripción : 22/03/2010
Edad : 1836
Localización : Venecia

Ver perfil de usuario http://www.cantico-de-sangre.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mirada hacia el pasado [Marius]

Mensaje por Alma Dupont el Miér Feb 02, 2011 1:34 am

Que intensa se volvió su mirada, de repente... ¿Tenía algo que ver, el roce de mis labios con los suyos? Claro que si... Porque en menos de lo que se dice Voilá; atrapó mi boca como si fuese un diminuto ratón, descompuesto por su trampa para ratones. Todo un experto... Aplastada me vi. Envuelta por el silencio de la noche, nuestras lenguas danzaban sin ton ni son al ritmo de una música imaginaria, sólo presente dentro de nosotros ¿Mi pulso era el compás y sus manos la batuta? Que espectáculo... sonreí sin razón cuando se apartó de mí. O quizás quise negar que hubiese alguna reflexión tras esa sonrisa. No lo se...

-No tires el cuadro, un pequeño deseo que oso pedirte. No lo cuelgues si no quieres… pero me gustaría que lo conservaras- no pensaba hacer tal cosa... ¿Que mejor elemento para recordarme quien soy y quien es él? El culpable de sentenciar mi Alma, de conseguir verme a mí misma, el causante de erizar mi piel, dejándomela de gallina; al tantear mis heridas. Cada vez que me mirase al espejo, vería sus marcas infernales, plasmadas en mi cuello - Espero que no me olvides…- no tendrás esa suerte... cerré los ojos con extremada lentitud. Sus labios sobrevolaron la zona de mi cuello, realizando un ataque en picado directo a mis heridas y con muy poca vergüenza; rozando mi frio corazón. Y se supone que yo, ya era yo misma, en todo mi esplendor. Los efectos de su brebaje se extinguieron dejándome sólo, el vago recuerdo. Y aún así, mis manos volvían a sostenerse sobre su torso deseosas de adentrarse en el terreno, sin ápices de cordura. Inquietas, sin opciones; salvo la de recorrer centímetro a centímetro su piel. ¿Delicioso? la expresión se queda corta... ¿Me lo quería comer? más que a nada en este mundo... -… no pienso olvidarme de ti… Esto no es un adiós sino un hasta luego. Nuestros caminos volverán a cruzarse, estoy seguro… tú y yo volveremos a pasar dulces noches y tal vez entonces descubras el enigma que soy para ti. - No era buena idea. Quién sabe lo que sucedería, la próxima vez que nos encontrásemos... Y esperé que no considerase por "Dulces noches" morderme de nuevo la yugular - Hasta pronto Alma Dupont, que la luz de tus ojos jamás se extinga y que tus pasos te traigan de nuevo junto a mí.

-Y espero que esos pasos partan de mí, sin ir en contra de mi voluntad... - le insinué con sarcasmo, recordándole aquel momento en el Hotel. Cuando mis piernas parecían ir en contra de mi pensamiento, mis deseos por escapar.
Mis manos aún permanecían adheridas a su cuerpo. Y de pronto, se suspendían en la nada. Las velas se apagaron y desapareció dejándome a solas, a oscuras; sin más compañía que los propios recuerdos del periodo de tiempo que pasamos juntos.
Me precipité hacia la ventana para asomar la cabeza. Nada... ni un alma. Se esfumó. Me quedé pensativa, absorta sosteniendo los agarres del cristal de la ventana para cerrarla. Pero la ventana nunca llegó a clausurarse, deseando sin yo quererlo si quiera, no cerrarla jamás, para volver a verle -Hasta pronto... - susurré con la vista perdida en las calles.

Alma Dupont
Humano - Clase Alta
Humano - Clase Alta

Mensajes : 454
Fecha de inscripción : 02/09/2010
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: Mirada hacia el pasado [Marius]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 11:25 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.