Menú






Compañeros
Crear foro









Click: Afiliados Vip-Élite


Hogwarts
You Know You Love Me Rol




Bvlgaria
Théâtre des VampirestokyoBlood And SinPhotobucketCabaretHogwarts: Marauder TimeSpecialis RevelioVolterra Night Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPicLa obscuridad eternaA bizarre love story     Klinzmann Mental HospitalNomen Sapientiaehttp://secretname.forosactivos.net/forum.htm Academia St. Hathaway






Últimos temas
» Casting para Claudia
Jue Ene 29, 2015 12:29 am por Lirio azul

» Casting para Claudia
Jue Ene 29, 2015 12:29 am por Lirio azul

» Théâtre des Vampires
Miér Ago 27, 2014 6:07 pm por Tristán Evans

» Luccia Venturi
Miér Jul 30, 2014 6:29 pm por Tristán Evans

» Buenas tardes
Miér Nov 27, 2013 1:51 am por Luccia Venturi

» Los antiguos
Miér Jun 12, 2013 11:54 pm por erick roal

» Dudas
Vie Mayo 31, 2013 10:13 am por Armand

» Lydia Deetz
Mar Mayo 28, 2013 1:48 am por Capt. leon

» Juego de la Verdad.
Jue Abr 11, 2013 5:37 pm por Sayra Luk Richter


No creo en el destino, ni en las casualidades. [Leonardo Rousseau]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

default No creo en el destino, ni en las casualidades. [Leonardo Rousseau]

Mensaje por Lorette Gheraldini el Vie Dic 24, 2010 2:38 am

Desde que había llegado a Francia no habían cesado los diversos comentarios a cerca del famoso Theatres des Vampires, para las personas normales aquello era un teatro diferente, una forma de arte atrevida y poco casual para la época, pero divertida al fin de cuentas; en cambio yo estaba más que segura que en aquel teatro actuaban vampiros de verdad, vampiros que podrían darme alguna pista de mi creador, aun que ya no estaba muy segura del por qué seguía buscándolo y ni siquiera sabía de quién se trataba, así que aquello sería un trabajo imposible. "Debería empezar a olvidarme de esa absurda idea."

Encontrar el dichoso teatro me había costado más de lo debido, estaba en un lugar realmente escondido, pero la búsqueda valió la pena. La entrada estaba vigilada por dos vampiros bastante fuertes y serios, que nada más posar sus ojos en mi se dieron cuenta que éramos de la misma "especie" por así decirlo. La actuación tenía un precio bastante más elevado que en un teatro normal, pero por el lujo que éste desprendía, era más que obvio que valía la pena, pedí que me dieran un palco privado, aun que me advirtieron que siendo una obra tan aclamada, el teatro se llenaría pronto y tendría que compartir el placo con alguien más, la idea no me pareció mala, además siempre se hacía más ameno el teatro en compañía que sin ella.

Al llegar al palco lo único que pude pensar fue un ¡Guau!, el lujo y la calidad del lugar era más que admirable, todo, absolutamente todo estaba perfectamente decorado y cuidado, y el escenario era tan grande que me hacía recordar al viejo teatro de Roma. Mi querida Roma. Me acerqué a la barandilla de madera y apoyé mis manos en ella para admirarlo todo con detenimiento, mientras el público aún llegaba y llenaba los asientos para dar paso a la obra. Entre todas aquellas personas se podía distinguir perfectamente la presencia de varios vampiros, todos ellos ajenos al elenco propio del teatro, que como mis sospechas acertaban, se trataba de un grupo numeroso de vampiros.
¿Enserio esperaba encontrar algo allí?, sinceramente ya empezaba a desistir de aquella idea...
-Nunca me lo hubiera imaginado...- musité al darme cuenta que en verdad me encontraba en un teatro de vampiros. ¿Qué tipo de espectáculos darían allí?. Solo quedaba esperar a que empiece la función.

Lorette Gheraldini
Vampiro - Clase Media
Vampiro - Clase Media

Mensajes : 566
Fecha de inscripción : 14/07/2010
Edad : 215
Localización : Nápoles

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: No creo en el destino, ni en las casualidades. [Leonardo Rousseau]

Mensaje por Leonardo Rousseau el Dom Dic 26, 2010 3:23 am

Llego a mis oídos unos rumores…el Théâtre des Vampires daría un espectáculo particularmente especial en pocos días. La curiosidad sobre tal evento se apodero de mi y caí sin remedio…
Aprovecharía el viaje a Paris para concretar algunos negocios y acudiría al teatro…
El viaje fue algo más largo de lo normal, cuando llegue a Francia no me encontraba de muy buen humor y algo me decía que la situación no mejoraría…Y mi instinto no me fallo, la noche del espectáculo acabe llegando algo retrasado…

-Lo siento Monsieur Rousseau, quedan pocos asientos libres, me temo que un palco privado es ahora imposible de conseguir- Me hablo con su estirado acento francés uno de los trabajadores del teatro, era vampiro, si no lo hubiese sido seguramente hubiese acabado arrancándole la cabeza.-Pero queda un par de butacas en uno de los palcos, si lo desea puede ver la obra desde el.

La idea, lejos de agradarme fue la única opción que me ofrecían, no tuve más remedio que aceptar, si había tomado tantas molestia para llegar no me quedaría con las ganas de disfrutar del espectáculo.

Un acomodador me guio hasta el palco y las pequeñas luces que iluminaban al publico se apagaron de golpe, aun así pude ver aquella figura, esa que parecía burlarse de mí. Un delicado y pequeño recipiente de molestia. Aquella era la guinda de mi “maravilloso” día…Una sonrisa torcida se dibujo en mi. Me senté junto a ella, que remedio, y mire al escenario.


-Es un placer volver a veros madeimoselle…-Nada más alejado de la realidad…-Parece ser que el destino no hace nada más que burlarse de mi hoy.

Leonardo Rousseau
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 872
Fecha de inscripción : 29/05/2010
Edad : 476

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: No creo en el destino, ni en las casualidades. [Leonardo Rousseau]

Mensaje por Lorette Gheraldini el Dom Dic 26, 2010 9:15 am

¿Cuanto más tardarían en empezar el primer acto?, estaba impaciente por ver de qué tipo de función se trataría. ¿Sería un elenco constituido plenamente por vampiros? o ¿ayudarían también humanos?. ¡¿Humanos junto con vampiros?!, ilusa.
Tomé asiento y seguí mirando con curiosidad, la impaciencia podría acabar conmigo si la función demoraba mucho más, pero el hecho de pensar en vampiros actuando para humanos, y éstos sin saberlo, me hacía creer que yo no estaba actuando del todo mal al querer preservar sus vidas, que alimentarme de ellos sin compasión. Matar a una persona siempre mataba una parte de mi... era inevitable, no estaba hecha para ésta vida.

Sumida en mi impaciente curiosidad tras haberse apagado las pocas luces, no me había percatado de que habían asignado a otra persona en mi palco. ¡Había olvidado que tenía que compartirlo!. Pero como lo había pensado antes, sabía que sería otro vampiro, pues compartir el palco con un humano sería peligroso, o al menos eso pensaba yo, lo que no pude imaginar fue quién me acompañaría. Hubiese deseado a mi lado a cualquier otro vampiro menos a ese.
-Es un placer volver a veros madeimoselle… Parece ser que el destino no hace nada más que burlarse de mi hoy.- Y en cuanto esa voz chocó en mis oídos, giré inmediatamente el rostro, para poder verlo y comprobar que era él.

Y así fue. Era aquel vampiro con el que tan odiosamente me había "peleado" por una pobre muchacha a la cual terminamos matándola entre los dos. Y de todos los seres inmortales que habitan en este planeta, me tenían que poner alado justo a éste, ¡qué maravilla!. No pude evitar poner los ojos en blanco, ahora tendría que aguantarlo hasta que acabase la función, o hasta que él se cansase de estar allí, y a decir verdad esperaba que la segunda opción se hiciera realidad. Si no había escuchado mal... ¿Dijo que era un placer volver a verme?, hombre irónico. Pues yo lamentaba haberme encontrado con él, recordando que casi me fulmina con la mirada por haberme alimentado también de "su presa" aquella vaga noche de otoño. Es increíble, casi habían pasado seis meses de aquel raro incidente, pero no había olvidado ni su rostro, ni su voz, ni su severa mirada. ¿Qué más me deparaba el destino hoy?, ¿un ataque de muertos vivientes?... No lo digas dos veces que estás rodeada de vampiros.

-Me alegra que así sea, al menos se acuerda de usted y no lo olvida sin más... Podría incluso tenerlo como amigo.- El sarcasmo y la burla estaban presente en mis palabras, y mi sonrisa maliciosa me delataba, aún así le giré la cara y seguí mirando hacia el escenario, pendiente de que comenzara la función. -Pero viendo que el destino también se ha burlado hoy de mi, ¿podría hacerme el favor de pedirle que se mantenga más pendiente de usted?... Me basta con los amigos que poseo, no necesito más.- ¿Amigos, Lorette?, ¿Raziel el licántropo y Berenice, la distinguida Berenice?... Definitivamente, rodeada de amigos... en paradero desconocido.

Lorette Gheraldini
Vampiro - Clase Media
Vampiro - Clase Media

Mensajes : 566
Fecha de inscripción : 14/07/2010
Edad : 215
Localización : Nápoles

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: No creo en el destino, ni en las casualidades. [Leonardo Rousseau]

Mensaje por Leonardo Rousseau el Miér Dic 29, 2010 2:59 am

-Me alegra que así sea, al menos se acuerda de usted y no lo olvida sin más... Podría incluso tenerlo como amigo.-Se estaba burlando de mi? No dije nada, preferí callarme e ignorarla. -Pero viendo que el destino también se ha burlado hoy de mi, ¿podría hacerme el favor de pedirle que se mantenga más pendiente de usted?... Me basta con los amigos que poseo, no necesito más- Con el carácter que tenia aquella joven no me la imaginaba con amigos de carne y hueso…o quizá fuese alguna ardilla o pajarillo a lo que ella llamaba amigos. Tuve que aguantar la risa por aquellos pensamientos.

-Lo siento, quizá yo no le sea lo suficientemente aburrido, además no es que ahora me este dejando de lado.- Todo se quedo en silencio y oscuridad por unos instantes hasta que el telón comenzó a abrirse dejando entrever el escenario, un tanto peculiar.

Mire a Lorette, siempre generaba en mi aquel sentimiento de rechazo y atracción que tanto me molestaba, hasta entonces no había sido del todo consciente de aquello. Quizá su delicadeza y pureza me llamaban…para acabar con ellas claro está. Aquella molesta muchacha había osado a retarme y no solo eso….sino que consiguió ganarme en una ocasión, eso era digno de algo de respeto y admiración por mi parte, probablemente fuera eso lo que me descuadraba de nuestra pequeña interrelación


Leonardo Rousseau
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 872
Fecha de inscripción : 29/05/2010
Edad : 476

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: No creo en el destino, ni en las casualidades. [Leonardo Rousseau]

Mensaje por Lorette Gheraldini el Jue Dic 30, 2010 3:59 am

Puedes enfadarte, bufar y sentirte todo lo incómoda que quieras con éste vampiro a tu lado, pero lo cierto es que tú misma lo has buscado. Aveces no soy consciente de nada, la sangre me ha cegado en varias ocasiones delante de él. ¿Qué te sucede Lorette?, esto es nuevo para ti y te sientes incómoda. ¿Es su mirada tal vez?. Su mirada me desconcertaba, y sabía que estaba clavada en mi, pese a que había tenido el descaro de burlarme de él tras su saludo. Me crucé de brazos y me acomodé en mi asiento, cuando su voz volvió a romper el silencio.
-Lo siento, quizá yo no le sea lo suficientemente aburrido, además no es que ahora me este dejando de lado.- No hice caso, no se burlaría de mi. Eso habría que verlo... tu ignorancia con respecto a los seres de la noche es abrumadora. No quiero recordarlo.
La espera fue eterna, pero al fin todo quedó en silencio y en la completa oscuridad, para dar paso por fin a que el telón del escenario se abriese.

El elenco vampírico representaría una obra propia, así que poco conocería yo al respecto, y estaba segura que me asombrarían. Intenté seguir el hilo a cada palabra, pero sabía perfectamente que la mirada del vampiro se clavaba en mi cada tanto. Los bellos de la nuca se me erizaron, y aun que era incapaz de sentir frío, me acaricié los brazos como si sintiera un verdadero escalofrío. Era culpa suya, me atemorizaba, pero si lo miraba a los ojos me perdía en su azul intenso. Estúpida, te pierdes con facilidad, sea donde sea. Una mujer apareció en el escenario, su rostro denotaba temor, y el palpitar de su corazón era intenso, era parte del elenco y ella sin saberlo. ¡Sabía que algo tendría de peculiar!, mataban en directo.
-Van a... p-pero ella no... - Me llevé las manos a la boca, susurrando por asombro más que por temor. Sigues siendo demasiado humana Lorette... demasiado ingenua, a ver si aprendes. Negué con la cabeza. ¿Como podía mi parte vampírica discutir con lo poco de humana que me quedaba ya?, pero era esa humana la que estaba a punto de temblar. Giré nuevamente el rostro, negándome a ver el temor de la muchacha, y me encontré de nuevo con aquellos ojos azules intensos. Él también había hecho lo mismo una vez, y tú le habías ayudado... ¿Se te ha olvidado eso?. Apreté los labios. Solo recordaba una cosa de aquel momento, y no era precisamente el sabor de la sangre pura.

Lorette Gheraldini
Vampiro - Clase Media
Vampiro - Clase Media

Mensajes : 566
Fecha de inscripción : 14/07/2010
Edad : 215
Localización : Nápoles

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: No creo en el destino, ni en las casualidades. [Leonardo Rousseau]

Mensaje por Leonardo Rousseau el Dom Ene 02, 2011 1:49 am

Todo estaba preparado para dar comienzo a la obra, me sentía ligeramente emocionado, al fin vería aquello de lo que había estado oyendo todos esos días y por el motivo principal por el que fui a Francia. Esperaba que mereciese la pena todo mi tiempo invertido y sobre todo el sacrificar mi soledad por estar con aquella muchachita tan….”especial”.

No podía evitar observarla de vez en cuando, una parte de mi no quería admitirlo pero…lo cierto es que llamaba mi atención, deseaba hablar, debatir con ella. Quizá en el fondo lo que quería era regodearme por su desliz la última vez que la vi, cuando sucumbió a los impulsos y se dejo llevar por la sangre, en el momento en que todos sus principios e ideas que defendía se quebraban por obra de sus propias manos. Era incorregiblemente vengativo.

La notaba algo nerviosa cada vez que la miraba, quizá se daba cuenta de lo que hacía. Poco me importaba ciertamente, aunque eso no significaba que el hecho de molestarla con mi presencia me divirtiese.

De pronto y después de mucho dialogo con contenido de segundas intenciones, una joven apareció en el escenario. Era sencillamente bella, en sus ojos se podía ver la inocencia, el pudor de una virgen y el temor de la ignorancia de un futuro inminente. Aquello sí que superaba mis expectativas, era más de lo que podía imaginar. En aquel momento desee ser participe activo de aquella función.


-Van a... p-pero ella no... –Susurro llevándose las manos a la boca, ella también había entendido, como no, lo que allí pronto ocurriría. Algo que la mitad de los asistentes no comprendería y que tampoco advertirían en ningún momento.

Se giro y por primera vez nuestras miradas se encontraron y pude ver que se encontraba algo horrorizada por lo que ocurría bajo su mirada.


-Tened cuidado, si bajáis a salvarla quizá muráis en el intento- Me reí sin poder evitarlo más, con mi comentario me burle de aquel primer encuentro que tuvimos.

Leonardo Rousseau
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 872
Fecha de inscripción : 29/05/2010
Edad : 476

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: No creo en el destino, ni en las casualidades. [Leonardo Rousseau]

Mensaje por Lorette Gheraldini el Mar Ene 11, 2011 2:25 am

-Tened cuidado, si bajáis a salvarla quizá muráis en el intento- Deja de ser estúpida y mira como de verdad deberías actuar. Fruncí el ceño y apreté los labios, ¿por qué ahora una parte de mi estaba de acuerdo con él y otra se negaba a actuar como una no-muerta normal?. No podía entenderlo, o más bien no quería hacerlo.
Negué con la cabeza, en un claro gesto de desacuerdo ante su risa, pero él tenía razón y yo nada podía hacer sin salir de allí más muerta que viva, aun que no lo esté del todo a decir verdad...
Giré la cabeza y decidí contemplar aquel acto de pura maldad. Tres figuras encapuchadas bajo una oscura capa se abalanzaron contra la mujer, dejándola vista en sus completas vergüenzas ante el público, que miraba con asombro y admiración aquella función que ellos creían actuada, pero que pocos sabíamos que era completamente real. Los gritos penetraron en mis oídos, haciendo palpitar mi cabeza como su fuesen martillazos que provocaban puro dolor.

Me llevé ambas manos a la cabeza, pero cuando un simple olor, la fragancia más pura que podía existir para, cuando una gota del más preciado líquido carmesí recorrió su fina piel, mi lengua se precipitó a mis labios, relamíendolos y deseando aquella sangre pura y deseada. No quise olerlo, solo quería escapar, no quería perder mi poca humanidad, no quería desprenderme de aquello que me hacía tan vulnerable, pero a la vez tan similar a lo que alguna vez fui.
Los latidos acelerados de la chiquilla retumbaban en mi cabeza, cada vez con más fuerza, mientras los vampiros encapuchados la posaban sobre una mesa de piedra. Sus gritos de desesperación hacían que mi impotencia creciera y en un acto de pleno dolor, cerré los ojos con fuerza, clavándome las uñas en la piel y sintiendo como mi sangre se mezclaba con el dolor en carne propia.

Parad, parad. ¡Parad!. Ya no escuchaba nada, ni el subir y bajar de mi respiración agitada, ni los murmullos de la gente, ni las palabras de los "actores". Ni si quiera la presencia de aquel vampiro que me acompañaba me molestaba ya, como lo hacían los latidos incesantes de la chica, esos latidos que taladraban mi cerebro, provocando la más pura lástima hacia lo que soy. Una vil vampira y sucia asesina.
-¡No!... Parad.- Un siseo salió de mis labios, mientra me levantaba con rapidez y con pasos torpes, aún con los ojos cerrados, intentaba salir de aquel palco. Pero mi estúpida forma de actuar hizo que me olvidara del vampiro que me acompañaba y del resto de inmortales que custodiaban aquel teatro y que obviamente habían escuchado mi silencioso susurro. Aún así me dirigí tras las cortinas del palco y me apoyé contra la pared, pegando mi cabeza contra ésta, y absorta de que dos hombres desconocidos para mi, se acercaban sigilosamente, y todo a causa de mi reacción por culpa de mi maldito miedo. ¿Pero qué podía hacer?, yo llevaba menos de un año con esta vida tan rara y prácticamente nueva para mi. Mis normas seguían siendo las que me inculcaron en mi niñez, ya que como vampira no recibí ninguna, por tanto los ejemplos que empecé a observar desde el invierno pasado, me parecía más una sucia artimaña, que un modo de vida distinto. Yo simplemente no podía entenderlo.

Lorette Gheraldini
Vampiro - Clase Media
Vampiro - Clase Media

Mensajes : 566
Fecha de inscripción : 14/07/2010
Edad : 215
Localización : Nápoles

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: No creo en el destino, ni en las casualidades. [Leonardo Rousseau]

Mensaje por Leonardo Rousseau el Mar Ene 25, 2011 4:25 pm

La pequeña Lorette se encontraba confusa. Los instintos son algo que no se pueden tapar con un dedo, siempre deseosos de llevar a cabo su voluntad sobre la razón. Aquella vampira estaba perdida entre lo que ella aun consideraba correcto y lo que no.
La función se puso cada vez más interesante, dejaron a aquella muchacha libre de toda protección, su cuerpo y su alma se encontraba a la vista de todos aquellos que podían verlo. Un enorme deseo de quitarle los últimos latidos me recorría, mis ojos contemplaban su figura que me llamaba sin piedad.

En aquellos momentos todos mis sentidos se encontraban dirigidos a la protagonista de tal magnífico espectáculo. Pero algo más me distrajo. Sangre de vampiro, más intensa. Gire la vista y pude contemplar como Lorette se clavaba las uñas haciéndose heridas. Tanta podía ser su desesperación? Su ahínco por resistirse? No lograba comprenderla, menos después de ver como caía a la tentación tan ligera cuando compartimos aquella víctima, aunque a disgusto.

-¡No!... Parad.-Fue como un simple susurro pero solo basto aquello para que la mitad de la sala escuchase sus palabras. Se levanto enseguida y la mire de reojo acercarse a la puerta.

-No lo hagas, no conseguirás nada-Dije una vez más pero no me escucho, desapareció del palco y entonces me levante para ir tras ella, por qué lo hacía? Qué sentido tenía? No era más que un incordio para mí, disfrutaría más de la obra sin su presencia pero...-Lorette, espera- Pase entre las cortinas y la vi apoyada contra la pared, dos vampiros se acercaron enseguida hacia ella.

-Hay algún problema señorita?-Se dirigieron a Lorette con educación.

-No caballeros, aun es joven y le cuesta reprimir sus deseos de sangre –Quizá aquellos vampiros habían sido atraídos por el olor de la sangre o por sus palabras. Me acerque a ella y pase un brazo por su cintura atrayéndola hacia mi – Yo me hago cargo de ella –Comunique a aquellos vampiros. –Vamos- Susurre a Lorette y la lleve conmigo fuera del teatro de la forma más sigilosa que pude. – Debería aprender a comportarse señorita Geraldinni. –Dije con cierto tono molesto. La solté.

Leonardo Rousseau
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 872
Fecha de inscripción : 29/05/2010
Edad : 476

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: No creo en el destino, ni en las casualidades. [Leonardo Rousseau]

Mensaje por Lorette Gheraldini el Mar Feb 08, 2011 11:18 pm

Cada vez que recordaba la imagen de esa joven en el escenario, se me venía a la cabeza el rostro de la chica a la que, sin razón alguna, ayudé a matar junto con el mismo vampiro que ahora se acercaba. Leonardo siempre me inducía al pecado, con su sola presencia podía volcar mi mundo y ponerlo del revés. La situación se me escapaba de las manos, no sabía qué hacer ya, ni como actuar, y el simple olor de la sangre me quemaba la garganta, como una necesidad imprescindible aún en ése momento.

-¿Hay algún problema señorita?- Escuché a un hombre hablar tras de mi al que no presté atención, ni por su condición vampírica tan familiar a la mía, ni por la intención que se traía. Yo solo necesitaba no oír más aquellos gritos, quería desgarrarme la cabeza, y lo estaba consiguiendo, pero por cada rascuño que lograba proporcionarme, la herida volvía a cerrar cuan rayo fugaz en una noche tormentosa. Odiaba no poder sentir el dolor.

-No caballeros, aun es joven y le cuesta reprimir sus deseos de sangre – Dijo Leonardo, acercándose a mi como si en verdad fuera el símil de sus problemas. ¿Por qué debía preocuparse? Solo debía pasar de mi y dejarme retorcerme en mi absurda desgracia. Pero no lo hizo, una vez más volvía a conducir mi camino. – Yo me hago cargo de ella.Vamos- Y con esas palabras me sacó del teatro, pegándome a él como si me fuera a escapar de su agarre. Pero a decir verdad poco me importaba si en verdad pretendía ayudarme, o matarme... Aun que ambos estuviéramos ya más fríos que la propia muerte. – Debería aprender a comportarse señorita Geraldinni. – Una ves fuera, su tono molesto delató que en verdad me atribuía el nombre de molestia.

-L-lo siento...- Balbuceé con la mirada fija en el suelo. ¿Qué más podía decir? ¿pedirle que me matara acaso? Esa sería la mejor opción, pero estaba realmente cansada de mi cobardía. Si tan solo la culpabilidad no hiciera mella en mi con cada muerte, podría buscar un sentido menos pesado a todo lo que me rodeaba en aquella condición de no-muerta. Bajé las manos con brusquedad de mi cabeza, sintiendo otra vez como cada herida que me había hecho se cerraba con rapidez. Mirarme las manos ensangrentadas fue un auto reflejo, aun que en verdad el olor de mi propia sangre no me atraía... ¿por qué sí el de los inocentes? Era algo que no lograría explicarme nunca. Yo era de ese tipo de vampiros que no sabía ser vampiros, y aun que deseara aprenderlo, nunca funcionaba. Yo no soy lo que quiero ser, y Leonardo era la única figura vampírica que había conocido en todo ese tiempo, por eso cada vez que cruzábamos miradas, deseaba ser como él.

-Enséñame... enséñame a ser como tú- aquellas palabras habían salido sin pensar de mi boca, simplemente las ansias de no caer en el miedo, una y otra vez, podía más conmigo que mi propio orgullo. Me acerqué a él sin miedo, sin angustia, sin sentir nada... absolutamente nada. Vacía era como estaba. -Yo... no sé nada... no sé como actuar, qué sentir. Doy pena como vampiro... lo sé.- Una gota de sangre resbaló por mi frente, trazando un camino imperfecto que partía mi rostro en dos, desde la cabeza hasta el mentón, y junto con mis manos llenas de mi propia sangre, el ambiente se volvía tenso por un momento. En aquella ciudad habitaban más vampiros de los que yo creía, pero no sabía si la sangre de vampiro en verdad atraía a los de nuestra especie, como una vez bien lo dijo Leonardo, casi en forma de amenaza.

Lorette Gheraldini
Vampiro - Clase Media
Vampiro - Clase Media

Mensajes : 566
Fecha de inscripción : 14/07/2010
Edad : 215
Localización : Nápoles

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: No creo en el destino, ni en las casualidades. [Leonardo Rousseau]

Mensaje por Leonardo Rousseau el Miér Feb 09, 2011 6:31 pm

-L-lo siento...-Se disculpo balbuceante. El silencio se hizo durante unos segundos largos. En que estaría pensando? Debí haberla dejado allí, pero sencillamente no pude.

-Enséñame... enséñame a ser como tú- Me pidió acercándose, aquello me dejo pasmado. Qué era lo que pasaba por su mente para pedirme aquello? Tan desesperada se encontraba? Entonces recordé que ella era una vampira muy joven…a mi memoria volvieron los primeros años de mi existencia como vampiro, siempre detrás de mi maestra y lo perdido que me sentí cuando ella ya no estaba-Yo... no sé nada... no sé cómo actuar, qué sentir. Doy pena como vampiro... lo sé.- Y tenía razón, probablemente su creador la abandono. Me debatía entre aceptar o no… por un lado el hecho de que yo pasase algo similar me insistía por aceptar, pero por otro lado mi costumbre a la soledad me lo impedía al considerarla una molestia…qué hacer?

En ese momento un pequeña gota de sangre cayó por su frente dividiendo su rostro. El aroma de la sangre de un vampiro siempre era diferente, atrayente, al menos para mí. Levante su rostro y pose los labios en su mentón, donde terminaba en camino, y lo limpie hasta sus labios.


-La sangre te perseguirá, pero a cambio te dará vida, una vida eterna que podrás utilizar a tu antojo- Hablaba sobre sus labios, saque un pañuelo y termine de limpiar su sangre. – Debes entender que ya no eres humana, eres algo más…no tienes limites, ni temporales ni físicos. Nada esta negado para ti, nada- Me separe ligeramente- Solo tiene un precio. La sangre. No temas por desearla, así como los humanos necesitan respirar tú necesitas beber. Cada uno tiene su forma de subsistir, cada uno caza a su manera. Eres lo que eres y no te empeñes en negarlo, solo conseguirás desperdiciar el oscuro “don” que ahora posees.- Con aquellas palabras y sin decirlo había aceptado enseñarla a llevar la eternidad.

Leonardo Rousseau
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 872
Fecha de inscripción : 29/05/2010
Edad : 476

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: No creo en el destino, ni en las casualidades. [Leonardo Rousseau]

Mensaje por Lorette Gheraldini el Dom Abr 17, 2011 8:00 pm

De nuevo sus actos me dejaban boquiabierta. ¿Por qué tenía la sensación de que jugaba conmigo? Todo era como una ilusión maquillada de la más bonita forma, para luego mostrarse tal cual es, arrastrándome en sus aguas llenas de rencores. Pero solo me engañaba a mi cuando decía que él no era lo que yo deseaba.
Su fría mano levantó mi rostro y el suave tacto de sus helados labios se posaron en mi mentón, recorriendo aquel hilo de sangre hasta parar en mis labios. Deja de jugar conmigo.
-La sangre te perseguirá, pero a cambio te dará vida, una vida eterna que podrás utilizar a tu antojo- Hablaba sobre mis labios, golpeándome con su aliento y yo sin saber qué hacer sólo me dedicaba a escucharlo, clavando mi temerosa mirada en la suya tan fría y lejana. – Debes entender que ya no eres humana, eres algo más…no tienes limites, ni temporales ni físicos. Nada esta negado para ti, nada. Solo tiene un precio. La sangre. No temas por desearla, así como los humanos necesitan respirar tú necesitas beber. Cada uno tiene su forma de subsistir, cada uno caza a su manera. Eres lo que eres y no te empeñes en negarlo, solo conseguirás desperdiciar el oscuro “don” que ahora posees.- Escuché cada una de sus palabras como el testamento al que debía ser eternamente fiel, como si aquello era todo en lo que pudiera creer... ¿Pero significaba entonces que aceptaba ser mi "maestro"? No sabía como responder.

- Lo único que puedo hacer es obedecerte...- me crucé de brazos, acariciándomelos lentamente y bajando la mirada como si en verdad le temiera. Él ejercía un control de peso sobre mi, y eso no sabía como cambiarlo.Me acerqué a él y tomé con fuerza su chaqueta con ambos puños, dejando caer mi cabeza en su pecho. - Por favor... Quédate solo hasta que deje creer en estúpidas ilusiones...- No me atreví a mirarle a la cara, simplemente dejé que los ojos se me cerraran pesados, esperando alguna negativa por su parte, algo que logre romper en dos mis expectativas y no tenga que depender de nadie más.
El cielo negro había tapado todas las estrellas y unas gruesas gotas de lluvia empezaban a mojar aquel suelo parisino y a nosotros dos.
- Está lloviendo...- Musité separándome de él, alzando la mirada al cielo, sin cruzarme con la suya, para que mi rostro también se mojara con la lluvia, haciéndome sentir un poco más viva aquella noche tan diferente de otras.

Lorette Gheraldini
Vampiro - Clase Media
Vampiro - Clase Media

Mensajes : 566
Fecha de inscripción : 14/07/2010
Edad : 215
Localización : Nápoles

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: No creo en el destino, ni en las casualidades. [Leonardo Rousseau]

Mensaje por Leonardo Rousseau el Miér Jun 01, 2011 9:52 pm

Me escuchó atentamente, sin rechistar ni llevarme la contraria en absolutamente nada. Sabía que con aquellas palabras estaba aceptando lo que me pedía, no sabía si hacia bien o mal. Quizá cuidar de una vampira más joven era una responsabilidad que acabaría por superarme…

- Lo único que puedo hacer es obedecerte...-Se cruzo de brazos bajando la mirada, posteriormente me agarro de la chaqueta y dejo caer su cabeza en mi pecho. En el fondo comprendía sus temores porque yo también los tuve en su momento, sin saber dónde ir o como actuar, estar perdido. - Por favor... Quédate solo hasta que deje creer en estúpidas ilusiones...- Antes de que pudiese dar mi respuesta definitiva el cielo gruño y comenzaron a caer gotas de agua sobre nosotros. - Está lloviendo...- Se separo de mi y miro hacia el cielo.

-Me quedare-Dije al fin-Hasta que aprendas a ser lo que eres- Conteste, no dijimos nada más. Simplemente nos miramos con complicidad y nos fuimos caminando.
Era el principio de una gran amistad

Leonardo Rousseau
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 872
Fecha de inscripción : 29/05/2010
Edad : 476

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: No creo en el destino, ni en las casualidades. [Leonardo Rousseau]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 8:53 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.