Menú






Compañeros
Crear foro









Click: Afiliados Vip-Élite


Hogwarts
You Know You Love Me Rol




Bvlgaria
Théâtre des VampirestokyoBlood And SinPhotobucketCabaretHogwarts: Marauder TimeSpecialis RevelioVolterra Night Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPicLa obscuridad eternaA bizarre love story     Klinzmann Mental HospitalNomen Sapientiaehttp://secretname.forosactivos.net/forum.htm Academia St. Hathaway






Últimos temas
» Casting para Claudia
Jue Ene 29, 2015 12:29 am por Lirio azul

» Casting para Claudia
Jue Ene 29, 2015 12:29 am por Lirio azul

» Théâtre des Vampires
Miér Ago 27, 2014 6:07 pm por Tristán Evans

» Luccia Venturi
Miér Jul 30, 2014 6:29 pm por Tristán Evans

» Buenas tardes
Miér Nov 27, 2013 1:51 am por Luccia Venturi

» Los antiguos
Miér Jun 12, 2013 11:54 pm por erick roal

» Dudas
Vie Mayo 31, 2013 10:13 am por Armand

» Lydia Deetz
Mar Mayo 28, 2013 1:48 am por Capt. leon

» Juego de la Verdad.
Jue Abr 11, 2013 5:37 pm por Sayra Luk Richter


mi amada Nueva Orleans

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

default mi amada Nueva Orleans

Mensaje por Lestat de Lioncourt el Mar Jun 01, 2010 11:24 am

“Ah mi amada Nueva Orleans, pasear por tus calles es la delicia encarnada” me decía mientras paseaba en busca de alimento.
Las calles estaban vacías y el silencio se rompía cada vez que la punta de metal de mi bastón se precipitaba contra el suelo produciendo un corto sonido y hueco.
Nueva Orleans se había puesto de moda, lo que antes era una congregación de colonias europeas había pasado ser un centro neurálgico para todos los americanos. ¿Pero dónde estaba mi dulce sangre Criolla? Mi paladar pedía a gritos aquella deliciosa sangre, pero por el camino solo me encontraba a adinerados turistas o a mercantes americanos… un desperdició.

Silbando doblé la esquina tomando la ancha avenida que me conduciría a casa, pero antes debía alimentarme. Aquella noche había ido a ver una comedia en el teatro de Nueva Orleans. Los comediantes me habían alegrado la noche y mi cuerpo hervía en deseos de culminar la noche con un buen manjar.

Fue casi enfrente de la verja de mi casa donde encontré mi cena. Una pareja cogida del brazo paseaban tranquilos a la luz de la luna. El hombre, un anciano que le quedarían dos inviernos de vida, se sujetaba torpemente a la joven mujer que estaba ataviada de negro. Extraño color para los tiempos que corrían. Los colores vivos y claros eran la moda actual y me encantaba. Vestir con colores chillones era un placer para mí.
Si la mujer vestía de negro era porque estaba de luto ¿de luto teniendo a su anciano marido agarrado del brazo? La respuesta estaba en su mente.

La pobre mujer sí que estaba de luto por la muerte de su marido… de uno de sus múltiples maridos. Me encantaban las viudas negras, sus crímenes por dinero saciaban mi sed gratificándome.

Les seguí con cautela, iba en dirección contraria a mi casa pero que mas daba, quedaba mucho tiempo para el amanecer.
Seguí silbando mientras les seguía.
Al cabo de unos minutos, la mujer dejó reposar al anciano sobre una pared. El desdichado hombre se aferró a ella como si de la vida le fuera en ello… más bien para no acabar de bruces en el sucio suelo.
La mujer iba a pedir un carruaje… el momento había llegado.
Pasando de largo al hombre, la mujer y yo seguimos caminando, uno al lado del otro. Notaba su mirada pegada a mí y pensamientos lascivos surgían de su mente. Picarona.

En el momento en que la entrada a un callejón conectaba con la avenida, empujé a la viuda a su oscuridad a la velocidad de un parpadeo.
La tenía inmovilizada en un abrazo de piedra y ella seguía debatiéndose sin éxito.

-Oh chérie, pero que picarona que sois…- le dije en un susurro- habéis sido una niña muy mala todos estos años, y a las niñas malas hay que castigarlas. Sois hermosa… pero ahora entregaros a los brazos de la muerte- perforé su cuello con mis colmillos y di un largo trago. Cerré mi corazón para no ver las imágenes de su vida, no quería saber nada de ella, solo me importaba el presente. Como dos amantes, le daba mi beso de mortal que la debilitaba por momentos. Jugué con el momento de su muerte. ¿Cuánto tiempo pasó? ¿10, 15 minutos? Seguro que a ella le pareció una eternidad. Cuando acabamos el cuerpo sin vida de la viuda cayó al suelo como una muñeca de trapo.

-Descansa en paz chérie…- me arreglé las ropas y silbando salí del callejón retomando el constante golpeteo de mi alegre bastón contra el suelo.

Lestat de Lioncourt
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/05/2010
Edad : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: mi amada Nueva Orleans

Mensaje por Kory Bouguereau el Mar Jun 01, 2010 1:20 pm

Hacia décadas que no visitaba la preciosa Nueva Orleans, pero ahora lo necesitaba, quería abandonar temporalmente lo que me aferraba a estas tierras. El viaje duró insondables días y noches. Los cuerpos de mis victimas caían por la borda del barco. Hubo tripulantes que sospecharon cosas, yo simplemente me oculté a la perfección e hice que esas voces disiparan en las aguas.
Yo no tenía la culpa que durase tanto el viaje, pero dentro de lo malo, me lo pasé bien. Me encantaba apoyarme en la barandilla del barco y ver el mar en sus distintos matices. Pasear por la barnizada madera y entrar en las cabezas de todo aquel que osaba mirarme.

En cuanto a mi estancia en el barco, insistí yo misma en apuntalar las ventanas de mi camarote, realmente no me gustaba viajar en ataúd, así que toda precaución era poca, cuando las luces de la mañana llegaban me encerraba atascando la puerta con un sofá. Siempre era el mismo ritual. Me llevé bastantes libros para mi distracción y disfrute. Al octavo día llegamos al puerto de la estimada N. Orleans. Salí sonriendo del barco y mandé a un grupo de niños que llevaran mis maletas al hotel más cercano, yo ya me encargaría de encontrarles. Quería pasear por aquellas calles como en antaño.

Llevaba un vestido púrpura con un pequeño tocado en el pelo, mis tacones resonaban al contando con el suelo. Las calles me daban la bienvenida, el nuevo mundo. Miré a derecha e izquierda observando los edificios, los cambios que habían sufrido, nada, seguía estando igual, sonreí para mis adentros. Estás ciudades son inmutables.

Transcurrían por las calles parejas de enamorados, al pasar por su lado, los caballeros no podían evitar girar la cabeza para mirarme, “pobres damiselas, si supieran” pensé.

Otro ambiente me envolvía, otro modo de vida, mi estado de ánimo cambiaba al llegar a distintos sitios. Todo lo malo se evaporaba.

Me quedé mirando una floristería, estaba cerrada, pero eso no evitó que yo saliese con un ramo de rosas blancas. Decidí sentarme en un banco cercano y dejé mi mente en blanco, Londres estaba muy lejos, nada me afectaba.

Sentí una presencia especial entre todos esos mortales, levanté la mirada, un hombre alto avanzaba por la avenida con su bastón. Su marmórea tez le delataba, aunque era evidente que ya se había alimentado. Sus ojos azules brillaban al pasar por las farolas, sus cabellos rubios se agitaban con el viento. “Menudo ejemplar de vampiro” sonreí.

- Paseando por las calles como un humano, cómo no me sorprende. – dije mientras me levantaba del banco. – Siento molestarle, pero brilláis entre todos estos mortales.- cogí una de las rosas blancas que antes había usurpado. Inclinando la cabeza se la ofrecí.

Kory Bouguereau
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 24/04/2010
Edad : 130
Localización : Castillo Lancaster (Inglaterra)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: mi amada Nueva Orleans

Mensaje por Lestat de Lioncourt el Jue Jun 03, 2010 1:52 pm

Las calles del barrio francés parecían diferentes después de haber ingerido la sangre de mi víctima. Pero sabía que solo era algo de mi cabeza, solo me estaba dejando llevar por el placer de la sangre.
Un sentimiento reconocible recorrió mi cuerpo, un sentimiento que los inmortales nunca olvidamos… es algo que nos recorre cuando tenemos a otro inmortal en la misma ciudad, incluso en el mismo país.

Por la intensidad que sentía, estaba claro que el inmortal se encontraba muy cerca pero no me acongoje ni salí corriendo en busca de algún escondite. Seguí mi camino haciendo crepitar la punta de mi bastón contra el suelo alegremente.

EL sentimiento fue en aumento con cada paso hasta que por fin explotó en mi pecho.

-Paseando por las calles como un humano, cómo no me sorprende- justo a mi derecha, una mujer pálida como el mármol se levantaba de un banco y se dirigía a mí con una voz dulce y aterciopelada. Me había quedado sin aliento ante tal belleza-Siento molestarle, pero brilláis entre todos estos mortales- me tendió una rosa blanca que acepté gustoso.
Me llevé la blanca flor a la nariz y inspire su fragancia.

-No soy el único que ilumina las oscuras calles con su presencia ma belle dame- tomé su mano y la besé delicadamente- sois tan hermosa que arrebatáis el aliento incluso a los muertos. ¿Podría saber su nombre?- le pregunté mirándola a sus claros ojos. Su pelo oscuro estaba recogido en un pequeño tocado y lucia un hermoso vestido de época de color púrpura.
Poseía una belleza salvaje.

Lestat de Lioncourt
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/05/2010
Edad : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: mi amada Nueva Orleans

Mensaje por Kory Bouguereau el Jue Jun 03, 2010 4:54 pm

Me quedé paralizada ante sus palabras y su gesto. Sus cristalinos ojos hicieron que yo apartase la mirada sonriendo tímidamente. Se le veía tan seguro consigo mismo, nada podía dañarlo. A primera vista se podría decir que él era el reflejo de lo que la palabra inmortalidad significaba.

Aparté mi mano de la suya con gracia. – Claro, Kory Bouguereau.- dije agachándome levemente mientras clavaba mis ojos en los suyos. Volví a mi posición natural, me acerqué a él, cogiendo la rosa que le había regalado, y se la puse delicadamente en su bonito traje. Era armonioso ver todo en su conjunto, sonreí y di un paso atrás.

-Ahora, si no os importa quisiera saber el vuestro. – No podía imaginarme un nombre lo suficientemente adecuado para él. Aunque fuéramos de la misma naturaleza, era verle, y pensar que era de otra especie o planeta. Sobrecogida me hallaba ante su presencia, como cuando mi creador me embaucó con sus palabras y su manera de moverse. Intenté permanecer lo más serena que pude.
El nuevo mundo siempre acaba por sorprenderte, no cabía la menor duda.

-¿Os importa si damos un paseo?- dije de improvisto.

Kory Bouguereau
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 24/04/2010
Edad : 130
Localización : Castillo Lancaster (Inglaterra)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: mi amada Nueva Orleans

Mensaje por Lestat de Lioncourt el Vie Jun 04, 2010 12:14 pm

– Claro, Kory Bouguereau.- un escalofrío me recorrió. Los únicos vampiros franceses que había conocido, habían intentado matarme aunque ahora sus cartas desde París me mantenían informado de sus actuaciones y de su nueva felicidad. En el momento que recuperaba la lucidez, Kory me arrebato la rosa blanca que acababa de regalarme y la colocó en uno de los bolsillos superiores de mi traje. Agradecí el detalle inclinando ligeramente la cabeza.

-Ahora, si no os importa quisiera saber el vuestro.- me pidió

-Es lo mínimo que puedo hacer para contentaros ma belle dame- di un paso atrás y incliné el torso en una pequeña reverencia- Lestat de Lioncourt es mi nombre señorita Kory, y como vos, nací en Francia. Aunque ahora resida en Nueva Orleans, mi origen siempre será francés- Kory parecía cautivada conmigo y eso hacía sentirme alagado.
A la vez, yo sentía la atracción que provocaba la hermosa vampira hacia mí. Podría intentar olvidarme de ella, no prestarla atención, pero la forma en la que me miraban sus ojos me pedían a gritos que me perdiera en el juego de la seducción.

-¿Os importa si damos un paseo?- preguntó de improvisto.

-Como deseéis chérie- dije levantando el brazo derecho para que se aferrase a él- perdámonos en el bonito barrio francés, es el mejor barrio de toda Nueva Orleans, se lo aseguro.

Lestat de Lioncourt
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/05/2010
Edad : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: mi amada Nueva Orleans

Mensaje por Kory Bouguereau el Vie Jun 04, 2010 1:28 pm

Mmmmh Lestat, “¡no podía ser otro nombre!” pensé. Cada movimiento suyo era para mí una explosión irrevocable de sensaciones, pero por mi bien deseaba que se esfumaran al instante.
-Perdámonos en el bonito barrio francés, es el mejor barrio de toda Nueva Orleans, se lo aseguro. Me agarré a su brazo con total seguridad. Fuimos a un paso que no alarmase a nuestro entorno, era lo más sensato, y creo que era a lo que estábamos acostumbrados.

Miré el asfalto mientras caminaba, pensando. Su bastón sonaba rítmicamente contra el suelo, haciéndome perder la concentración por su presencia. Sonreí, “perder yo la concentración, dónde se había visto algo semejante”. Dirigí la mirada al horizonte.
-Sí, soy de origen francés, de La Rochelle para ser más exactos, pero ahora resido en la ciudad de Lancaster, cerca de Liverpool.- Cómo nuestra propia tierra nos había hecho alejarnos a parajes extranjeros, bueno no era la única entonces. –Ocasionalmente retorno, es magnifico ese país.
Por mi mente pasaron imágenes veloces de lo más emblemático, su arte, sus gentes, su naturaleza. Me encantaba ser un vampiro por estas pequeñas cosas, solo nosotros podríamos recordar con tanta facilidad tanta cantidad de imágenes y recuerdos.
-La Nouvelle-Orléans- susurré. Me adentré en la mente de un transeúnte que pasaba por la misma acerca para ver nuestra imagen, como de raro o no parecería. Me llevé la mano a la boca para ocultar una torpe sonrisa, estaba desvariando.

El silencio era lo mejor que podría haber entre ambos, pero algo me incitaba a romperlo. Con un gran esfuerzo giré mi cabeza para mirarle, sabiendo que anularía todas mis facultades. El viendo rozaba sus mejillas, su expresión era de lo más agradable, su piel se me antojó distinta a la mía, aunque posiblemente fueran imaginaciones mías. No quise que se diera cuenta del repaso tan pormenorizado que le estaba haciendo. – Y dígame de Lioncourt, ¿qué es lo que más le gusta
hacer?
Una pregunta no demasiado intima, no demasiado personal, pero claro ese dependería que lo que me respondiera.

Kory Bouguereau
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 24/04/2010
Edad : 130
Localización : Castillo Lancaster (Inglaterra)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: mi amada Nueva Orleans

Mensaje por Lestat de Lioncourt el Dom Jun 06, 2010 8:04 pm

– Y dígame de Lioncourt, ¿qué es lo que más le gusta hacer?

-Por favor chérie, llámeme Lestat, no me gustan los formalismos entre vampiros. Entre nosotros no hay que aparentar nada- le pedí. Las formalidades y las buenas palabras iban dirigidas cara al público, para poder mantener nuestra tapadera de humanos ricos y educados.- Ahora mismo, la razón por la que me levanto cada noche, es mi querida familia. Como habrás notado, no estoy solo aquí en Nueva Orleans, comparto mi hogar con dos de mis hijos, son lo único que tengo e intento contentarlos lo mejor que puedo- le contesté- vayamos a mi casa, allí estaremos más cómodos.

Enfilando la avenida, a dos o tres manzanas más arriba, se encontraba mi hogar y mi guarida.
Cruzando la verja de metal y paseando por el pequeño jardín de la casa, entramos poniéndonos a cubierta en la pequeña mansión.

-Vayamos a la biblioteca, allí estaremos más cómodos para conversar- la casa estaba vacía. Claudia y Louis habrían salido a pasear por Nueva Orleans los dos juntos, adorables.
Guiando a Kory, fui abriendo puerta tras puerta hasta llegar a la biblioteca.
En el centro de la estancia había dos sillones orejeros tapizados en cuero uno en frente del otro.
Tomando su mano, la acompañé hasta su asiento y besé su mano cuando ya estuvo acomodada en él. Yo hizo lo propio en el otro sillón libre que quedaba, me hundí en sus cojines y me acomodé lo mejor que pude.

-Espero que le guste la casa Kory, pagué a los mejores arquitectos y decoradores para hacerla la más bonita de todas- para mi habían hecho una obra maestra- y dime chérie, ¿que la trae por el nuevo mundo? Pocos vampiros cruzan el mar abandonando el viejo mundo.

Lestat de Lioncourt
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/05/2010
Edad : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: mi amada Nueva Orleans

Mensaje por Kory Bouguereau el Dom Jun 06, 2010 9:07 pm

Me comentó que le llamara por su nombre, no puse ninguna pega a ello, me di cuenta de que la costumbre de los años se había apoderado de mí.
Lestat vivía con otros dos vampiros, hijos los llamó, imaginé que los habría creado él mismo. Sus palabras me parecieron realmente curiosas, yo nunca había vivido con nadie de mi misma naturaleza, y creo que nunca me lo había replanteado, y aún si quiera había creado a nadie, me encogí de hombros. Sus hijos era su única razón de ser, le miré confusa, más tarde le diría lo que pensaba sobre eso, e intentaría que sonase lo más respetuoso posible, claro está.

-vayamos a mi casa, allí estaremos más cómodos.- No dejaba de sorprenderme, accedí asintiendo con la cabeza, qué malo podía pasarme, debía confiar en él, quería saber más de él. Simplemente de él.
Seguimos caminando hasta llegar a su casa, cercana a la de mortales, camuflada entre ellos. Miré toda su fachada, y volví a mirar a Lestat, se le veía tan feliz, tan cómodo con todo esto. La admiración que sentí por él no era poca. Sonreí mientras nos introducíamos en su bonito y calido hogar.
-Vayamos a la biblioteca, allí estaremos más cómodos para conversar.- “¡Formidable!” podría fijarme en los libros que le hacían perderse por unos días. Me fijé en cada detalle del interior de su casa, siempre me gustó admirar las casas ajenas y buscar ideas para mi castillo. Al llegar me sentó en uno de sus sillones y en un momento me quedé colocada cruzando mis piernas, tomó mi mano y la besó. Nunca me cansaría de esos besos tan cercanos, tan educados. Tras esto, él se sentó en el sillón contiguo al mío. Apoyé mi cabeza en una de mis manos mientras miraba en su totalidad la biblioteca.

Cuando él interrumpió mi vistazo con sus dulces palabras -Espero que le guste la casa Kory, pagué a los mejores arquitectos y decoradores para hacerla la más bonita de todas y dime chérie, ¿que la trae por el nuevo mundo? Pocos vampiros cruzan el mar abandonando el viejo mundo. – Una media sonrisa apareció en mi rostro, le miré intensamente como siempre hacía a cualquiera que me hablase. – Sin duda hicieron un buen trabajo. No sé si será la más bonita de todas, pero si no lo fuera poco le queda. – Me reí de mi propio comentario, y rápidamente volví a mi usual actitud, acaricié mi vestido mientras pensaba en la respuesta que pudiera saciar su interés.
– Viajo muy a menudo, mis ansias de saber no cesan y pienso que no lo harán nunca. –Suspiré- Nueva Orleáns tiene algo que me atrapa, algo que me obliga a volver una y otra vez.- Giré el rostro para mirarle.
– Espero no haberle molestado al llegar sin previo aviso hasta aquí, es sabido nuestro notable alcance para saber quien es el vampiro o vampiros que rondan ciertas tierras.- Le sonreí con ternura.- En todo caso no estaré aquí mucho tiempo, vengo para comprar unos cuadros, el arte americano me fascina, no hay algo semejante en Europa.

Giré de nuevo la cabeza y observé de nuevo los libros unos segundos. Tenía que preguntarle aquello que me estaba haciendo dudar, sabía que quizá no era el momento, pero quizá no habría otro. Sabía que yo no era quien para hacerlo, pero la curiosidad me podía, y sobre todo quería saber su reacción. – No quisiera importunar con mi pregunta pero, ¿no tiene miedo de quedarse solo en algún momento? Por sus palabras noto que estáis muy seguro con esta vida en compañía que lleváis, os habéis acostumbrado a ella y no lo juzgo. Pero…-volví a mirarle a los ojos- ¿y si todo cambiase?

Kory Bouguereau
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 24/04/2010
Edad : 130
Localización : Castillo Lancaster (Inglaterra)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: mi amada Nueva Orleans

Mensaje por Lestat de Lioncourt el Miér Jun 09, 2010 9:50 am

Mientras hablaba, la escuchaba sin mediar palabra con los ojos fijos en ella.
Su voz era cantarina y un placer para los oídos. Cada expresión de su rostro parecía tener como objetivo cautivarme y mantenerme sentado en el sillón aguantando la respiración por miedo a que la molestase y callase.

Vi a Kory girar su cabeza en dirección a los múltiples libros que llenaban las estanterías de la habitación. Casi todos, primeras ediciones que habían sido difíciles de encontrar.

-No quisiera importunar con mi pregunta pero, ¿no tiene miedo de quedarse solo en algún momento? Por sus palabras noto que estáis muy seguro con esta vida en compañía que lleváis, os habéis acostumbrado a ella y no lo juzgo. Pero… ¿y si todo cambiase?- por primera vez en todo el rato, me olvidé de el influjo de su belleza y uno de mis ataques de risa me vino. No podía parar, por más que quisiera no lo conseguía. En mi cabeza solo resonaba “Por favor no te enfades”
Cuando por fin pare recobrando la compostura y el aire, me senté bien en el sillón y no deshice mi sonrisa divertida.

-Lo siento chérie, no se moleste. Es solo que su pregunta… es la clase de pregunta que le hace un neófito a un vampiro más antiguo. Creí que con vuestra edad ya tendríais esa respuesta- le dije amistosamente y mirándola directamente a los ojos- Todos vamos a quedarnos solos Kory, es una lección que aprendí hace unos años. Louis y Claudia no son mis primeros compañeros, años atrás, al poco de recibir el don oscuro, mi madre fue a París a morir. Ya debes saber lo que sucedió, no podía dejar morir al ser que más amaba.
Vivimos felices unos meses en París, luego nos marchamos a recorrer toda Europa. Yo estaba feliz, pensaba que estaríamos juntos eternamente. Pero me equivocaba. Mi madre, postrada muchos años por culpa de su enfermedad, ahora quería vivir en los bosques, trepar por los árboles, dormir bajo tierra… me negué rotundamente. Al poco rato de hacerme la oferta de irme con ella, se marchó sin dejar rastro.
Pero sigo amándola pese a todo, y sé que la volveré a ver. Y sé que con Claudia y Louis pasará lo mismo, puede que vivamos juntos 40 o 60 años pero después nuestros caminos se separarán y volveré a quedarme solo ¿y qué? En mi recuerdo permanecerá los momentos de una época dorada junto a ellos, y en mi interior permanecerá la esperanza de volver a verlos.
Y con los años, sé que volveré a tener un compañero del que me enamoraré perdidamente… nuestro corazón inmortal no pude dejar de amar nunca.


Lestat de Lioncourt
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/05/2010
Edad : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: mi amada Nueva Orleans

Mensaje por Kory Bouguereau el Miér Jun 09, 2010 12:40 pm

Sabía que no debía haberle preguntado nada, no esperaba esa respuesta tan obvia. Sus palabras me sonaron en cierto modo, egoístas, pero ¿qué vampiro que se precie no lo es un poco?. – Vaya, vaya.- realmente celaba sus palabras, me daba celos su estupenda vida en compañía.- es cierto, qué tonta he sido, cómo alguien como yo iba a preguntarle algo así.- pero sabía que no era todo oro lo que brillaba, y que lo Lestat lo iba a pasar muy mal cuando todo esto acabase, él lo tenía claro, pero de imaginármele sufriendo, no podía.
Ir de un lado a otro buscando, convirtiendo, no era mi estilo, yo quería que el convirtiese fuese especial para mí, y yo para él, y que estuviéramos el máximo de tiempo posible juntos. Sí, ese era mi ideal de futuro, sonreí por estos pensamientos míos que me tomaban por sorpresa siempre.


Le mire mientras pensaba en su madre, debía ser una belleza al igual que su hijo...una vida en la naturaleza, imaginé que ella tuvo tener una vida dura para querer desprenderse de todo esto.

-Y con los años, sé que volveré a tener un compañero del que me enamoraré perdidamente… nuestro corazón inmortal no pude dejar de amar nunca. – Deseé que todo le fuera bien, y es cierto, nuestro corazón ama demasiado, se encariña aún sin quererlo, pero se paga un precio a veces caro por ese amor. Como ya dije no hay que confundir el egoísmo con el amor.
No le dije ninguna de las opiniones que rondaban mi cabeza, no quería torturarle con cosas que quizá no pasaban, a lo mejor era yo la dramática aquí, la trágica. Además posiblemente se reiría, nunca me había pasado algo semejante, quizá él lo hizo sin intención de ofender, pero me di cuenta de las veces que yo me había reído de la gente sin piedad ninguna, ¿así sonamos?


- ¿Podré ver alguna vez a Claudia y a Louis?- quería estar segura del bienestar de Lestat, ya que yo no se lo podía dar, no era lo suficiente para él. Muy dramática una vez más, pero no podía evitarlo, estar a su lado entre otras muchas sensaciones me provocaba tristeza.

Me levanté del asiento, no quería que me viera el rostro, anduve lentamente por el parqué, observando de nuevo los libros, así me distraía, no me atreví a coger ninguno. Termine por llegar a la ventana, siempre me gustaba asomarme por ellas, observar lo que hay al otro lado, no había mucha gente en la calle, me llevé una mano a los ojos. Lestat era el tipo de vampiro que habría tenido una gran historia, y esa gran historia le habría cambiado, quizá irremediablemente. Entendí que lo mejor era estar sola, intentando huir del sufrimiento, no quería sentir celos de nadie, no me lo permití.

Lo que habría dado por un abrazo, el último, hacía décadas que nadie… también es que yo evitaba esos contactos, porque odiaba dejar una parte de mí en la otra persona. Me tragué todo sentimiento, como todo, lo dejaría para otro momento cuando estuviese sola.

Sonreí de la forma más creíble posible apoyándome en la pared.
– Sois como un espejismo para estos ojos, vuestro ser está lleno de vida. Quién fuera digno de ti.
- Agaché la cabeza.

Kory Bouguereau
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 24/04/2010
Edad : 130
Localización : Castillo Lancaster (Inglaterra)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: mi amada Nueva Orleans

Mensaje por Lestat de Lioncourt el Jue Jun 10, 2010 7:33 pm

- ¿Podré ver alguna vez a Claudia y a Louis?- afirmé con la cabeza.

-Si ellos lo desean, así será. Louis es… como decirlo, es el vampiro más humano que puedes toparte- dije llegando a la conclusión- me enamoré de él nada más verlo. Nada más contemplar su porte y su belleza, quise hacerlo mío. Le necesitaba a mi lado, necesitaba volver a amar y él había conseguido que eso sucediera. Aceptó ser mi compañero en la eternidad, pero no me imagine que al darle el don oscuro se volvería tan reacio a vivir. No quería matar a nadie para alimentarse, hasta hace poco se alimentaba de ratas ¿te lo puedes creer? Parece que por fin ha aceptado lo que es y fue todo gracias a Claudia… pero ella es otra historia aparte- sabía cuáles eran mis sentimientos hacia Claudia, era como una hija para mi, aunque ya lo era en cierto modo. Pero el objetivo de su conversión no era el mismo que el de Louis y no me apetecía hablar de ello- No os preocupéis, seguro que estarán encantados de conocerla.

– Sois como un espejismo para estos ojos, vuestro ser está lleno de vida. Quién fuera digno de ti. – sus palabras eran una contradicción con la idea de mi mismo que yo tenía.

-¿Lleno de vida chérie? No lo creo. Por mi solo no sería capaz de sobrevivir por mucho tiempo Kory. La soledad nunca me ha caído bien y de alguna manera u otra siempre consigo encontrar a alguien con el que estar a gusto y bien acompañado. Como por ejemplo ésta noche. Claudia y Louis se han marchado por su cuenta, hoy hubiera acabado la noche sentado en éste sillón sólo, sumiéndome en mis pensamientos o leyendo algún que otro libro, Pero el destino parece haberla traído a mí chérie- me levanté y me acerqué a ella todo lo que pude. Pasé mi mano acariciando su mejilla y el contorno de sus labios- hoy no se nos permite estar solos a ninguno de los dos Kory. Vos sois digna de mi porque así lo deseo, y yo soy digno de vos porqué se que también lo deseáis. O me equivoco.

Lestat de Lioncourt
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/05/2010
Edad : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: mi amada Nueva Orleans

Mensaje por Kory Bouguereau el Vie Jun 11, 2010 1:54 am

No me extrañó oír que un vampiro tuviese mucho más de humano que de vampiro, cuesta ser consciente de los cambios, cuesta aceptar la realidad. Yo misma me alimenté durante unos días fatales y horribles de la comida de siempre, y casi morí por ese motivo, eso es lo que tuvo el desenvolverme sola en el don oscuro.
Sin duda, Louis debía ser un vampiro bastante curioso, por qué no decirlo. Vaya, lo que yo decía, le obligó, pero no culpé a Lestat de ello, simplemente sentí lastima, solo espera que a mí eso nunca me pasará, aunque nadie está libre de caer.
Lastima y ternura se unieron en un círculo vicioso, deseaba darle lo que él necesitaba, pero algo dentro de mi hacía que detuviera esos pensamientos.

Lestat, era un vampiro bastante complicado, en una noche no sabría ni la mitad acerca suyo, ni podría hacerme una imagen clara de su personalidad, ni lo que escondía. ¡Pero eso era bueno! Eso me daba más ganas de conocerlo, de llegar hasta el fondo, no hoy, claro, teníamos todo el tiempo del mundo, si él quería.

No me imaginaba cómo podía ser Claudia, quizá era su amante, su concubina, su compañera en la eternidad, y juntos los tres caminaban entre el tiempo. ¿Quién no querría eso? Otra vez el veneno de la envidia me recorría, haciéndome cerrar el puño y apretar la mandíbula, solo duró un momento, debía calmarme.

-Bueno, ya se verá, no corre prisa ese asunto, aunque la curiosidad es abrasadora –sonreí. Con los dedos rocé la pared de tal manera que Lestat no pudiera ver lo que hacía.

-¿Lleno de vida chérie? No lo creo. Por mi solo no sería capaz de sobrevivir por mucho tiempo Kory.- le observé mientras hablaba, era conmovedor, deseaba tantas cosas. Un vampiro tan necesitado, solo quería que lo amasen- La soledad nunca me ha caído bien y de alguna manera u otra siempre consigo encontrar a alguien con el que estar a gusto y bien acompañado.- no cabía duda, Lestat debía tener todo lo que él quisiera, rodeado de gente.- Como por ejemplo ésta noche. –Los pensamientos de antes desaparecieron, pensaba demasiado. ¿Qué intentaba analizar?- Claudia y Louis se han marchado por su cuenta, hoy hubiera acabado la noche sentado en éste sillón sólo, sumiéndome en mis pensamientos o leyendo algún que otro libro- me quedé con la boca abierta, pero cuando me di cuenta de ello la cerré, mis ojos se estaban empañando- Pero el destino parece haberla traído a mí chérie- imposible ya evitarlo. Estaba a punto de desmayarme, miré a todos lados cuando Lestat se levantó y se acercó a mí hasta quedar a escasos centímetros, quise dar un paso atrás, pero la pared me evitaba moverme, y aunque pudiera, ¿lo habría hecho? Seguro, era una reacción que siempre tenía, mi protección. Entre todos estos pensamientos, Lestat levantó su mano, acercándola a mi rostro, creí morirme. Su contacto me hizo delirar, sentí terror, dolor, pero luego acarició el contorno de mis labios, provocando que yo le mirase intensamente, mi mente se quedó en blanco. - hoy no se nos permite estar solos a ninguno de los dos Kory. Vos sois digna de mi porque así lo deseo, y yo soy digno de vos porqué se que también lo deseáis. O me equivoco.- todas mis envidias, todos mis celos volaron lejos. Abrí los labios para hablar, pero me era imposible, una lágrima se derramó de uno de mis ojos, pero continué mirándole, intentaba adentrarme en su mente, que se abriera ante mí un paraíso de respuestas, pero ahora otro extraño sentimiento se me removía en el estomago, quizá me habría sentado mal la sangre, o quizá no estaba acostumbrada a estas cosas, una parte de mí estaba asustada por aquello.

De un impulso instintivo me abracé a Lestat, apoyando mi cabeza en su pecho
- Siento el atrevimiento, pero me resulta imposible evitarlo.
Escondí mi rostro en su pecho, cerré mis ojos no supe por cuanto tiempo, simplemente me sentí bien, me sentí llena. Pero pronto todo eso acabaría, una parte de mí pedía a gritos que me alejara, que dejara todo como estaba, no era tarde para hacerlo, la otra parte de mí luchaba por liberarse, mientras tanto seguí deleitándome con su aroma, echando de menos oír sus latidos.

Kory Bouguereau
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 24/04/2010
Edad : 130
Localización : Castillo Lancaster (Inglaterra)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: mi amada Nueva Orleans

Mensaje por Lestat de Lioncourt el Sáb Jun 12, 2010 7:54 pm

Al terminar mis palabras, en el fuero interno se removió de tal forma que me era imposible sacar nada en claro de su cabeza.
Fue por eso que su abrazo me pilló desprevenido, pero fue cosa de segundos pues al instante mis brazos rodearon su cuerpo y la apreté contra mi pecho.

- Siento el atrevimiento, pero me resulta imposible evitarlo.

-Shh… no hables, solo cierra los ojos…- también tomé ejemplo de mis palabras y cerré mis ojos. Mis dedos acariciaban la parte desnuda de su espalda y su nuca, mientras a mi nariz llegaba el dulce aroma de su pelo que parecía oler a pétalos de rosa.

El tiempo no era importante en aquellos momentos, por eso no me interesó saber cuánto tiempo llevábamos de aquella forma.
Fue cuando mis ojos pedían a gritos volver a verla que me separé unos centímetros de su cuerpo, colocando mis manos en su cintura para que no se alejara mucho.
Por su mejilla vi el rastro de una lágrima de sangre, que limpié con un beso. Para luego llenarle la cara de dulces besos

-No lloréis chérie, por favor. Solo sonríeme, eso es lo que más deseo en éstos momentos- y también había algo más que deseaba- Kory, quiero saber porqué teméis la compañía ¿me lo podrías contar?

Lestat de Lioncourt
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/05/2010
Edad : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: mi amada Nueva Orleans

Mensaje por Kory Bouguereau el Dom Jun 13, 2010 3:32 pm

-Shh… no hables, solo cierra los ojos…- Me tuvo entre sus brazos, el tiempo suficiente para que yo dejase de saber dónde estaba, aunque si sabía con quien, ese abrazo fue suficiente para mí. Mientras sus manos me acariciaban, me sentía relajada, como en un hogar ideal, como si lo demás careciera de importancia.

En un momento, no sabía precisar cuál, se separó para mirarme colocando sus manos en mi cintura, no me moví si quiera. Yo tenía la guardia totalmente bajada, frágil, débil, como cuando era mortal, en una situación normal me habría despertado de ese estado lo antes posible.

Mientras me miraba debió ver la lágrima que se me había escapado, se acercó a mi rostro hasta rozar con sus labios mi piel, apartándola, eliminándola. Yo no sabía qué hacer, luego me sorprendió una lluvia de besos, que me dejó paralizada, no lo esperaba. No sabía la cara que estaba poniendo, quizá era la de una niña indefensa, pero qué más daba.
Cada vez que le miraba, era como la primera vez, sentía exactamente lo mismo, de haberlo soñado no me lo habría creído.

-No lloréis chérie, por favor. Solo sonríeme, eso es lo que más deseo en éstos momentos. Kory, quiero saber porqué teméis la compañía ¿me lo podrías contar?- observé su rostro, cada poro, cada pequeño detalle de sus ojos, su labios, todo, y sonreí solo porque él me lo pedía, pero su pregunta me hizo mirar hacia otro lado, busqué dentro de mí la verdadera respuesta, tardé unos segundos.

–Verá Lestat,- comencé a hablar mientras acariciaba la solapa de su traje, me distraje con eso- temo que eso pueda hacerme daño a la larga, temo enamorarme de esa compañía para que después me dejen tirada, no lo soportaría. No soporto tener que depender de nadie en ese sentido,-dije rápidamente- porque me provoca una ansiedad y un dolor insoportables. Levanté la mirada para ver sus ojos- En definitiva temo volver a enamorarme, temo perderlo todo en esa acción.por mi mente pasaron imágenes de mi pasado, las cuales dejé que Lestat viera, de como me enamoré del vampiro que me convirtió (sin saber lo que él era), de cómo solo me quiso por el dinero, después aparecieron escalofriantes imágenes de una turbia agua, paré en seco las imágenes, no deseaba recordar las sensaciones. Pero así era, por mi corazón sólo había pasado aquel vampiro, de quien ni siquiera sé su nombre.

En mi rostro se empezó a dibujar una sonrisa, miré a Lestat
– Quisiera que no sintierais pena por mí.- levanté mi mano para tocar sus rubios cabellos, su tacto era sedoso, me encantó, tras esto mi mano recorrió su mandíbula, ahí tembló débilmente, pasando por su cuello y acabando en su hombro. Mi otra mano también se posó en su otro hombro, me acerqué más a su torso para unir mis dos manos.

Mis ojos brillaron
– Gracias Lestat por vuestra cortesía, amabilidad y tiempo, de verdad que no sé cómo agradecéroslo. – me incliné un poco hasta llegar a su rostro, me quedé unos segundos mirándole a los ojos, para luego terminar dándole un beso en su mejilla derecha, después volví a mi posición natural retirando lentamente mis manos de su cuerpo.

Kory Bouguereau
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 24/04/2010
Edad : 130
Localización : Castillo Lancaster (Inglaterra)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: mi amada Nueva Orleans

Mensaje por Lestat de Lioncourt el Lun Jun 14, 2010 12:24 pm

Por unos instantes desee que su beso fuera a parar a otro lugar, pero disfrute como un chiquillo cuando sus labios acariciaron mi mejilla.
La mantuve pegada a mí sin deseos de que se alejara ni un centímetro, no esta noche.

-No tenéis que agradecerme nada pues yo también debo agradeceros el haberme encontrado esta noche en las calles de Nueva Orleans. Sin vos, esta noche hubiera sido aburrida- dije con sinceridad.
Seguí prendado de sus ojos durante largo rato ¿pero qué tipo de insensato se atrevería a apartar la mirada de esta belleza? Créanme si les digo que yo no iba a ser uno de ellos.

-Chérie, no puedes cerrar tu corazón por miedo a volver a enamorarte. Por mucho que lo desee, sé que Louis y Claudia acabaran dejándome por mucho que me amen, pues esa es nuestra naturaleza. Y no los odiare por sus acciones, todo lo contrario, los amaré y les desearé todo lo mejor pues la eternidad es muy larga y sé que nos volveremos a encontrar. Tal vez pasen 50 años, o 200 años quien sabe pero lo que sí sé es que en mis recuerdos estará todo ese tiempo que pasé junto a ellos y el que me falta por pasar. No debes temer al amor Kory, pues sin amor no somos más que monstruos- al acabar la frase, por inercia, mis labios acabaron pegados a los suyos. Mis brazos la apretaron más a mi cuerpo y bebí de aquel beso con ansia y desesperación.

Nueva Orleans despareció en un vertiginoso remolino de emociones que cegaba mis sentidos y me anulaban la razón.
El fuego de la chimenea del cuarto dejó de calentarme, dejando que mi cuerpo se entregara al fuego que ardía en los labios de Kory.
Un acto rebelde propio de ti Lestat ¿pero qué más daba? No me gusta actuar pensando en las consecuencias de mis actos. Si estuviera planeando mis movimientos en todo momento ¿Dónde estaría la gracia de vivir?

Seguí ardiendo en aquel beso apasionado en el que nuestras lenguas parecían enzarzarse en una lucha por la supremacía del control cuando en realidad solo se acariciaban y se enredaban juguetonamente.

El beso acabó cuando nuestros labios se separaron.
Ahora tocaba enfrentarse a la realidad, de dar parte a las consecuencias de mis actos. Pero yo ya tenía mi beso y eso no me lo iba a quitar nadie.

Lestat de Lioncourt
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/05/2010
Edad : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: mi amada Nueva Orleans

Mensaje por Kory Bouguereau el Lun Jun 14, 2010 4:13 pm

-No tenéis que agradecerme nada pues yo también debo agradeceros el haberme encontrado esta noche en las calles de Nueva Orleans. Sin vos, esta noche hubiera sido aburrida- Pensé que quizá era una mera distracción, pero con eso sólo conseguía hacerme daño.
Me miraba de tal manera que me hacía perder la respiración y la cordura, un delito de la naturaleza, era presa de esta condena, ¿era esto verdad?


Sus palabras fueron generosas hacia sus compañeros, yo no sabría si perdonaría un abandono.-…No debes temer al amor Kory, pues sin amor no somos más que monstruos-
Cuando quise recapacitar sobre lo que había dicho, un inesperado beso me tomó por sorpresa, me apretaba con fuerza contra él, no pude hacer otra cosa que dejarme llevar, ya me arrepentiría más tarde, le deseaba.
Su beso me dio la vida que hacía tiempo había perdido y ocasionalmente hallaba en los libros, y el arte. No quise que aquel beso muriera, no quise que todo se perdiera en el tiempo, mis manos lo tomaron de la cabeza acercándolo más a mí, de ser mortal me habría dolido, pero debía doler para que fuera cierto.
¿Cómo era posible que me estuviera pasando esto a mí? Todos estos años de juegos, de soledad elegida me parecieron cenizas, aunque siempre podrían volver a arder, no debía confiar en estas ilusiones, no quería entregar mi corazón para que luego se volviera polvo.


La pasión me devoró, ya no sabía lo que quedaba de mí, la necesidad brotaba como si de un manantial se tratase, dulce como el agua.
Nos separamos ligeramente, acaricié su rostro con suavidad, mientras respiraba cerca de él, una sensación placentera, un devastador huracán se alejaba, no sabía por cuánto tiempo. Miré sus labios y rodeé su cuello con mis brazos.


- Este es el comienzo del fin.- le sonreí al decir esto, mi cuerpo estaba temblando. Con mis labios entre abiertos acaricié los suyos. -¿Qué me habéis hecho? L'enfant terrible.- Una belleza sin parangón se extendía delante de mis ojos.
Esta vez le di el más tierno beso, apenas duró unos segundos, su presencia lo era todo para mí.


Con mucha fuerza de voluntad me volví a alejar de él, solo unos pasos, no quería perderme, yo que solía controlarlo todo.
– No quiero obligaros a hacer nada, no quiero obligaros a amarme.- Me cubrí el rostro con una mano. –No soportaría no ser correspondida. – Me contuve las lágrimas porque las palabras que acababa de decir me sangraban desde lo más hondo de mi ser, más sincera imposible.

Kory Bouguereau
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 24/04/2010
Edad : 130
Localización : Castillo Lancaster (Inglaterra)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: mi amada Nueva Orleans

Mensaje por Lestat de Lioncourt el Miér Jun 16, 2010 12:22 pm

Para toda sorpresa, se mantuvo pegada a mí.
Sus brazos me rodearon el cuello y sentís su gélido aliento muy cerca de mí.

- Este es el comienzo del fin ¿Qué me habéis hecho? L'enfant terrible.- a cada palabra, los labios de Kory rozaban los míos haciendo que me recorriera un cosquilleo por todo el cuerpo.

-¿Qué he hecho preguntas? Tal vez solo te he abierto los ojos, o te he abierto el corazón…

Como armándose de valor, fue ella quien me beso, un beso corto, pero lleno de ternura y dulzura.
Pero después acabó separándose de mis brazos, se alejaba de mi cuerpo y volvía a sentirlo frio y vacío, como si me faltara algo en ésos momentos.

– No quiero obligaros a hacer nada, no quiero obligaros a amarme. No soportaría no ser correspondida.- sus palabras me resultaron una herejía.

-Es imposible amaros por obligación, pues ese tipo de sentimiento no existe. Me he enamorado de ti Kory y a la larga te darás cuenta que puedo llegar a ser muy pesado- dije con una media sonrisa- Pero no puedo prometerte una relación fiel. Pues no soy fiel ni a mí mismo. Amo a muchas personas, mi corazón está dividido entre todos los vampiros a los que amo con locura, incluso me enamoro de mis víctimas antes de acabar con su vida. Es algo que siento por naturaleza y jamás cambiara.
Ahora, Kory, tienes un trozo de mi oscuro corazón ¿qué piensas hacer? Soportar mis manías y quererme de la misma forma que yo te quiero a ti o, si lo prefieres, marcharte por esa puerta y olvidar todo lo que ha sucedido esta noche.
- Aunque no le podía ver el rostro porque estaba tapado por sus manos, podía sentir que su interior se estaba rompiendo a pedacitos, pero tenía que responderme. Necesitaba una respuesta que viniera del corazón, con sinceridad y pureza.
Me había enamorado de ella, de su belleza y su labia, de sus ojos y su expresividad, de sus labios y sus sentimientos. Era un ser que sería capaz de volver loco de amor a cualquiera.
La amaba ¿pero que sentía ella al respecto?

Lestat de Lioncourt
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/05/2010
Edad : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: mi amada Nueva Orleans

Mensaje por Kory Bouguereau el Miér Jun 16, 2010 1:29 pm

-¿Qué he hecho preguntas? Tal vez solo te he abierto los ojos, o te he abierto el corazón…- y como dolía, me sentía tan desprotegida, toda mi fachada se derrumbaba.
Seguí en la misma posición, mirando en mi interior, intentando ver una luz que me ayudase.

Sus palabras me sorprendieron, me dejaron extasiada, poco a poco fui levantando la cabeza, pero no miraba a nada en concreto. Una parte de mi se sentía feliz por aquello, otra rompía a llorar, todo tan intenso, todo tan frágil, inabarcables estos sentimientos para un mortal.
Sabía perfectamente que se podía amar por obligación, era una de las peores cosas que te podían pasar, esas relaciones nunca tenían futuro, tu estas ciega en ellas pensando que quizá algún día te amará como tú lo haces ahora. Y Dios sabe que deseé que este no fuera al caso, y atendiendo a sus palabras, deseche la idea.


Una parte de mi corazón se volvía egoísta por momentos, lo quería para mí solo para mí, pero eso era imposible, darse cuenta de aquello me destrozaba.

De mis labios emergieron palabras que poco a poco se quebraban.- La fidelidad, algo tan importante para mí, uno de mis principios, no sé si podré…- una pausa.
No te mentiré al decir que yo también me he enamorado de mis victimas, es innato en muchos de nosotros como tu bien has dicho. Pero es un amor diferente, es un amor que cesa, se evapora, es efímero, y por eso nunca puede llegar a un buen fin. – Por mi mente aparecieron rostros de seres humanos que me habían cautivado.
Yo no he tenido la oportunidad de profundizar una relación con alguien semejante a mí, no voy a pedirte que me améis únicamente a mí, porque veo que es algo imposible. – Me fui acercando a él- Pero si tan solo me guardaras en un lugar especial de vuestro oscuro corazón,- toqué su lado izquierdo donde tendría su corazón- me daría por contenta.- sonreí amargamente.
No quiero alejarme de ti, no quiero perderte, y si para ello, tengo que soportar tus manías, y tu manera de amar, lo haré, es un sacrificio que haré. – Cogí una de sus manos y la acerqué fuertemente a mi pecho.- Puede que lo pase mal, puede que espere demasiado de ti, y nunca me sea devuelto, puede…muchas cosas. Siento que seré la que más ame aquí, lo veo venir, pero mientras tú me ames aunque sea solo un poco, me conformaré. – Le miré a los ojos- Solo llevamos un par de horas juntos, y siento que si te alejaras de mí me rompería, pero lo acabaría superando…como siempre.
Solo esperaba que a la larga mi amor fuera correspondido de la misma manera, pero qué le iba a hacer, desde ahora necesitaba a Lestat.- Mi príncipe Lestat.

Kory Bouguereau
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 24/04/2010
Edad : 130
Localización : Castillo Lancaster (Inglaterra)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: mi amada Nueva Orleans

Mensaje por Lestat de Lioncourt el Sáb Jun 19, 2010 11:05 am

-Tus palabras me confunden Kory- dije mirándola con los ojos muy abiertos- me parece que tenéis una idea equivoca de mi amor.- acaricié su rostro una vez más con mis manos- no me veas como un liberal empedernido que se aprovecha de su inmortalidad para satisfacer sus deseos carnales con más de una persona a la vez. Si es eso os equivocáis.
Amo demasiado, amo de tal manera que me es imposible querer a una sola persona durante toda la eternidad. Que comparta mi corazón con otros vampiros no quiere decir que no te ame con pasión y locura, que mi amor supere océanos y montañas
- tomé su rostro entre mis manos y volví a fundir nuestros labios en un beso lleno de pasión y de amor- he dicho que a la larga verás que puedo llegar a ser muy pesado, pues estaré encima de ti todo el tiempo, cuidándote, protegiéndote si hace falta, colmándote de regalos – sonreí por lo último- ¿crees que tu amor no es correspondido? Ingenua vampira, que tendré que hacer para demostrártelo- cuando la miraba a los ojos estaba seguro que se me quedaba cara de embobado, hipnotizado por esos dos rubíes que tenía por ojos.

¿Creería mis palabras? Eso era cosa suya, si tenía dudas solo debía introducirse en mis pensamientos. Que se sumergiera en los recuerdos de ésta última noche, que viera la forma con la que yo la miro. Que con sus propios ojos viera la verdadera pasión que sentía mi cuerpo cuando la tenía a pocos centímetros, los escalofríos que me recorrían cuando sus labios se fundían con los míos; un escalofrío que llevaba un rato sin sentir y que necesitaba.
Con mis brazos en su cintura, la pegué con violencia a mi cuerpo y volví a besarla con la furia de la pasión, cerrando los ojos para entregarme mejor al momento.
Mis manos recorrieron toda su espalda y los costados pasando por las curvas de sus caderas y por encima de sus hombros desnudos acabando por enredarse en sus cabellos deshaciéndole el tocado.
Sus cabellos negros como el ónice cayeron como una cascada sobre sus hombros. Cuando me separé para volver a mirarla, me quedé sin aliento durante unos segundos.
Con el pelo suelto movido por la brisa estival, le concedía una belleza salvaje que en pocos lugares había conseguido encontrar.

De mi boca no salía sonido alguno, no se formaban palabras en mi mente por lo que no sabía que decir.
Solo la mantuve muy pegada a mí, temiendo que se alejara.

Lestat de Lioncourt
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/05/2010
Edad : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: mi amada Nueva Orleans

Mensaje por Kory Bouguereau el Dom Jun 20, 2010 10:24 am

-…Ingenua vampira, que tendré que hacer para demostrártelo.- Bajé la mirada sonriendo tímidamente. Continuamente estaba poniendo pretextos, me estaba complicando yo sola, por qué no confiar en él. En un futuro podría lamentarlo, pero qué tenía que perder ¿el qué? Absolutamente nada, ya había perdido demasiado a lo largo de mi vida.

Sus ojos hicieron que mis incrédulos pensamientos se desvanecieran, eran capaces de adentrarse en mí como la marea, arrasando todos mis males. En esos momentos no quería más, no habría palabras para expresar esa conexión.

Me atrajo con fuerza a su cuerpo, sentí que la pasión se extendía atravesándome por completo. Su beso me hizo perder la consciencia nuevamente, haciéndome vivirlo de una manera desenfrenada, casi con desesperación y delirio.
Sus manos recorrían mi espalda con ansia, de un lado a otro, me vino el recuerdo del sabor de la sangre, ardiendo en este contacto tan vital.

Sentí como mis cabellos caían rebeldes sobre mis hombros, no me importó, hasta que Lestat separó su rostro para mirarme, yo estaba tan entregada que no quise interrumpir el momento, se había quedado mudo, y yo estaba muy necesitada de él, tomé su cabeza entre mis manos y con una devastadora fuerza volví a consumirme en sus labios. Letal para mí, tan letal como dulce.

Mis manos bajaron por tu torso y con un movimiento ágil le quité la parte de arriba de su traje, y con una mano lo arrojé al sofá sin mirar si quiera, estaba demasiado concentrada en su boca, en mi pequeña batalla.

Sus músculos ahora eran muchos más evidentes a mi tacto, sus fuertes brazos, sus hombros, sus pectorales, me recreé tocándole. Aunque no me era necesario el aire, entre beso y beso tomé una bocanada para susurrarle al oído - Je t’aime. – No solía hablar en francés, aunque lo hablaba a la perfección, solo muy de vez en cuando hablaba en mi idioma de origen, este fue uno de esos escasos momentos. Con una mano tomé su rostro para volver a besarle, mis ojos se cerraban con su único contacto.
Y podría estarme así toda la eternidad, pero no pudo ser.

Ahora era yo quien separaba el rostro del suyo para mirarle, con el reverso de mi mano acaricie su rostro mirando el transcurso de mi mano, embrujada por su bello rostro, fascinante para mí en todas sus facetas, sus pómulos, los ángulos de su cara, su perfecta anatomía, respiré nuevamente cuando decidí mirarle directamente a los ojos, sus misteriosos ojos azules, como bellos zafiros, las joyas de la corona, o por lo menos para mí lo eran. Me sobrecogía ante tanto esplendor, ante su magnificencia, no sabía si bajar la mirada derrotada o mantenérsela, con todo lo que ello conlleva.

- Os creo Lestat.Soy vuestra, haced lo que os plazca conmigo. Dije seria. Me entregaba en cuerpo y alma a este hombre, que en estos momentos era mi núcleo, el sol, que yo osaba orbitar “Bendito sea”.
Dejé mi mente totalmente al descubierto, nunca antes lo había hecho de tal manera, no había ni una clase de puerta que le cerrase paso, era como cuando la sangre entra en nosotros, así de bienvenido era.
Ahora podía herirme, era mi decisión irrefutable.

Kory Bouguereau
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 24/04/2010
Edad : 130
Localización : Castillo Lancaster (Inglaterra)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: mi amada Nueva Orleans

Mensaje por Lestat de Lioncourt el Sáb Jul 03, 2010 6:45 pm

Kory se entregaba a mí con la misma pasión que yo a ella. La rudeza de su movimiento para acercarme a sus labios de nuevo me incapacitó de excitación.
Sus manos juguetonas acabaron arrebatándome la camisa y dejando mi torso completamente desnudo.
Mi cuerpo fue arrojado a la comodidad del sofá y ella, a mi lado, se entretenía acariciando mi pecho desnudo mientras seguía besándome.

-Je t’aime.- se escapó en un susurró de sus labios.

-Je t’aime aussi ma belle princese- le contesté antes de volver a hundirme entre sus brazos para volver a sentir sus labios que parecían brillar como la oscura sangre.
Quien quería detenerse a pensar en estos momentos. En las consecuencias de nuestros actos, en las palabras dichas esta noche.

En uno de los momentos que aproveche para tomar aire como un acto reflejo, ella acabó separándose de mí. Se dedicó a observarme y acariciarme el rostro. Solté un pequeño gemido quejumbroso, la deseaba y no la quería lejos, pero me mantuve cayado esperándola.

- Os creo Lestat. Soy vuestra, haced lo que os plazca conmigo.- como si aquellas palabras fueran la chispa que enciende la mecha de la pasión, mi cordura se fue al traste.
Tomándola de las caderas, la levanté y la coloqué sentada encima de mí.
Mis manos se internaron bajo su larga falda para poder acariciar sus piernas.
Bajo mi tacto, su piel era igual de fría y suave como me la había imaginado.

-Yo también soy todo tuyo Kory- la correspondí. Seguí acariciando sus piernas bajo la falda mientras la besaba.
Su mente estaba totalmente abierta a mí y un cumulo de sentimientos y recuerdos me embriagaban.
Kory se abría totalmente a mí, y yo no podía hacer menos que corresponderla con todo mi oscuro corazón

OFF: Lo siento, lo siento, lo siento. He tenido muchos problemas pero de ahora en adelante volveré a ser más constante, lo juro.

Lestat de Lioncourt
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/05/2010
Edad : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: mi amada Nueva Orleans

Mensaje por Kory Bouguereau el Dom Jul 04, 2010 12:56 pm

Me puso encima suyo en un momento, mis ojos se movieron veloces recorriendo su rostro, ¿eramos acaso conscientes de lo que estábamos haciendo ambos? tanto tiempo sin sentir el contacto con nadie de esa manera me ponía la piel de gallina. Sus manos se abrieron camino por mi vestido hacía mis desnudas piernas, mi respiración se agitó, pero no le negué.

-Yo también soy todo tuyo Kory- Aunque lleváramos un rato así, no dejó de sorprenderme su entrega a mí, me besaba y yo a él, nos entrelazábamos en nuestra propia perdición, mis manos se perdieron en su suave cabello. Aparté unos momentos mis labios de los suyos, para posarlos en su mejilla.

-Desearía que en estos momentos fuéramos mortales.- era verdad, los mortales viven estos momentos con una intensidad diferente, es más carnal, se entregan de otra manera, nosotros los vampiros hacemos lo que podemos, pero realmente no sería nunca como cuando eramos humanos. Pero bueno, no importaba eso ya, esa nostalgia se convierte en un estigma a lo largo de los años.

– Solo que, me encantaría entregarme a ti de mil maneras.- Escondí mi rostro en la curva de su cuello, mientras mis manos le abrazaban con deseo. –Solo quería que lo supieras.
Besé su piel, y volví a enfrentarme a sus bellos ojos, sentí cierta pesadumbre ante todo aquello, volví a acercarme a la comisura de sus labios. – El cielo podrá esperar. – con eso quise decir que nada pasaría hoy más allá de los besos y las caricias, no me sentía preparada, no todavía, además quería hacerlo bien, no quería ser una más entre todos sus amoríos, me asqueaba la idea.
Mientras pensaba esto, dejé que leyese mi mente para que supiera mi decisión. Cogí sus manos que estaban colocadas en mis muslos y las besé con ternura.
Sabía que si no tenía cuidado la pasión podría resurgir, y quizá esta vez no podría controlarla. Me costó bastante la idea de colocar mis piernas a un lado para que mi cuerpo quedara de costado encima de las rodillas de Lestat, después de todo lo que se había producido, pero era lo mejor, algo dentro de mí, me decía que así debía ser.
Atraje su rostro al mío, hasta que pude encontrar sus labios, le besé controlando la fuerza y mis propios sentimientos, abriendo mi boca solo un poco, para terminar apoyando mi cabeza en su desnudo y duro pecho, el cual besé por inercia, estaba convencida que besaría cualquier parte de su cuerpo, como si de un ritual se tratase, iba a sufrir, lo sabía.

– Espero que no estéis enfadado conmigo, quiero que me entendáis. – Aún quería saber más cosas sobre él, todas las que él mismo quisiera contarme, pero de momento me bastó con que me rodeara entre sus brazos, con el mero hecho de estar a su lado, aunque al final de la noche tuviera que irme al hotel, y quizá alimentarme, puesto que la pasión me provocaba sed de sangre. Cerré los ojos.

Off: No, no, sólo cuando tu puedas, lo soportaré Smile

Kory Bouguereau
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 24/04/2010
Edad : 130
Localización : Castillo Lancaster (Inglaterra)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: mi amada Nueva Orleans

Mensaje por Lestat de Lioncourt el Miér Jul 07, 2010 11:23 am

– Espero que no estéis enfadado conmigo, quiero que me entendáis.

-¿Estás de broma?- mis brazos la rodearon y la abrazaron- enfadarse contigo es algo imposible para mí. No todo en éste mundo es pasión. La vida se rodea de pequeñas cosas como por ejemplo una buena conversación, tímidos besos, cariñosas caricias, etc. Y tú, amor, prefieres disfrutar de ellas ésta noche- besé su cabeza aspirando su maravillosa fragancia- Pero una cosa más, quiero que comiences a tutearme, no me gusta que una persona cercana a mi me hable de “vos”, y tu Kory te has dejado caer justo en mi corazón- terminé la frase fundiendo nuestros labios en un dulce beso que poco a poco comenzó a descontrolarse. Mis manos, por inercia, buscaban volver a acariciar las partes desnudas de su piel, pero debía parar. Por respeto a su decisión debía controlarme y tranquilizarme así que hundí mis manos en su larga cabellera y seguí besándola con la misma pasión hasta que tuvimos que parar por el bien de los dos.

Los sentimientos que sentía hacia ella surgidos en una noche de compañía eran algo que las palabras no eran capaces de explicar y que mucho menos deseaba perder. Esta noche pasaría aquí el día, no dejaría que se marchara a ningún lado.

Dejando a Kori en un lado del sillón me levanté y fui en busca de mi camisa que habíamos dejado caer en el suelo, a unos cuantos pasos de distancia del sillón.
Tapando mi torso desnudo y abrochándome los botones, me giré con una sonrisa para mirar a Kory.

-Vamos ¿a qué esperas para prepararte? Desde aquí puedo escuchar como tu cuerpo pide sangre a gritos. Vayamos a saciar tu apetito antes de que el amanecer llegue y nos sorprenda- esa decisión tenía una verdad oculta: paseando por las calles, evitaríamos que volviese a ocurrir otro arranque de placer y obligara a Kory a hacer algo de lo que aún no se sentía preparada.

Me coloqué la chaqueta sobre la camisa y cerré un botón, perfecto.
-Cuando tú estés preparada cariño, aún quedan dos o tres horas de amanecer y hay que aprovecharlas.

Lestat de Lioncourt
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/05/2010
Edad : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: mi amada Nueva Orleans

Mensaje por Kory Bouguereau el Miér Jul 07, 2010 4:43 pm

Sus palabras me llenaron de gozo, respetó mi decisión y eso me alegraba en demasía.
Así era, hoy más que nada quería conocer, muy rápido habíamos caído en el circulo vicioso de la pasión, eso no me molestaba, pero yo siempre he sido muy clásica, será por mi pasado o el miedo a mi propia destrucción por celos. El caso es, que Lestat lo entendió y me respetó, no dudo de que pudiera haberle costado, pero su comportamiento dijo mucho de él, y favorablemente.

Me sentía como una chiquilla, he de admitirlo, cada palabra, cada acción me llenaban de una imperiosa felicidad. Haría lo que él me dijera, no sabía hasta qué punto, pero lo de tutearle era fácil de aceptar, y en verdad era cierto si no me decían que parase podía hablar de usted a alguien hasta que se muriera, los años pasan factura, a mí me han pasado.

Creí ciegamente en sus palabras, dejando solo a mi corazón caminar por una fina cuerda, la de la confianza. Peligroso, sí, arriesgado, otro tanto ¿caería? Quizá, pero era una decisión que tomé, el sufrimiento vendría después.

Sus besos eran como una droga para mí, no sabía a qué se debía todo aquello ¿acaso estaba necesitada o era el destino que así lo regia? Nada, no lo supe.
Lestat paraba cuando se daba cuenta que se le iba la situación de las manos, yo sonreía en mi interior, realmente si él hubiese querido habría hecho lo que le viniera en gana, convenciéndome con sus dulces palabras y poseyéndome, pero no lo hizo.
De vez en cuando se me iba la cabeza y deseaba que siguiera, pero eran deseos infantiles de egoísmo, de avaricia, y otro cúmulo de pecados.

Se levantó para coger la camisa que había arrojado yo indecentemente hace un rato, no sabía si avergonzarme, me llevé la mano a la boca para no decir nada.
Me quede en el sofá mirándole, que caballero, que galán, él seguro que sabía lo que producía en las féminas, y quizá también lo producía en algunos hombres, no era algo de extrañar.
Le miré sin ningún fondo morboso, sin dobles intenciones, me gustaba observarle, me era entretenido analizar cómo se movía, era un placer para la vista, y más para la mía.

Me sorprendió mirándole descaradamente, su sonrisa me derritió instantáneamente. -Vamos ¿a qué esperas para prepararte? Desde aquí puedo escuchar como tu cuerpo pide sangre a gritos. Vayamos a saciar tu apetito antes de que el amanecer llegue y nos sorprenda – Cualquier cosa mientras estuviéramos juntos, de nuevo estaba creando mis castillos en el aire.

Me levanté del sillón en un momento y le sonreí, estábamos a unos pasos de distancia, sí, podía sobrellevarlo. – Eres muy atento querido, y es cierto sino tenemos cuidado se nos puede venir el día encima. – Arqueé una ceja cuando dije esto. Realmente no era una imagen deseable, y no me gustó imaginármelo, aunque muriésemos juntos sabía que el futuro me deparaba grandes cosas.

Sonreí débilmente, suspiré mientras alzaba mis brazos para tocarme el cabello, me pasé varias veces los dedos por el pelo para que éste volviera a su posición originaria, aunque ya me daba igual cómo lo tuviese, sonreí tímidamente, y sacudí mí vestido púrpura una única vez.
– Voilà toit!- exclamé levantando una de mis manos teatralmente.

Se puso la chaqueta y ya estuvo preparado, siempre he pensando que los hombres lo tienen más fácil a la hora de arreglarse, le sonreí con cariño.
-Cuando tú estés preparada cariño, aún quedan dos o tres horas de amanecer y hay que aprovecharlas. – No tenía constancia de ello, no, se me pasaba el tiempo volando.
- Estoy deseando alimentarme, no tardaré mucho. Puede que nos cunda más de lo que creemos.
Dije, guiñando uno de mis ojos. Me acerqué a Lestat mirándole de la manera que había acostumbrado a hacer toda esta noche, y entrelacé mi mano con la suya.


Off: Menudas Biblias! jajajaja

Kory Bouguereau
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 24/04/2010
Edad : 130
Localización : Castillo Lancaster (Inglaterra)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: mi amada Nueva Orleans

Mensaje por Lestat de Lioncourt el Jue Jul 08, 2010 8:06 pm

Cuando se mano se entrelazó con la mano, la estreché con cierta fuera para que no se soltara.

-Vayamos chérie, Nueva Orleans nos espera- cruzamos el umbral de la puerta con la intención de perdernos por las calles pero sin alejarnos mucho del refugio.
Se notaba que el amanecer estaba cerca, los primeros humanos ya se levantaban para comenzar sus jornadas laborables y muchos otros hacía rato ya que habían comenzado a preparar sus materias primar para el mercado de la mañana.

No conocía los gustos de Kory por la sangre, es más me sorprendía que apenas la conocía, era casi como una desconocida y aún así no osaba separarme de ella ni dejaba de amarla. Que confusión podemos llegar a formar en nuestra vida.
Hacía unas horas que la había conocido ya tenía un hueco en mi oscuro corazón. Que caprichoso que eres Lestat ¿Y qué esperabas? Soy un completo Diablo.

Cogidos de las manos seguimos caminando, los minutos pasaban y poco a poco el amanecer llegaba.
No quería meter prisa a mi acompañante, pero ahora mismo no era buena idea ser muy selectos con la comida, el tiempo apremiaba y no iba a nuestro favor.

-¿Te decides ya chérie?- le pregunté llamando su atención- aún tenemos que volver a casa y prepararte un lugar cómodo donde puedas pasar el día sin contratiempos. Cogeremos una de las habitaciones de invitados del piso de arriba y taparemos las ventanas con edredones para impedir que crucen los rayos del sol- le expliqué- así que no te hagas la refinada- dije bromeando- no es el mejor momento para volverse tiquismiquis con la comida.

Me pregunté donde estarían Louis y Claudia en estos momentos. Tal vez se fueron a pasear y embobados el uno con el otro no se abrían dado cuenta de lo lejos que estaban de casa. Ahora mismo estarían corriendo como locos en busca de un lugar donde pasar el día con seguridad. Estos chicos… por mucho que lo nieguen me necesitan más de lo que creen al igual que yo a ellos.

Cuando volví en mí, dejando a Louis y Claudia a un lado, vi a Kory que seguía mirando concentrada a todas partes en busca de algo que llevarse a la boca.
Para no estorbar y ayudar a que esto fuera más rápido, guardé silencio y esperé.



Off: y que lo digas, a veces me cuesta seguirte el ritmo XP

Lestat de Lioncourt
Vampiro - Clase Alta
Vampiro - Clase Alta

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/05/2010
Edad : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

default Re: mi amada Nueva Orleans

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 2:32 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.